A 42 años del Combate de Formosa

A 42 años del Combate de Formosa

Compartir


Escribe: Tcnl. José T. L.  Bettolli (*)

La tranquila tarde formoseña del 5 de octubre de 1975 se vio alterada bruscamente. La Organización Armada Clandestina “Montoneros” había lanzado la operación más audaz de su violenta historia: la denominada “Operación Primicia”, cuyo objetivo principal era el ataque al Regimiento de Infantería de Monte 29 (RIMte 29) en la Provincia de Formosa. La acción incluía el secuestro de un avión comercial en vuelo, el copamiento del Aeropuerto de Formosa “El Pucú” y el repliegue con aterrizaje en un campo cerca de la localidad de Rafaela en la Provincia de Santa Fe. Salvo el ataque al RIMte 29 que resultó un fracaso para Montoneros, el resto de la operación se cumplió con éxito, evidenciando esta organización extremista una capacidad de planeamiento, conducción y ejecución que, desde el punto de vista militar no puede dejar de destacarse.

Al respecto, el periodista e investigador Ceferino Reato sostiene: “La Operación Primicia fue diseñada y dirigida por Raúl Yaguer, más conocido por ‘El Gringo’, ‘Roque´ o ´Mario´, un ingeniero químico santafesino metódico y cáustico que era el número cuatro de la cúpula de Montoneros: Los tres primeros en la  jerarquía Mario Firmenich, Roberto Perdía y Roberto Quieto aprobaron el ataque” (1).

Es importante señalar el contexto histórico en el que se desarrolla este hecho: las organizaciones armadas clandestinas  embarcadas en la toma del poder por la vía armada, jaqueaban al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, que había adoptado una serie de medidas para combatirlas, tales como la aprobación de la Ley 20.840, imponer el Estado de Sitio en todo el territorio nacional, declarar ilegal a Montoneros (el Ejército Revolucionario del Pueblo ya había sido declarado ilegal por el Presidente Provisional Raúl Lastiri en septiembre de 1973), mientras que Montoneros había decidido en septiembre de 1974 pasar a la clandestinidad, quedando sus organizaciones de superficie o colaterales con la misión de apoyar desde el plano político las acciones militares. En este punto vale acotar que se trataban de dos caras de una misma moneda y así lo confirma en forma explícita Juan Carlos Dante Gullo en una entrevista periodística en la que le hacen la siguiente pregunta, entre otras: “¿La JP era la organización de superficie de Montoneros ?”, a lo que responde: “Sí. Muchos de nosotros éramos JP y, por responsabilidad, estábamos en la organización”  (2).

A comienzos de 1975 el Gobierno Constitucional por decreto resolvió el empleo del Ejército Argentino en la Provincia de Tucumán para combatir al ERP que operaba en los montes y en la ciudad con la finalidad de establecer una “Zona Liberada”. Como puede advertirse, no se trataba de jóvenes idealistas que  hacían su trabajo en apoyo de los desposeídos. Así lo estableció la Cámara Federal que Juzgó a la Juntas Militares: “…no hay entonces delincuentes políticos, sino enemigos de guerra, pues ambas partes son bélicamente iguales”(3).

Por su parte Ceferino Reato, afirma: “…la verdad histórica es que Operación Primicia no fue una excursión de boy Scouts para ayudar a los pobres formoseños que eran explotados en los cultivos de algodón o en los quebrachales. No: fue el bautismo de fuego del Ejército Montonero, el debut del aparato militar creado por la guerrilla peronista para enfrentar al Ejército…”(4).

Subteniente Ricardo Massaferro.

Esto lo explica el propio Firmenich en una entrevista con Gabriel García Márquez en 1977 registrado por Marcelo Larraquy: “En octubre de 1975, cuando todavía estaba en el gobierno Isabel Perón, ya sabíamos que se daría el golpe dentro del año. No hicimos nada para impedirlo porque en definitiva también el golpe formaba parte de la lucha interna del movimiento peronista. Hicimos en cambio nuestros cálculos de guerra, y nos preparamos para soportar, en el primer año, un número de pérdidas humanas no inferior a 1500 bajas. Según Larraquy, “Montoneros ya estaba decidido a la confrontación directa con las Fuerzas Armadas. Quería subirla definitivamente al centro del escenario, provocar el enfrentamiento militar…La disputa interna del peronismo había pasado a un segundo plano. La Fuerzas Armadas eran el nuevo enemigo” (5).

Es interesante destacar que Firmenich no habla de “víctimas” sino de “bajas”, lo que contradice el “relato” y las actitudes de muchos de los que así se presentan en la actualidad y embolsan abultadas indemnizaciones.  En este orden se hace necesario agregar que, algunos de los nombres de los atacantes del Regimiento figuran en el llamado “Parque de la Memoria” como víctimas, sitio donde llevan a personalidades a “rendir homenaje”.

Sargento Primero Víctor Sanabria.

En el ataque al RIMte 29 participaron integrantes de distintas columnas de Montoneros que operaban en Buenos Aires, La Plata, Rosario, Santa Fe, Corrientes y Chaco, con experiencia de combate y jerarquías dentro de la organización, contando con  el apoyo del soldado entregador, el santafesino Roberto Luis Mayol que había aportado información sobre la infraestructura y los movimientos de la Unidad, pero con una fuerte carga subjetiva que lo llevó a subestimar la capacidad de reacción del personal del Regimiento. Mayol partió de una valoración equivocada de la actitud respetuosa, tranquila, serena, sufrida y prudente, no solo del personal de la Unidad, sino también del pueblo de Formosa, a la que confundió con apatía, indiferencia, indolencia e insensibilidad patriótica, error determinante para el fracaso del ataque y que obligara a Montoneros a adelantar su repliegue con un magro botín en armas (18 fusiles) en relación al costo en vidas humanas con que pagaron su atrevimiento.

A 167 años del fallecimiento del General José Francisco de San Martín

La Guardia de Prevención del Regimiento cumplió con su deber: luego de la sorpresa inicial reaccionó ofreciendo una dura resistencia, provocando importantes bajas al enemigo en los primeros momentos del combate y dando tiempo a Oficiales y Suboficiales que se encontraban franco de servicio en los Barrios Militares y Casinos de Oficiales y Suboficiales, que se sumaron a los efectivos de la guardia que quedaban en pié combatiendo. Por su parte, el grupo retén y los soldados que descansaban en las compañías entraron en combate en sus puestos, conformando verdaderos puntos fuertes que el enemigo no pudo dominar y robar armas para seguir matando argentinos. Los atacantes dejaron en su huída muertos en combate, armas, municiones, granadas, lanza cohetes antitanque, bombas tipo “Vietnamita”, ropa y documentos apócrifos.

Vale destacar que un grupo de la Prefectura Naval Argentina con sede en Formosa, compuesto por un Oficial y 8 Suboficiales y Marineros, al escuchar los ruidos de combate provenientes del Regimiento, concurrieron prestamente en apoyo de los efectivos de la Unidad.

Agente de Policía Argentino Alegre.

Ese día murieron heroicamente en combate el Subteniente Ricardo Massaferro, el Sargento Primero Víctor Sanabria y los Soldados Hermindo Luna, Heriberto Dávalos, Edmundo Sosa, Dante Salvatierra, José M. Coronel, Antonio Arrieta, Marcelino Torales, Ismael Sánchez, Tomás Sánchez y Alberto Villaba. En el Aeropuerto murió el Agente de la Policía de Formosa Neri Argentino Alegre. Cada 5 de octubre en la ceremonia conmemorativa cuando se pasa lista de sus nombres, vibran de emoción los corazones argentinos al escuchar el “presente”  y en más de un veterano del combate o simplemente de agradecidos formoseños, corre una lágrima por sus mejillas, recordando a estos valientes soldados y reviven lo sucedido en esa imborrable jornada de valor y heroísmo.

Esta es la otra parte de la historia que se trata de ocultar en la Argentina y que las jóvenes generaciones desconocen. Esta es la verdad que para los formoseños se mantiene marcada en su memoria y por ello, participan en ese homenaje que año tras año los convoca en la Plaza de Armas “De la Victoria” del Regimiento de Infantería de Monte 29.

Los Veteranos del “5 de Octubre” se sienten con genuino orgullo protagonistas de esta página de la historia y no olvidan a sus camaradas caídos y con fe y esperanza saben que algún día se hará justicia con ellos.

¡¡¡Que la Virgen del Carmen de Formosa los proteja y bendiga!!! 

¡¡¡Viva la Patria Montaraces!!!


(*) Veterano  de la Guerra Contraterrorista – Veterano de la Guerra de Malvinas – Preso Político desde el 21 de enero de 2008.

NOTAS:
(1)Ceferino Reato, “Operación Primicia”, Ed. Sudamericana, Bs. As. 2010, Pág. 8/9
(2)Diego Sehinkman, “La Nación”, Domingo 26 de mayo de 2013
(3)Sentencia Causa 13 – Capítulo V
(4)Ceferino Reato, Op. Cit. Pág. 14
(5)Marcelo Larraquy,Los 70 Una Historia Violenta – Marcados a fuego III (1973-1976)”, Ed. Aguilar, Bs. As. 2013, Pág. 108/109.

Compartir