Favaloro, a diecisiete años de su muerte

Favaloro, a diecisiete años de su muerte

Compartir


Escribe: Andrea Palomas Alarcón
Sustraído de DERECHO PARA TODOS

Hoy, 29 de julio de 2017, se cumplen 17 años del  día en que el Dr. René Favaloro se suicidó.

Entre tantos apologistas y detractores quise formarme mi propia opinión. En este país de medias verdades y mentiras completas no confío en la opinión interesada del periodismo ni de los comunicadores sociales.

Su biografía es un sumario del esfuerzo que les inculcaban a las anteriores generaciones nuestros abuelos inmigrantes a sus hijos y estos a los suyos, nosotros. De un hogar muy sencillo, que hoy demagógicamente sería llamado “humilde”, se inclinó al estudio y al sacrificio. Su vocación por la medicina, a muy temprana edad, lo llevó a realizar una carrera descollante, incluso fuera del país, particularmente en los Estados Unidos.

Su aporte al by-pass coronario fue trascendental en la historia de la cirugía coronaria. Afirma Wikipedia [i] sobre esta técnica (baipás coronario):

«La técnica fue perfeccionada hacía el 9 de mayo de 1967 en Cleveland Clinic, por el médico cardiocirujano argentino Dr. René Favaloro con el injerto de vena safena, técnica usada hasta el día de hoy». No fue un médico más.

Sin embargo, pese a tener un futuro y un nombre asegurados en el extranjero volvió a la Argentina y fundó una entidad de excelencia, la “Fundación Favaloro. Hospital Universitario” [ii].

Hasta aquí la biografía “oficial” que repiten los apologistas y detractores pero existe un aspecto que el periodismo oculta o susurra al pasar y que se encuentra latente en todos los comentarios sobre este médico.

Con el advenimiento de la democracia fue invitado a formar parte de la CONADEP (Comisión Nacional para la Desaparición de Personas). Su prestigio internacional lo convertía en un objetivo valioso para blanquear la mentira de los “treinta mil”.

Renunció a poco de integrar la comisión mediante una carta que nunca se ha dado a conocer públicamente. Sólo trascendió su acusación contra la CONADEP de “falta de ética y objetividad”. Nunca volvió Favaloro a dar detalles sobre este asunto y sus compañeros en la CONADEP guardaron astuto silencio.

Recién después de su muerte aparecieron interpretaciones interesadas. Según el integrante “Norberto Liwski” -a quien durante los años setenta le floreció una bala en la pierna surgida de la “represión” sin mayores explicaciones-, Favaloro renunció «a la Conadep después de proponer la inclusión de dos médicos, ligados a la represión». Esa es una nueva explicación a la que Favaloro, por supuesto, no puede contestar. Hasta el momento la versión de la mentira oficial afirmaba que había renunciado porque no se quiso investigar los crímenes de la Triple A antes del gobierno militar” [iii].

Sin embargo, una versión más ajustada a la realidad que coincide con el temperamento de Favaloro y que explica el silencio que ha rondado su renuncia, la encontramos en uno de sus detractores, Guillermo Quartucci, en un libelo realizado con dineros del Estado a favor de los juicios de lesa humanidad de Bahía Blanca. Dice en el “Juicio V Cuerpo de Ejército III – Bahía Blanca” [iv] sobre la CONADEP:

«Convocada por el presidente Raúl Alfonsín, a la que renunció porque no encontró eco a sus demandas de que se debían investigar, además de los crímenes de los militares y fuerzas afines, los crímenes de lo que él denominaba la “subversión” en un rapto inconsciente de justificación de la represión por parte del Estado».

En el mismo sentido, afirma el PROYECTO DE DECLARACION (S-2609/10) del Senado de la Nación [v] en su Su homenaje al Doctor René Gerónimo Favaloro, al cumplirse diez años de su fallecimiento, ocurrido el 29 de julio del año 2000:

«Participó en la CONADEP, que investigó los crímenes cometidos por la última dictadura militar. Más tarde, por diferencia de criterios, renunció alegando que esa Comisión adolecía de ‘falta de ética y objetividad’. Él consideraba que los crímenes ya habían comenzado antes de la dictadura militar, ya sean cometidos por subversivos como por personas vinculadas al Estado, y que todos ellos también debían ser juzgados».

Allí está la madre del borrego. Todo el odio y la demonización que sufre la figura de Favaloro viene de allí. Renunció porque la CONADEP, por la misma ley que la había creado, debía investigar los crímenes de la guerrilla y se negaba a hacerlo. Esto nos explica muchas cosas, entre ellas, que la historia oficial intente borrarlo de catálogo de hombres ilustres.

Su muerte.

Algunos la llaman “abandono del Estado”; otros lisa y llanamente CORRUPCIÓN.

En uno de los almuerzos de Mirtha Legrand al que fue invitado Horacio Rodríguez Larreta, entre amores de actrices y peleas de vedettes, el periodista Ignacio Prieto deslizó:

«A Favaloro lo mató la corrupción» [vi].

Un momento incómodo para el político puesto que Favaloro afirmaba que el Estado tenía una deuda con su Fundación y Rodríguez Larreta, interventor del PAMI en ese momento, la negaba.

«Confirman que Favaloro se mató por sus deudas» [vii], asevera una nota de Clarín cuando se hicieron públicas las siete cartas que Favaloro escribió antes de suicidarse. De ellas surge que el principal motivo de su muerte fueron las deudas que tenía la Fundación Favaloro, la que se hubieran podido pagar si el Estado le hubiera pagado lo que le debía a él.

En una esas cartas [viii] explicó:

«Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico, no a mí directamente)».

Sin embargo, Rodríguez Larreta aseguraba que “no tenía una deuda verificada con la Fundación”, y los únicos incumplimientos que existían “eran unas facturas vencidas correspondientes a los años 1993 y 1995, que no figuraban en los libros contables de la obra social”.

Esos casi dos millones de dólares habrían podido salvar a su Fundación de la “estatización” que le propusieron y a la que se negó rotundamente, firmándolo con su propia muerte.

A Favaloro lo mató la corrupción y a su imagen la quiere matar la ideología, la política, la conveniencia y la mentira oficial.


[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Baip%C3%A1s_coronario

[ii] https://www.fundacionfavaloro.org/

[iii] https://www.clarin.com/politica/Recuerdos-criticas-aniversario-Conadep_0_r1oLsOYqw7e.html

[iv] https://juiciobahiablanca.wordpress.com/2013/07/15/los-pecados-de-favaloro/

[v] www.senado.gov.ar/parlamentario/parlamentaria/295021/downloadPdf

[vi] http://www.nueva-ciudad.com.ar/notas/201702/31038-el-incomodo-momento-de-rodriguez-larrte-en-la-mesa-de-mirtha.html

[vii] https://www.clarin.com/sociedad/confirman-favaloro-mato-deudas_0_ByhEHH9lAYg.html

[viii] http://www.telam.com.ar/notas/201507/114430-favaloro-15-anos-de-su-suicidio.html

Compartir