“Reivindicaré su heroica lucha”, el ejemplar gesto de una joven hacia los...

“Reivindicaré su heroica lucha”, el ejemplar gesto de una joven hacia los Presos Políticos Argentinos

Compartir


Escribe: María Eugenia Prestofelippo

Queridos amigos:

Mi nombre es María Eugenia Prestofelippo y vivo en la ciudad de Paraná (Entre Ríos). Soy nacida en el año 1978 y orgullosa de haber llegado para esa fecha. Soy hija de ejemplares padres, como también lo son ustedes: papá, Miguel Francisco Prestofelippo, de profesión electricista; y mi madre, Norma Ester Santini, contadora. Además, cuento con una hermana maravillosa que se llama María Amalia Prestofelippo, trabaja como administrativa en la Policía de Entre Ríos y estudia Ciencias Económicas; es madre de dos joyitas: Mickaela y Facundo. Pues, como verán, ninguno pertenece a las FF.AA.; no obstante, desde mi concepción, la palabra institución y FF.AA. en mi hogar fue, es y será sinónimo de respeto, como tantos otros valores que me inculcaron.

Quiero decirles que esta carta intenta ser una caricia al alma hacia cada uno de ustedes. Pero lamentablemente sé que no lo es y lo sé porque la verdadera caricia sería su justa y pronta liberación.

Cada noche, cuando me voy a dormir, la situación de encierro injusto que ustedes padecen ocupa gran parte de mis preocupaciones. Hay noches que les digo a mis lágrimas que cada una de ellas se convertirá en el riego nutritivo de mis luchas. Y créanme que es así.

Como ciudadana me siento muy responsable de hacer todo lo que esté a mi alcance. No sé si lo que hago es mucho o poco, pero lo que sí sé es que estoy haciendo lo que más puedo por ustedes.

Me siento responsable de darles lo que ustedes en su momento le dieron a la Argentina: libertad, protección y honor.

Me siento responsable de que cada uno de ustedes regrese libre a sus hogares junto a sus familias como legal y justamente les corresponde.

Me siento responsable de cuidar a mi Patria y cuidarla implica gritar por la justicia y verdad que se merecen.

Me siento responsable por haber descuidado u omitido el hecho de no haberme comprometido con esta causa desde un principio. Por esto, pido a cada uno de ustedes mis mayores disculpas porque haber ignorado su justa defensa es como haber ignorado su entrega a la Patria, su batalla por la paz y el orden que dieron en aquel entonces al país.

“Desde mi lugar y desde mis valores he decidido llevar la causa a mi pecho y defenderlos con mi vida”.

Pero, les juro, les juro, que no bajaré los brazos hasta que esto se revierta. No pararé y revindicaré su heroica lucha porque entiendo de manera fehaciente lo que mis padres desde niña me explicaron: “Eugenia, en aquellos años cada integrante de las FF.AA. se ofreció para dar servicio y lealtad a su Patria”.

Hace apenas unos meses que estoy en contacto con esta inmunda realidad: jueces, querellas y fiscales con vínculos afectivos, testigos falsos, archivos quemados o desaparecidos, etc. (¿qué les voy a contar a ustedes si lo saben mejor que yo?). Y no soy experta, ni instruida profesionalmente en estos temas, pero sepan que desde mi lugar y desde mis valores he decidido llevar la causa a mi pecho y defenderlos con mi vida.

Ustedes se preguntarán por qué. Y yo les respondo muy sencillamente que porque los imito, porque ustedes, por todo el pueblo Argentino, hicieron esto y muchos más. Entonces, ¿cómo abandonarlos en este momento? ¡¡¡JAMÁS!!!

“Ustedes, por mi Patria, hicieron mucho más que yo. ¿Cómo abandonarlos en este momento? ¡¡¡Jamás!!!”.

Como les decía anteriormente, hace apenas uno meses que estoy en todo esto y agradezco a Dios y a la Virgen que me hayan acercado a este mundo, porque he conocido gente maravillosa (hijas/os, sobrinas/os, nietas/os, esposas, hermanas/os, madres, camaradas, etc.), gente que hoy no se encuentra fácilmente. Y por eso, cuando en mi mente aparecen los rostros de ellos, como la de cada uno de ustedes, no permito que la indignación, el enojo o la ira me envuelvan en sus inservibles actitudes. Doy lugar a mi sediento apetito de combate porque tengo sed de hacer, tengo sed de luchar, tengo sed de gritar la VERDAD, tengo sed de contar y desenmascarar la mentira que han inventado durante toda esta última década.

¡¡¡Tengo sed y hambre de verlos libres!!!

“El éxito de la mentira es el de un momento; él pasará y yo seré vengado sin ejercer venganza”. Juan Bautista Alberdi.

¡VIVA LA PATRIA!

Compartir