A 42 años de Pueblo Viejo: “El combate aún no ha terminado”

A 42 años de Pueblo Viejo: “El combate aún no ha terminado”

Compartir


Escribe: Juan Carlos Jones Tamayo (*)

General Güemes, 03 de Febrero de 2017

A 42 AÑOS DEL COMBATE DE “PUEBLO VIEJO”

PARA MIS LEALES VALIENTES OFICIALES, SUBOFICIALES Y SOLDADOS DE LAS CLASES 53 Y 54 INTEGRANTES DEL “EQUIPO DE COMBATE GAM 5” DURANTE LA “OPERACION INDEPENDENCIA”

Como lo hago todos los años, esté donde esté, quiero conmemorar junto a todos ustedes lo vivido por nosotros el 14 de Febrero de 1975 y homenajear a aquellos que fueron víctimas del terrorismo en los sucesos de ese día.

Este es tercer año que lo hago desde el Complejo Penitenciario Federal III (NOA), donde me encuentro retenido como Prisionero de Guerra y Preso Político.

Parafraseando partes de una glosa de algún literato, les digo: “Parece que fue ayer, pero casi medio siglo nos separa de esta historia”. Así es, en pocos días más se cumplen 42 años en que, cumpliendo órdenes estrictas de las más altas autoridades constitucionales, nos internábamos en la selva de “La Florida”, en columna de a uno, buscando una madriguera de la llamada “Compañia de Monte Ramón Rosa Giménez”, integrante de la banda terrorista del “Ejército Revolucionario del Pueblo” (ERP), para aniquilar su conformación en pos de “asegurar” la paz interior.

Como recordarán, el comabate se desarrolló en la margen sur del río Pueblo Viejo, a la altura de un puesto de la “Finca Sarmiento”, a las 16.45 hs., en un sendero que corría paralelo al río y que discurría por el denso y enmarañado monte tucumano.

El teniente 1º Héctor Cáceres.

Allí murió, heroicamente, el Capitán Héctor Cáceres, al intentar rescatar, para guarnecer de los proyectiles, al entonces Teniente Rodolfo Richter, quien había sido abatido y gravemente herido en su columna vertebral por proyectiles de un pelotón gerrillero. Allí también fueron gravemente heridos el entonces Subteniente Daniel Arias y el Cabo Primero Orellana.

Para ellos cuatro nuestra admiración y reconocimiento.

Admiración porque demostraron ser verdaderos soldados argentinos que supieron entregar su humanidad por la PATRIA. Agradecimiento porque sus actitudes quedaron como ejemplo de ciudadanos responsables, íconos de la defensa de nuestro sistema Republicano, Representativo y Federal.

Así como el año pasado les recordé la actitud del Soldado “Bombolo”, quien cubrió con su cuerpo al abatido Richter “para que no le peguen más balazos al Teniente”, este año viene a mi memoria el Soldado Segura (de San Pedro de Jujuy), el Dragoneante Rojas (de Libertador Gral. San Martín. Arquero de Atlético Ledesma y de la Batería Comando del GAM 5 en 1974) y el entonces Sargento Barrón Rivera.

Lea: “Nuestra lucha fue para defender la república”.

Segura había realizado un curso acelerado de Enfermero en la Enfermería del GAM 5 en Jujuy y participó en el Equipo de Combate como camillero. Cuando se desarrolló el Combate, Segura se trasladaba arrastrando para brindar los primeros auxilios a los heridos, lo hacía con una amplia sonrisa y cantando “La Felicidad” de Palito Ortega (seguramente para ocultar sus nervios).

(PH Archivo diario La Gaceta).

Por su lado, Rojas era el más alto de la “Batería Comando”. Él iba en el Pelotón del Cabo Primero Burgos que cruzó el crecido río en medio del combate, haciéndolo con mucho esfuerzo porque la correntada era fuerte y los balazos que cruzaban desde ambas orillas hacía que el vadeo lo hiciesen con el agua hasta el cuello. Llegó un momento en que los nueve integrantes del grupo, que iban tomados de la mano formando una cadena humana, fueron arrastrados río abajo hasta que el más alto, Rojas, pudo hacer pie como a los 100 mts. del lugar y así pudo sacar a esa “cadena” a la otra orilla. En la acción, el río se llevó un fusil.

El entonces Sargento Barrón Rivera, en medio de la balacera, cuando se aproximó un helicóptero, con el que no teníamos comunicación porque un proyectil había cortado la antena de mi radio, descendió a la orilla del río y con un repasador blando de su “bolsa de rancho” indicó al piloto donde podía descender.
Parece que todo eso fue ayer y casi medio siglo nos separa de esa historia.

A pesar de ser reiterativo, les comento que aún hoy me duele el recuerdo del momento en que, esa noche, después del combate, pasamos por los “Canchones” de Monteros, donde se realizaban los bailes de Carnaval y la gente bailaba entre risas arrojando serpentinas y papel picado, mientras nosotros pasábamos en un silencioso y respetuoso homenaje a nuestros camaradas caídos; caídos cuando unas horas antes “bailábamos” mientras nos arrojaban proyectiles de fusiles, escopetas, ametralladoras y granadas de mano. La gente de Monteros no conocía nuestro “baile”. Peor fue durante la guerra de Malvinas, el país miraba el Mundial de Futbol por TV mientras en las Islas morían Argentinos. No fue como Monteros, que no conocía aún el combate; la Argentina sí conocía lo de Malvinas, pero no podía dejar de ver “el fulbito”.

Lea: “Mientras peleábamos en Malvinas… miraban el Mundial de Fútbol”.

Ese dolor aún lo llevo porque observo que, 42 años después, la Argentina sigue igual, insensible, individualista e imputadora.

Ojalá este 14 de Febrero los habitantes del Pueblo Tucumano de Capitán Caceres (ex Yacuchina) rindan un justo homenaje al héroe de quien hoy llevan su nombre.

Les cuento que aún conservo, preservado en un pequeño sobre de plástico, el escapulario de la Virgen del Carmen que nos entregaron las monjas Carmelitas descalzas de Río Blanco (Jujuy) a pedido de nuestro Jefe de GAM 5, el entonces Tte. Cnl. Jose Eduardo Durand Cornejo y nuestro Capellán Monseñor Germán Mallagray, quienes nos acompañaron en las patrullas a los montes y cerros en varias oportunidades.

Quiero saludar, en particular, a los Oficiales que estaban ese 14 de Febrero en Pueblo Viejo, los Sres. Cnl (R) Julio Bidone, Tte. Cnl. (R) Horacio Marengo y Tte. Cnl. Aldo H. Martinez Segón, quienes, como yo, hoy somos Prisioneros de Guerra y Presos Políticos.

Nuestro homenaje al heróico Capitán Héctor Cáceres y para los valerosos y sufridos Tte. Cnl (R) Rodolfo Richter, Capitán (R) Daniel Arias y Sargento 1º (R) Orellana.

Lea: “Prisionero de Guerra y Preso Político”.

Me despido de todos los integrantes del “Equipo de Combate GAM 5” recordando y reiterando una frase que escribí en mi camarote de la prisión; que dice: “Con orgullo estoy donde y como estoy, sólo por haber sido lo que fui, lo que soy y lo que siempre seré, un OFICIAL DEL GLORIOSO EJERCITO ARGENTINO”.

Sigamos llevando adelante la defensa de la PATRIA desde y como cada uno de nosotros pueda. CAMARADAS, EL COMBATE NO HA TERMINADO.

Equipo de Combate GAM5: ¡¡¡FIRMES!!! ¡¡¡SUBORDINACION Y VALOR!!!

“SOLDADO, NUNCA TE ARREPIENTAS NI PIDAS PERDÓN POR DEFENDER A LA PATRIA”. 

(*) Juan Carlos Jones Tamayo

Cnl (R) – Prisionero de Guerra
Licenciado – Preso Político

Compartir