Habla la esposa de Miguel Etchecolatz: “No creo que mi marido resista...

Habla la esposa de Miguel Etchecolatz: “No creo que mi marido resista la huelga de hambre”

Compartir


A tres días de iniciada una huelga de hambre por parte del Comisario Miguel Etchecolatz (87), su esposa Graciela nos cuenta el calvario que les tocó vivir desde 2001 en adelante. Fue varias veces agredida por una “patota derechohumanista”, situación que la llevó a perder la visión del ojo derecho. “Tengo toda la cabeza cosida y la cara pegada con La Gotita, dijo en exclusiva a DAVIDREY.com.ar

Respecto de la decisión de su marido, confió: “No creo que pueda resistir la huelga de hambre. Está muy débil”.

Etchecolatz ha sido condenado por múltiples delitos de Lesa Humanidad, entre lo que destacan aplicación de tormentos a jóvenes en la idealizada “Noche de los Lápices”, supresión de identidad de un hijo de desaparecidos y secuestro y tortura de detenidos alojados en La Cacha. Fue condenado inicialmente a 23 años de cárcel. Su esposa Graciela insiste con que “son todas mentiras” y que ella también vivió esa época: “No eran jóvenes idealistas que estaban tocando el arpa. Era gente armada que secuestraba, torturaba y asesinaba”, dijo.

Por último, se le endilga también al comisario la desaparición del “testigo” Jorge Julio López, quien aseguró ante la Justicia haber sido torturado por el acusado. No obstante, Graciela piensa que “a nadie más que a Etchecolatz le convenía que López declarara. No iba a poder sostener sus acusaciones”.

El testimonio de Graciela Carballo es tan ilustrativo como clave para entender el drama que toca vivir a las miles de familias de Presos Políticos perseguidos por los jueces argentinos. “Lo primero que hicieron cuando lo metieron preso fue retirarle la medicación que tomaba para tratar un ACV”, dijo, y agregó: “Mi marido es un condenado a muerte”.

A la fecha se cuentan ya cinco días desde que Miguel Etchecolatz inició una huelga de hambre en el Penal de Marcos Paz, donde ha sido condenado a cumplir prisión perpetua.

Compartir