La paciencia de la esperanza

La paciencia de la esperanza

Compartir


Escriben: Martín Rodríguez (*) y Juan Carlos Jones Tamayo (**)

En el Penal de Güemes, en el pabellón de los Prisioneros de Guerra (PG) y Presos Políticos (PP), donde estamos “alojados” diez, tenemos varias plantas (palmeras de interior, helechos y lazos de amor)  que han ido creciendo, a veces muy poco, durante los más de 5 años que varios de nosotros estamos soportando este injusto y anticonstitucional encierro. A todas esas plantas les pusimos como nombre alguna virtud (ESPERANZA, Fe, fortaleza, PACIENCIA y serenidad). Esos nombres significan lo que siempre tenemos presente los PG y PP.

Hay dos de ellas que hoy, en el actual contexto político, las priorizamos. Son la “ESPERANZA” y la “PACIENCIA”.

“ESPERANZA” le pusimos porque estamos esperanzados en que nos llegará la verdadera Justicia y, en esa larga espera, ponemos toda la PACIENCIA que se necesita para que ello alcance a nuestras estoicas familias, abnegados amigos, leales camaradas y, quizás, a cierta parte de la ciudadanía argentina, la que quiere un país mejor, una verdadera República con “JUSTICIA y en PAZ”.

Carta de un Preso Político: “Mientras peleábamos en Malvinas… miraban el mundial de fútbol”

Para dar más fuerza a nuestros espíritus, leímos en la “Liturgia Cotidiana” (Ediciones San Pablo) del mes de julio, un día después del “Día del Amigo”, el viernes 21 de julio, un escrito de la hermana Sara Kloster titulado “Decálogo de la ESPERANZA”. Creemos que es incomparable y de lectura obligatoria para todos aquellos que tenemos FE en DIOS, nuestro SEÑOR.

Sólo transcribimos alguno de los puntos y de qué manera ellos nos llegan y nos tocan:

  • “La ESPERANZA es la virtud teologal por la que esperamos el Reino de los Cielos y a la vida eterna…”

Somos católicos y nuestra FE está intacta y fortalecida porque creemos seriamente en esta prueba que nos puso DIOS y, como dijo el Papa, “Jesucristo está en cada una de las celdas que ustedes ocupan…”.

  • “La ESPERANZA nos sostiene en todo momento, nos protege del desaliento, nos mantiene optimistas y nos impulsa a seguir siempre adelante, con la mirada puesta en DIOS”.

Cómo dudar de esto si somos creyentes y cada día creemos más en DIOS y a ÉL nos confiamos permanentemente sin dudar.

  • “La ESPERANZA no falla, porque el amor de DIOS ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado”.

Sí, no hay, ni tenemos, la menor duda de que es así y por ello es que damos gracias a DIOS por cada  día que pasamos, nos hace sentir con más fuerza a los seres queridos que nos acompañan, permanentemente, desde el dolor de la injusta falta de libertad.

  • “Tener ESPERANZA es confiar con certeza en las promesas de salvación que DIOS nos ha hecho”.

Certeza y confianza que con el correr de los días, semanas, meses y años, alimentan y fortalecen nuestro espíritu y nuestra FE.

  • “La virtud de la ESPERANZA es la que ayuda a ser fieles y es ése anhelo de felicidad que DIOS puso en todo corazón humano”.

Es por ello que, pese a la injusta situación de encierro en que nos encontramos,  los diez PG y PP de este penal, somos felices por creer en ÉL y nos mostramos dispuestos a seguir siempre el camino que ÉL nos fijó.

  •  “La ESPERANZA seguirá siempre viva en nuestro corazón…”.

Por eso estamos convencidos que no hay ninguna noche que haya sido eterna, ni tampoco ningún día. Que así como “el centinela espera la aurora” nosotros esperamos la LIBERTAD y la JUSTICIA.

  •  “Gracias a la ESPERANZA, en los momentos duros y difíciles…. Es ésta virtud la que da sentido a esta realidad…”.

Mantenemos la alegría porque sabemos que ÉL está con nosotros y nos susurra: “PACIENCIA, los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones”. Ése será el día de nuestra liberación.

  •  “La ESPERANZA nos llena de vitalidad, ¿quién más y mejor que el mismo JESÚS? Constantemente nos dice: ‘Ánimo soy yo, no tengan miedo, levántate y camina…’”.

En efecto, en cada amanecer, cuando rezamos, acudimos a esta afirmación de Ánimo.

Sería muy largo expresar lo que este Decálogo provoca en cada uno de nosotros diez y es por ello la brevedad de lo que acotamos en los ocho ítems del mismo.

La otra planta, “PACIENCIA”, es la que nos indica permanentemente que si estamos acá es porque DIOS nos ha mostrado, por el momento, este camino. Tenemos PACIENCIA ante la larga espera de nuestra LIBERTAD y JUSTICIA, serenidad paciente ante la muerte de más de 431 PG y PP, muertos en inconstitucional cautiverio. Porque creemos en DIOS y nos alegramos de las pruebas que nos pone y por saber sortearlas.

Prisionero de Guerra y Preso Político

Es necesario contar con PACIENCIA para ver que la “asociación ilícita” es también un delito de “Lesa Humanidad” y, sin embargo, no a todos los procesados por esa asociación la justicia los envía a prisión a la espera (eterna) del juicio y de la segura condena. Los jueces dicen que a los PG y PP los encarcelan apenas están procesados porque pueden influir en el desarrollo de la investigación (hechos de más de 42 años) o presionar a los “testigos” o que se pueden fugar (casi todos enfermos y con más de 70 años). Pero la expresidente, los De Vido, los López, los Boudu, los Fernández, etc., etc. y etc., ellos no son encarcelados. Tampoco los terroristas como Firmenich, Perdía, Anguita, etc., etc. y etc.

Para los políticos y terroristas hay otra justicia.

Tenemos PACIENCIA y ESPERANZA.

PACIENCIA para ver la injusticia, sufrir el oprobio de ser prisioneros y no claudicar en nuestra Fe en DIOS y así seguir dispuestos a continuar defendiendo la PARTIA desde la trinchera que nos toque.

ESPERANZA porque el haber evitado, con nuestro humilde aporte, que Argentina haya sucumbido en las garras del comunismo para ser otra Cuba, otra Nicaragua, otra Venezuela, etc., es nuestro mayor orgullo; nunca nos rendimos y no tenemos de qué arrepentirnos; sólo pedimos perdón a DIOS ya que ÉL, la PATRIA y la FAMILIA fueron, son y serán nuestras guías y estamos convencidos de haber cumplido acabadamente nuestro deber. Podemos mirar a los ojos a todos y no todos pueden mirarnos a los ojos a nosotros.

Nuestro objetivo fue y es la PATRIA y, si fuera necesario, volveríamos a combatir como lo hicimos antes, aun sabiendo que el pago de nuestro triunfo sería nuevamente la prisión. Sólo DIOS y la PATRIA nos pueden demandar por nuestras historias, no los jueces  prevaricadores, fiscales ideologizados por una izquierda vengativa, “testigos” falsos o comprados y adoctrinados.

La oración del Congreso Eucarístico Nacional (Tucumán 2014), dice:

“(…) Ponemos en tus manos nuestro futuro con ESPERANZA y compromiso. Con la alegría que nos da tu palabra salimos al encuentro de TODOS los argentinos, sin excluir a nadie, para gestar juntos una cultura del encuentro en la PATRIA”.

Los diez PG y PP cautivos en el Complejo Penitenciario Federal Nro. III de Güemes (Salta), tenemos ESPERANZA y la PACIENCIA adecuada, mientras esperamos que las palabras de esa oración se cumplan.

“SOLDADO, NUNCA TE ARREPIENTAS NI PIDAS PERDÓN POR DEFENDER A LA PATRIA”. 

(*) Martín Rodríguez
TCnl (R) – Prisionero de Guerra
Licenciado – Preso Político

(**) Juan Carlos Jones Tamayo
Cnl (R) – Prisionero de Guerra
Licenciado – Preso Político

Compartir