Alusivo al 24 de Marzo de 1976

296

Escribe: Eder Alfonso Pecile (*)

GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

La Nación aún debe el reconocimiento a todos los que enfrentaron el solapado y artero accionar de la Delincuencia terrorista.

Se trata de darle un estricto sentido de veracidad, a la conmemoración de una ligera, egoísta y falaz aseveración, que el relato instalado sobre:

«Dia Nacional de la Memoria por la verdad y justicia».

Para los verdaderos protagonista de los hechos ocurridos en la llamada década del 70, se vieron defraudados por el inusitado vuelco, con lo que hoy significa Memoria, Verdad y Justicia.

Un rápido repaso conceptual e histórico será suficiente para el que se digne de argentino, tenga los elementos de juicio suficientes para observar el malvado desvío que genera esta situación.

La guerra fría fue la exportadora de las ideologías radicalizadas en la violencia, como método, para imponer un cambio en el orden de las cosas que supuestamente estaban y están mal.

Esto fue generado por la URSS, fue expandido por el mundo y nuestro país con el resto de América Latina no quedaron al margen de tan innovadora como mortal disposición.

Cuba castrista, es la base de operaciones para difundir y llevar a cabo la finalidad que su alineación con el representante del mundo oriental, donde la igualdad, la libertad y la fraternidad son las directrices que abren el camino al cambio propuesto. Para esto, basta solo mencionar y enterase de lo sucedido en la revolución rusa de 1917. Con ella los nombres de sus gestores y continuadores ayudara a desinstalar el relato y volver a la fuente histórica. Lenin, Trotsky, Stalin y los siguientes.

Con esos datos, entremos en el problema que nos embarga y veremos que nada es posible sin la ayuda de los antecedentes, que permiten una visión más certera sobre los ejecutores que instigaron a los  pérfidos cambios y sus apátridas ideas.

Difundieron  ideología que no se asemejaba con las pretensiones del pueblo argentino, convencieron, captaron, enrolaron, organizaron política y militarmente elementos armados, equipados y adiestrados para enfrentar a las FF AA. Estas, en  su particular concepción, fueron su principal objetivo y su destrucción la finalidad perseguida.

Su accionar no solo se focalizó en las Fuerzas Amadas, sino que abarco todo el espectro nacional, esto dará la magnitud y compromiso que hizo desarrollar las más atroces estrategias, para infundir el terror como medio de dominio y luego de ocupación.

La educación, con la que logran borrar la historia y la reemplazan por el relato. ¡¡¡El Che reemplaza al Padre de la Patria!!!

Con ello va incluida la exclusión de la Fe, como opio de los pueblos y causa del no progreso. ¡¡¡Jesús pasa a ser el primer comunista!!!

La justicia, debe defender al excluido, sin analizar, dándole el viso que el pobre por el solo hecho de serlo, tiene la razón y la justicia a su disposición. ¡¡¡Un verdadero prevaricato!!!

La economía es válida si es compartida con el pobre, sin interesar el origen de su pobreza. ¡¡¡De allí sacarle al que tiene para darle al que no tiene!!!

Las diferencias sociales fueron el terreno propicio para búsqueda de sustento y apoyo ante un gobierno que no daba respuestas a las necesidades del pueblo.

De allí la etapa de infiltración de personas que llegaron al país, con formación ideologizada, en connivencia con residentes, en un trabajo clandestino y encubierto que comenzó allá por los 60, oportunidad que se dieron las primeras acciones de su plan.

Asesinato de personas sin distinción de edad ni sexo, robos, extorsiones, secuestros de líderes políticos, empresarios, sindicalistas, jueces, abogados, policías, gendarmes, militares.

Las exigencias de rescates por millonarias sumas de dinero, para satisfacer sus necesidades de liderar y sustento logístico, para sostener sus apetencias.

Conformación de agrupaciones políticas y la organización, capacitación, equipamiento de elementos Armados que fueron ocupando sectores del territorio nacional, llegando a aspirar la creación de zonas liberadas.

En el mismo imponían contribuciones e impuestos forzosos y buscaban difundir su pensamiento a las poblaciones, que ocuparon o controlaron.

El gobierno de Presidente Cámpora fue un instrumento esencial, dado que comulgaba y apoyaba esos procedimientos.

El hecho más contundente fue la suelta de Delincuentes Terroristas, que estaban cumpliendo condenas establecidas por tribunales especiales, creados por la necesidad de atender este nuevo tipo de acciones, que el Código penal no contemplaba. Abogados de pensamiento nacional, llegaron a difundir libros que anunciaban, un nuevo derecho para esta nueva guerra.

La palabra guerra, hoy enfáticamente negada, por todos los estamentos del Estado (Poder Ejecutivo, Podre Legislativo y Poder judicial), en marcado contraste con los hechos, bibliografía y expresiones de ex integrantes de las organizaciones terroristas, que se declaran excombatientes y sostienen que lo que se ejecutó, respondía a las órdenes y directivas recibidas.

Cabe mencionar que el no cumplimiento de estas o el hecho de desertar, significaba la implacable aplicación de su justicia, casi con seguridad la pena de muerte y su macabra manipulación que los mismos habían sido muertos por la feroz represión.

Esto está claramente difundido por sus medios de comunicación que disponían, diarios, panfletos, medios de interferencia electrónica, etc.

Ante una situación insostenible, cuyas causas fueron sucintamente expuestas, pero sin negar la contundencia que quienes desean que la Patria sea honrada tal lo dispusieron nuestros héroes, que lo dieron todo para que ella naciera y se desarrollara de acuerdo a los sagrados fines que definieron.

De manera que se llegó al tan parcial y perversamente mencionado 24 de Marzo, donde el solo hecho de concurrir a la documentación vigente, mostrara que el mismo, de ninguna manera fue causas de lo que se manifiesta en forma aviesa y destructiva.

El 24 de marzo de 1976, no fue causa de la feroz represión que se sometió a jóvenes idealistas, sino la lógica y patriótica continuación de una acción dispuesta por el gobierno democrático de María Estela de Perón, con acuerdo del senado de la nación, como instrumento constitucional, para enfrentar un estado de guerra, no disponiendo de otro recurso que no fuera el empeñamiento de las FF.AA.

No se pretende negar que el 24 de marzo de 1976 se produjo un golpe de estado, pero es necesario aclarar que destacados y comprometidos políticos instigaron sobre la necesidad de este, juntamente con la manifestación de júbilo que demostró el pueblo, en apoyo de este ansiado hecho, en la desesperada búsqueda  en la solución de la anarquía que se vivía.

Pasado el tiempo, con el cambio de paradigma, los mismos que en su oportunidad apoyaron, fueron los que con mayor presteza se dedicaron la distracción, mirar para otro lado, y hasta manifestaron la incapacidad de explicar que quisieron decir con la controvertida palabra ANIQUILAR, cuyo decreto firmaron.

Esto debe llevar a una profunda reflexión, a todo argentino de Bien; volver a las fuentes históricas y a las leyes de la época, que ayudaran seguramente a meditar sobre la verdadera trama de esta difícil época que nos enluto y hoy aún no permite la justa paz que merece el país.

Si ello llega a suceder, dependerá exclusivamente de la voluntad política y será un avance extraordinario hacia una reconciliación de la golpeada y manipulada sociedad argentina, especialmente en sus aguerridos defensores.

Sin dudas será la causa que permitirá el Verdadero y tan ansiado RECONOCIMIENTO A NUESTROS HÉROES Y MÁRTIRES, COMO ASÍ TAMBIÉN A LOS VETERANOS DE GUERRA CONTRA EL TERRORISMO que azotó a nuestra querida ARGENTINA.

MUCHOS VETERANOS DE ESTA FRATICIDA GUERRA PURGAN CULPAS DESCONOCIDAS EN LAS CARCELES y como contrapartida TERRORISTAS de reconocida militancia gozan de total impunidad.

POR ELLO SE INSISTE HASTA EL CANSANCIO:

¡¡¡RECONOCIMIENTO A LOS QUE PELEARON PARA QUE LA PATRIA VIVA!!!

Los mismos que lo dieron todo porque fueron soldados de la Nación. Solo cumplieron su sagrado juramento, defender su bandera hasta PERDER LA VIDA. ¡¡¡No piden monumentos y menos SUBSIDIOS!!!

SOLO EL RECONOCIMIENTO DEL PUEBLO QUE SUPIERON DEFENDER.

(*) Coronel de Infantería (R)
Oficial de Estado Mayor
Ejército Argentino

Compartir