Así recibió el Papa a Cristina, y así a Macri

Así recibió el Papa a Cristina, y así a Macri

Compartir

Frachu


David Rey

Escribe: David Rey

Si bien dicen que una imagen vale por mil palabras… bueno, esta vez no tenemos solamente una imagen de la cual podamos valernos. El caso es que no podemos dejar de pasar la frialdad “protocolar” con que el papa Francisco recibió en su nuevo país a su connacional Mauricio Macri, presidente en ejercicio de la República Argentina. Es evidente la distancia que hay, pues, entre el Papa cálido, sonriente y hasta divertido que solemos ver cuando recibe a otros jefes de Estado (¡qué protocolo ni qué ocho cuartos!) y… Macri.

Captura 5

Al presidente argentino ya lo fulminó con su primera mirada (la que encabeza esta nota). Medios nacionales como La Nación aseguran que en los rigurosos 22 minutos que duró la visita del mandatario latinoamericano, Francisco no le dispensó ni la más mínima sonrisa. En rigor, apenas se lo vio sonreírle eventualmente a la primera dama Juliana Awada (menos mal). Luego de un tan somero como obligado intercambio de obsequios, acaso pudo notárselo entusiasmado al Papa cuando estrechó la mano del gobernador de Salta (kirchnerista… o exkirchnerista) Juan Manuel Urtubey. El Papa que supo “besuquearse” con la expresidente argentina Cristina Kirchner (la misma que lo quería meter preso por delitos de lesa humanidad cuando Francisco era Bergoglio), casi pareció molestarse por el beso “fuera de protocolo” que le dispensó la gobernadora de Tierra del Fuego Rosana Bertone (que no es precisamente la que subyace a estas palabras).

1679981h360

El papa Francisco tiene algo contra el presidente Macri y nadie sabe decir exactamente qué. Los medios argentinos hablan de una “relación” que estaría recomponiéndose, pero nadie afirma con certeza qué es precisamente lo que estaría recomponiéndose. Desde otra perspectiva, podríamos pensar que el Papa está molesto. ¿Molesto con Macri? Bueno, por qué no… Es también Bergoglio un ser humano. Durante la gestión del exjefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, no pocas son las cosas que un religioso puede censurar con deliberada razón.

images

Pero mírenlo nomás qué tan bonachón se lo ve al curita, díscolo de toda reciedumbre protocolar, con la expresidente argentina Cristina Fernández de Kirchner, a la sazón la persona que ensució su arzobispado no sólo despreciando sus sermones sino además sentándolo en el banquillo de los acusados por supuestos crímenes de lesa humanidad. ¿O se olvida el Papa cuando tenía que escarbar en el abstruso pasado para explicarle a los jueces que él no había matado a nadie, ni delatado a nadie, ni mantenía complicidad con ningún homicidio durante la década del 70?

cristina_papa_2014

Si la estrafalaria memoria respecto del pasado reciente de los argentinos fuera un tema a abordar por psicoanalistas de todo el mundo, pues al Santo Padre le cabe una consulta doble, o triple. Y no tanto para explicar por qué supo vérselo tan compinche con su frustrada carcelera Kirchner, sino para que pueda desahogarse de eso mismo que tiene contra el nuevo presidente argentino, a quien pareció recibirlo tan desganado como fastidioso.

Captura 4

Mauricio… ¿qué le hiciste a Francisco que sea más grave que querer meterlo preso por crímenes de lesa humanidad para que te reciba con semejante carucha? ¿No le gustará que le hayas caído justamente al Vaticano con tu tercera esposa? ¿Le habrá molestado que en vez de viajar en el Tango 01 “te caíste” en un avioncito de línea? ¿Te aseguraste de haberte cepillado bien los dientes… o llevaste olor a salamín en la boca? ¿O no será que entre los tantos vividores que mandaste a armarse un currículum había algún santurrón con sotana?

Captura

¡Ni una sonrisa, ni un leve gesto de hospitalidad, ni la menor gracia por parte del hombre de Cristo en la Tierra! Mirá bien cómo te mira, mirá bien la foto adyacente… Mirá cómo te clava los ojos… “Nene, qué carajo querés. Qué te pensás, ¿que te voy a dar caramelos?”. Posiblemente el cambio de horario explique la “mala onda” del Papa y la impericia del presidente argentino. ¡Tiene razón el Papa! ¡A nadie le gusta que lo levanten de la siesta, menos a un argentino!

Obsequios-Larroque-Cristina-Francisco-DYN_CLAIMA20141003_0041_27

Mirá, Mauricio… mirá qué bien se lo ve con el “Cuervo” Larroque… seguro que cayó después de las cuatro y con una bolsa con medialunas. Y una remera de La Cámpora, no sea cosa que el Papa se olvide de los que dirigían el diario que tituló en la tapa “¡DIOS MÍO!” el día mismo que asumiste el pontificado. Con cuánta ternura nuestro Papa, NUESTRO Papa, recibe los obsequios de los delincuentes ateos convertidos en fervientes católicos de La Cámpora, como si en lo más hondo lo embargara la nostalgia que seguramente inspira esta tierra de zonzos, de zonzos que se pelean porque sí, que se pelean porque se quieren… Pero claro… Si en el fondo todos estamos dispuestos a perdonar los miles de millones de dólares que las pobrecitas Abuelas de Plaza de Mayo se robaron con el cuentito de los Derechos Humanos, o que haya cientos de soldados que murieron podridos en la cárcel por haber impedido que Argentina sea hoy una dictadura comunista como Cuba. ¡Cuánto calorcito por estos lares, papuchi!

TRE9982

Adidas. Eso mismo. Macri la erró con la vestimenta. Tendría que haberte ido a visitar de “sport”, con una camperita Adidas. Así tal cual como te recibió nada más y nada menos que el “héroe” de la Revolución Cubana Fidel Castro, exhibiendo orgulloso su espíritu “joven” con la misma marca alemana que vistió a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Un groso, este Fidel, ¿no? Con cuánta ternura profética abrazás sus cansadas manos, las mismas que durante más de cincuenta años masacraron la libertad de seis millones de cubanos, las mismas que hicieron correr ríos de sangre en toda América latina por esa entelequia comunista donde todo el mundo come arroz menos los gobernantes, las mismas que alguna vez dieron vueltas las llaves de las multimillonarias propiedades que los Castro tienen por toda la isla, las mismas que habrán hecho la venia cuando – cansado de los papelones que hacía por todo el mundo – mandaste a entregar a tu hermano de armas Ernestito.

dfdfdf

<<Raulcito, querido… Más te vale que continúes el legado de tu hermano, viejo>>, parecés decirle en la foto de arriba. Y claro… Mirá si algún día te tenés que fumar algún argentino trajeado que te vaya a visitar porque es el presidente de todos los argentinos y que encima te dice que tiene por propósito unir este país de locos lindos.

150709193018_sp_morales_papa_crucifijo_624x351_ap

Como si los cien millones de asesinatos del comunismo (y las dos millones de mujeres alemanas violadas por el “heroico” Ejército Rojo después de la Segunda Guerra Mundial) fueran a quedar en la nada. ¿Quién es este copetudo de Macri que ahora se quiere hacer el Mahatma Gandhi con eso de “unir a los argentinos”? ¿O no vio lo contento que estabas cuando el presidente de Bolivia Evo Morales escupió, insultó y volvió a escupir la Fe de miles de millones de personas regalándote una Cruz vilmente deformada con la hoz y el martillo comunistas? Por cierto… ¿le preguntaste al Patriarca Cirilo, con quien también te uniste en fraterno abrazo, qué fue de los cristianos en Rusia durante la época de Stalin? Seguramente te recomendó algún librito de Solzhenitsyn, ¿no? Seguro ustedes deben reírse mucho con esos “cuentitos”.

file_20150708191419

¡Qué lindo es ver al máximo representante de nuestra Fe “todo compinche” con Evo! Solamente te faltó la fotito apadrinando algún hijo del expresidente paraguayo Lugo… pero claro… ¿cuál de todos? Lindo problemón te ahorraste… ¿No?

Barack-Obama-papa-Francisco-EFE_NACIMA20140327_0006_6

Mirá con Obama, qué bien se te ve. Ése sí que te ganó. A vos te negaron el Premio Nobel de la Paz y a él se lo dieron el mismo día que reforzaba el frente en Afganistán, obviamente que luego de prometerle a los estadounidenses que terminaría con esa pantomima de la guerra y que devolvería al país todos los soldados que gastaban sus días en Oriente. Mirá cuánta gracia te causa ese chiste, ¡ja…!

0014328007

Y acá te tenemos otra vez, más malo que la peste. ¡Enojao… que da miedo! Ni rastros del Papa divertido, picarón y locuelo que hace chistes y putea cuando le da la regaladísima gana (o cuando un fiel se despedaza para saludarlo, como ocurrió en México). A ver…. esperá… Esa cara merece un primero plano. Ergo:

cxzvlkjasdlkjdlkaj

Ahí está. Una dulzura. Un amor. Eso sí… Si te sacan de la siesta – siendo argentino – mientras vos estás soñando que levantás la copa del mundo junto a Kiril y a Mao, y… hermano, es lógico que uno no se las ande con pavadas. Para eso está el irreprochable protocolo, qué tanto lío. Un apretón de manos y a otra cosa mariposa.

La prensa argentina ha dicho que el Papa y Macri intentan recomponer una relación, pero no ha dicho qué es lo que tienen que recomponer. Y lo que no sabe es que, en realidad, nunca van a recomponer nada. Porque evidentemente al papa Francisco – argentino hasta los huesos – le gustan los presidentes divertidos, como esos que excusan su inmoral fortuna en función de un título de “abogada exitosa” que no sólo que nunca ejercieron sino que además nunca recibieron en la facultad. Al Papa no le gustan los copetudos como Macri, que quieren unir lo “inunible”. Al Papa le gustan los chantas como Milagros Sala, a quienes les regala rosarios apenas son puestos a disposición de la Justicia del gobierno argentino, del cual el máximo responsable es, nada más y nada menos… que el aburrido presidente Mauricio Macri.

El frío protocolar… suele resolver esas cosas que la prensa argentina no se anima a pensar. Para todo lo demás, existe el socialismo, y sus chantas multimillonarios.

 

Compartir