Compartir

Escribe: Enrique Stell
Coronel VGM (R) y Preso Político Argentino.

Es importante ser “criterioso” al momento de emitir un juicio de valor sobre la edad de los soldados argentinos. Vincent Bramley, en su libro “Viaje al Infierno”, en las primeras páginas rinde homenaje a militares del Tercer Batallón de Paracaidistas “cuya camaradería y determinación a lo largo de toda la campaña del Atlántico Sur hicieron que el autor se sintiera orgulloso de haber combatido junto a ellos”.

Entre los muertos a los que Bramley recuerda y honra, podemos mencionar a Richard Absolon de 19 años, Gerald Bull de 18 años, Jason Burt de 17 años, Neil Grose de 18 años, Timothy Jenkins (1) de 19 años, Ian Scrivens de 17 años y Phillip West, que tenía 19 años al momento de morir. Como puede apreciarse, los británicos también tuvieron militares jóvenes en las fuerzas armadas, pero ellos no se victimizan “dando lástima” por las edades de sus integrantes. Ellos los valoran por lo que fueron, hombres aguerridos y con coraje, dignos de mención en las primeras páginas de los libros.


Este artículo viene de: 

Diario de Malvinas: “Mi primer viaje a las islas”


También el soldado inglés Mark Eyles Thomas relató en diferentes medios de comunicación social sus experiencias cuando combatió a los 17 años en Monte Longdon, el que a su juicio, y el de varios, fue la batalla más sangrienta de la Guerra de Malvinas.

Cabe destacar que las tropas británicas de paracaidistas contaban con personal cuyas edades eran de 17, 18, 20 y 25 años, lo cual nuevamente destruye el argumento de las campañas desmalvinizadoras que decían que solo los argentinos contábamos con soldados jóvenes. 

Durante la Segunda Guerra Mundial también murieron militares de poca edad. No voy a poner la lista, solo voy a mencionar el caso de Edwin Hopkins, quien se encontraba a bordo del buque USS Oklahoma cuando se hundió durante el ataque japonés contra el puerto estadounidense de Pearl Harbor. Este soldado americano tenía 18 años y nadie se lamenta por ello. Estaba defendiendo a su patria con hidalguía y honor.

Sus parientes han dicho: “Siempre lo honraron y mantuvieron su imagen viva con relatos. Toda mi familia se crió en torno a Edwin Hopkins. Creo que es un tributo a mi familia que hayan pasado las emociones y las sensaciones a la siguiente generación. Él vive en nuestras mentes y nunca lo conocimos” (2).

El propio General Inglés Jeremy Moore (3), vencedor en la Guerra de Malvinas, ingresó en la Marina Real a los 19 años de edad y fue condecorado en muchas oportunidades cuando era aún joven.

También resulta significativo recordar que la calle principal de Puerto Argentino expresa, con irónico silencio, que la actitud asumida por algunos compatriotas es contraria al reconocimiento del valor y coraje que se merecen nuestros connacionales que pelearon en la guerra. Esta calle central de la ciudad se llama Ross Road, en honor a James Clark Ross, quien, con 12 años de edad, se alistó en la marina británica.

«La ciudadanía argentina debe hacer su “mea culpa” y no descargar arbitrariamente en las Fuerzas Armadas la responsabilidad de concurrir a la guerra con soldados de 18 años». 

Finalmente, los argentinos desmalvinizadores deben “recordar” que fue la sociedad argentina la que reclamó que se modifique la edad de cumplimiento del Servicio Militar Obligatorio (SMO) reduciéndola de 21 a 18 años, fundando dicha petición en que a los 21 años se interrumpían los estudios universitarios o la actividad laboral en la que estaban encauzados los ciudadanos argentinos luego de concluir con los estudios secundarios.

Por las razones esgrimidas en el párrafo anterior, la ciudadanía argentina debe hacer su “mea culpa” y no descargar arbitrariamente en las Fuerzas Armadas la responsabilidad de concurrir a la guerra con soldados de 18 años, por cuanto, en definitiva, los militares cumplimos con los dictados de una ley y su decreto reglamentario.

Para mayor fundamentación, deseo recordar que Don José Francisco de San Martín, quien nació en el año 1778, comenzó su carrera militar a los 11 años de edad en calidad de cadete del Regimiento de Infantería de Murcia en plena Revolución Francesa. Luchó en el norte de África combatiendo en Melilla y Orán y fue ascendido en 1793, por su coraje en los Pirineos contra los franceses, cuando tenía 15 años de edad. El 28 de julio de 1794, con 16 años, alcanzó el grado de Subteniente Primero, el de Teniente Segundo el 8 de mayo de 1795, con 17 años, Ayudante Segundo el 26 de diciembre de 1802 a los 24 años y Capitán el 2 de noviembre de 1804, a los 26. 

El afamado prócer Teniente Coronel Bernardo José de Monteagudo ya era prisionero de Guerra en la provincia de Charcas el 01 de junio de 1809, a los 19 años de edad.

La victimización que algunos actores políticos hacen de los soldados argentinos es repugnante y ataca directamente el coraje y el valor que tuvieron aquellos que pelearon hasta la muerte en las islas. Nos relata el Contralmirante Carlos Hugo Robacio, Jefe del Batallón de Infantería de Marina 5, la heroica actitud de un soldado argentino: “En un momento del combate en que los británicos eran rechazados, él corre detrás de ellos, baleándolos sin parar. Yo le ordeno que se detenga. Pero él sigue. El fuego enemigo lo alcanza y cae muerto. Yo mismo lo enterré, estaba a 500 metros delante de las posiciones en que debía estar… y rodeado de enemigos muertos”.


Este artículo continúa en:

Diario de Malvinas: ¿Realmente quisimos ir a la guerra con Inglaterra?


(1) Bramley, Vincent. Viaje al Infierno. Dedicatoria. Páginas 7 y 8. Editorial Planeta. Argentina. 1991.
(2) BBC Mundo. El regreso a casa de un marino “desconocido” caído en Pearl Harbor. RUGB.  30 de mayo de 2015.
(3) Jeremy Moore nació el 5 de julio de 1928 y entró a los Royal Marines a los 19 años. Fue condecorado en varias oportunidades. En 1952, por sus combates contra la guerrilla comunista en la jungla Malaya y, diez años después, como jefe de la Brigada 42, por liderar un ataque en Borneo y rescatar a un grupo de rehenes ingleses y australianos. Participó, también, en la guerra civil de Irlanda del Norte y combatió contra el Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Compartir