El General Milani pidió que lo trasladen a Campo de Mayo, pero...

El General Milani pidió que lo trasladen a Campo de Mayo, pero lo mandaron a Ezeiza

Compartir


Escribe: David Rey

El General César Milani nunca estuvo cómodo en La Rioja, donde quedó preso tras imputaciones por delitos de Lesa Humanidad cometidos hace más de cuarenta años. A las versiones que indicaron que se habría agarrado a golpes de puño con un recluso y que utilizara a un compañero gendarme como “guardaespaldas”, se suma que su defensa ha solicitado su traslado al Instituto Federal de Campo de Mayo. Pero el tiro, parece, se le desvió un poco: finalmente, consiguió que lo deriven al Penal de Ezeiza.

En rigor, la defensa del reo se dirigió al Alcalde Mayor José Molina para pedir informes sobre la “disponibilidad de cupo para alojamiento del imputado César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani en la unidad penitenciaria a su cargo”. El sitio informativo Infobae señala, por su parte, que Campo de Mayo habría respondido con una negativa respecto de albergar al militar.

Tras haber sido indagado por asociación ilícita en el tribunal federal de La Rioja – donde Milani sólo se limitó a negar los hechos que le imputan mientras que su abogado Feldman calificó de “mazmorra medieval” el lugar de detención -, el juez Piedrabuena dispuso su traslado a otra unidad penitenciaria, tal como fue solicitado.

Aunque con una variante: no será destinado, por ahora, a Campo de Mayo sino al Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, donde ya hay más de cien detenidos por las llamadas causas de Lesa Humanidad.

El General César Milani tendrá ocasión, ahora, de charlar frente a frente con los muchos detenidos “de lesa” como asimismo de atender los variados reclamos que los mismos efectuaron durante sus años de “coqueteo” con el oficialismo, de la que emana una denuncia por enriquecimiento ilícito.

¿Es César Milani un Preso Político?

En rigor, lejos de mostrar una actitud de solidaridad hacia sus camaradas de armas, el entonces “general kirchnerista” hasta pareció aliarse con las facciones “carceleras”. Por caso, a la presidente de la Organización Madres de Plaza de Mayo, Hebe Pastor de Bonafini, supo decirle: “A mí no me importan los presos, Hebe… Lo que me preocupa son los que todavía están libres”.

El Penal de Ezeiza, como otros tantos del país, posee gran cantidad de detenidos “de lesa” y por cuestiones mucho menores que las que le adjudican a Milani, y que incluso se le adjudicaron durante el mismo kirchnerato (donde, como se deduce, contó con el apoyo incondicional del poder político como de la entonces presidente Cristina Fernández).

Aunque a medias, la solicitud de Milani ha sido correspondida por la Justicia argentina. Evidentemente no la estaba pasando bien en La Rioja. Nos resta preguntarnos cuánto mejor ha de estar ahora en Ezeiza, donde le darán bienvenida los mismos militares presos que el propio Milani estaba tan “preocupado” por encarcelar.

El gran deber de César Milani

Compartir