Buenas noches, soldado. Hoy, usted, es un Preso Político más

185


Escribe: Mabel Giovarruscio

Hace años llamaron a la puerta de varios soldados, aquellos que nos salvaron del terrorismo.

Y así, durante años, golpearon a las puertas de todos, uno a uno iban “cayendo” a las inmundas cárceles, por designio de la “dinastía” kirchnerista.

Un día, asumió un jefe de Ejército y muchos pensamos: “Llamará a la reconciliación nacional…”. Nos equivocamos, y mucho.

Por el contrario, se abrazó a “madres corruptas”, hizo sucios negocios y se llenó sus bolsillos de buen dinero.

Pero Dios, que TODO lo ve… fue paciente. Sólo ÉL tuvo esa paciencia que muchos no tenemos.

Y llegó el día.

A aquel jefe de Ejército que miró con indiferencia y desprecio a sus camaradas… hoy le golpearon la puerta.

Mi corazón está triste, no se regocija, porque cada soldado que “cae” preso es un trozo del alma que se nos desgarra.

¡DEFENDIERON A LA PATRIA! AL IGUAL QUE USTED.

Pero debo reconocer, que muy adentro de mis entrañas, deseaba este momento.

QUERÍA VERLO PRESO…. Y lo estoy viendo.

Pero quería verlo preso por CORRUPTO, por ladrón, por mentiroso, por haberse abrazado a aquel enemigo que nos dividió para el resto de nuestros días.

Jamás habrá paz en mi país.

Jamás habrá reconciliación.

Hoy usted lo sabe.

Hoy usted pasó a sumar un PRESO POLÍTICO MÁS.

Lo lamento.

Pero usted DEBE estar preso porque fue, es y será uno de los seres más nefastos que la década kirchnerista nos haya dejado.

No se escribirá en la historia que usted fue un gran soldado, porque usted manchó sus manos con el robo, la mentira y quien sabe… tal vez Nisman lo mire desde el Cielo.

Buenas noches, soldado, estoy segura que en la soledad de su celda está pensando en su esposa, en sus hijos, en su familia, al igual que hace cuatro años lo hace mi hermano.

Buenas noches, soldado, que Dios le de la paz que todo soldado merece y que su conciencia lo deje dormir por el daño que nos causó.

Compartir