«El ‘cambio de sexo’ es un eufemismo ‘derechohumanista’ para no decir que los están castrando»

Nicolás Ponsiglione, autor de "El relato pandémico", presentó su nuevo libro: "Disgenesia - La guerra mundial contra el potencial humano". "Que hayan podido encerrarnos y mantenernos controlados con el argumento sanitarista es una demostración brutal del nivel de deterioro ya logrado", afirmó.

322

Escribe: Valeria Vizioli (artículo sustraído de vvcomunicación.com.arTítulo original: «Pensamiento crítico en la era del panóptico digital: entrevista con Nicolás Ponsiglione»).

Decir que Nicolás Ponsiglione es ensayista, escritor e investigador no aporta nada nuevo, más bien, es data que encontramos haciendo un simple click en la red de redes. Sin embargo, me gustaría presentar a Nicolás como un ser pensante y un cuestionador nato que está constantemente en busca de la verdad, de aquella verdad que se oculta tras los velos oscuros del relato oficial y que está disponible para quienes están dispuestos a dejar de lado la miopía social. Si estás preparado, esta entrevista es para vos…

Sos investigador y autor de varios libros cuya característica principal es que tratan sobre temáticas bastantes delicadas y que suelen generar cierta incomodidad en la sociedad, sobre todo cuando son abordadas desde un punto de vista más bien disruptivo, como es tu caso. ¿Qué es lo que te impulsa a escribir sobre cuestiones tales como la libertad, la religión o la Educación Sexual Integral (ESI)?

Siempre me interesaron mucho las influencias que esclavizan al ser humano, y mis investigaciones son una forma de compartir las cosas que pude sacar a la luz. No tengo la verdad última, claro está, pero sin lugar a dudas que cualquier persona con ganas de ir más allá del velo externo en estos temas podrá sacar un gran provecho de mis libros. Al mismo tiempo, es una forma de honrar la dignidad y la libertad humana, porque siempre todo termina tratándose de eso, sobre todo en estos temas. El engaño conduce a la esclavitud, al sometimiento. Develar el engaño da una chance de libertad. Yo estoy convencido de que sin libertad genuina, el ser humano no puede desenvolver su potencial inherente, queda como un proyecto a medio hacer. Por este motivo, todos esos engaños y artimañas, de ayer o de hoy —religión como monopolio del control social, régimen sanitarista pandémico, ESI con ideología de género, etc.— tienen una implicancia muchísimo más profunda de lo que a simple vista parece.

En 2018 publicaste tu primer ensayo “PsicoHerejía, inquisición en el siglo XXI”. ¿Cómo surgió la idea de realizar tan intensa y compleja investigación?

Bueno, yo creo que ese trabajo es el más «molesto» de todos. Y eso que el de la ESI ya es de por sí bastante desagradable para el promedio de la gente. Entre el año 2000 y el 2014 tuve un maestro y formé parte de su escuela, y en ese libro —junto a dos amigos, condiscípulos— narramos la persecución que se sufrió en los últimos tres años de la vida de nuestro maestro. Ahí vi por primera vez en mi vida, en todo su esplendor y sufrido en carne propia, a qué nivel de engaño pueden llegar los medios de comunicación masivos, la política y la religión «oficial». La gente no tiene ni idea de lo que son capaces de hacer… ¡y que lo hacen todo el tiempo! Lo que vivimos con el ataque a la escuela es digno de una película de ciencia ficción, y hoy día sé perfectamente lo corruptos y podridos que están los medios, porque lo vi con mis propios ojos. Básicamente, mi maestro sufrió inquisición por parte de facciones ortodoxas de la religión católica, en pleno siglo XXI. En ese libro está explicado y documentado con lujo de detalles. Jamás lo hubiera imaginado, pero luego de haber vivido lo que viví esos tres años en que duró la persecución (hasta que falleció mi maestro en 2014), hoy sé que existe una vasta campaña de engaño en torno a las supuestas «sectas». Con rotular de «secta» a cualquier grupo, sea filosófico, ideológico, religioso o místico, hoy día aniquilan mediáticamente a cualquier grupo que se propongan. Y si es bueno o malo, si es delictivo o no lo es, no le interesa a casi nadie. Si la TV dice que es una «secta», la gente la odia visceralmente y el grupo sufre la aniquilación social. Esto a la religión oficial y mayoritaria le es sumamente conveniente, por ello tienen todo un cuerpo de ONG´s, abogados y mediáticos alquilados para ejecutar sus hogueras modernas.

Dos años después, en 2020 se editó “El fraude en la Educación Sexual Integral: infancia adulterada”. ¿Qué papel juega la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en este fenómeno tan en boga y cuáles son los verdaderos intereses que se esconden detrás de la perspectiva de género?

En realidad es la ONU la que está propulsando esto, desde la década del ’90 aproximadamente. Nadie más. O sea, todo empieza en la ONU y luego a lo sumo se pliegan sus asociados, diversas ONG´s y empresas. En ese libro hacemos todo el rastreo histórico y político del tema. Está relacionado con la búsqueda obsesiva de Naciones Unidas por el control natal y demográfico. En la década del ’90 adoptan esta ideología en torno al concepto del «género» como la estrategia por excelencia en antinatalismo radical. El género vino a reemplazar, eventualmente, al sexo. Orientar a las masas a lo LGBTIQ es orientarlas fuera de lo fértil sexualmente hablando. Orientarlas al «cambio de sexo» es un eufemismo derechohumanista para no tener que decir que las están castrando. Y así sucesivamente: no importa en qué aspecto de la «perspectiva de género» promovida por la ONU te enfoques, siempre vas a encontrar antinatalismo, reducción de la población y control demográfico. Pero esto está muy bien pensado, la masa compra esta cosa de la «perspectiva de género» porque ingenuamente se piensan que trata de los derechos de la mujer. Esa es solo la puntita del iceberg. Es política antinatalista pura y dura.

De la mano de la mal llamada “pandemia” vino “El Relato Pandémico”, uno de los pocos libros independientes que cuestiona el relato oficial de manera contundente, con explicaciones claras y argumentos más que sólidos. En tu caso, ¿cómo te diste cuenta de que estábamos inmersos en una gran farsa sanitaria?

Tan simple como que escuché a personas de ciencia hablando del tema, científicos con amplia trayectoria, médicos, epidemiólogos, etc. Cuando un poquito más tarde vi que empezaban a censurarlos a todos de manera muy alevosa, ahí empecé a sospechar que tras la mentada «pandemia» había en realidad un gran engaño colectivo. Y como al mismo tiempo, gracias a la investigación en torno al tema de la educación sexual con ideología de género, sabía sobradamente que la ONU no es lo que aparenta ser, cuando vi el mamarracho de la OMS en su abordaje de la supuesta emergencia sanitaria se me hizo muy obvio que era todo un circo. Circo que perseguía (y persigue) fines completamente opuestos a la salud y bienestar de las grandes masas.

Nicolás Ponsiglione fue entrevistado también por el periodista Marcos Kappes (clic en la imagen para ver entrevista).

Desde 2020 se intensificó aún más la censura y la prohibición de publicar y difundir todo aquello que se alejara del discurso de los grandes magnates que dominan este mundo. En ese contexto, ¿cómo lograste que “El Relato Pandémico” saliera a la luz?

A pulmón, desde mis limitados recursos. Las primeras ediciones las regalé casi todas, porque quería que se divulgara la versión no oficial de lo que estaba sucediendo. No fue fácil, porque en redes te censuran todo el tiempo, en YouTube no se puede hablar de estos temas, y luego en 2020 y parte de 2021 no podían hacerse reuniones ni nada por el estilo. Es impresionante como con este tema volví a ver la inquisición en acción, sólo que ahora en un círculo mucho más grande.

Actualmente estás presentando “Disgenesia: La guerra mundial contra el potencial humano”, donde nuevamente abordas temas candentes. ¿Qué es la disgenesia y cómo la vinculas con la realidad imperante?

En ese libro uso el término «disgenesia» como antónimo de eugenesia. La disgenesia vendría a ser la técnica para empeorar la especie humana, así como la eugenesia intentaría mejorarla u optimizarla. Ya es sabido que en los tiempos previos a la segunda guerra mundial la práctica totalidad de las élites políticas, científicas, ideológicas y médicas eran declaradamente eugenesistas. En la post guerra y tras la creación de la ONU, eso pasó a moverse bajo la mesa, mutando sus estrategias hacia otras más indirectas o sofisticadas. En el siglo XXI la disgenesia involucra una serie de metodologías tendientes a adulterar a la masa humana a fin de tornarla -básicamente- estéril y tonta, a la vez que con una esperanza de vida que ronde los 35 o 37 años de edad, enferma y adicta, esto es, absolutamente dependiente de diversas industrias. Esto que suena un poco a ciencia ficción, no sólo es un hecho que viene funcionando de lujo desde hace algunas décadas, sino que ya cosechó contundentes resultados en la sociedad. El que hayan podido encerrarnos a todos y mantenernos controlados con el argumento sanitarista fue una demostración brutal del nivel de deterioro ya logrado.

Portada del último libro de Nicolás Ponsiglione.

¿Cuáles son tus planes a futuro? ¿Sobre qué otros temas tenes pensado escribir?

Actualmente comencé a trabajar en un libro que publicaré seguramente en 2023 y que se desprende forzosamente del libro «Disgenesia». Trata sobre lo que llamo la Singularidad del Saber, o la «primera revolución espiritual» de la especie humana. Considero que la llamada «cuarta revolución industrial» se entrecruzará con la «primera revolución mental o espiritual» de la especie humana, y este cruce determina el fin de un viejo régimen y el inicio de uno nuevo. En pocas palabras: hemos vivido como civilización en un régimen industrialista los últimos 300 años aproximadamente, régimen enraizado en la anti espiritualidad y en el materialismo radical, pero su fracaso absoluto se ha hecho patente ya hacia fines de la década de 1980. Esta cosmovisión materialista, consumista e irreligiosa, cosechó un fracaso rotundo tanto a nivel económico, ambiental, social o humanitario, como médico. En la actualidad, los estratos privilegiados de dicho régimen piensan hacer hasta lo impensable con tal de rearmar el modelo y perpetuarlo indefinidamente. Por eso están echando mano a la «cuarta revolución» de manera tan acelerada y desprolija. Al mismo tiempo, un nuevo paradigma ya empezó a germinar por numerosos intersticios de nuestra sociedad, y tales paradigmas harán caer, sin siquiera proponérselo, las posiciones de privilegio del viejo orden de la existencia industrialista. Yo creo que estamos atestiguando una colisión de mundos, un pasado cristalizado en un statu quo que se resiste a ser transformado, y el nacimiento de todo un Saber y de un nivel de conciencia que torna imposible de base la perpetuación del anterior estado de cosas en nuestra civilización.

Conozca más al autor en esta interesante charla junto con el periodista Marcos Kappes: https://odysee.com/$/embed/@marcoskappesok:3/DISGENECIA-EDIT:d?r=4bsfsya3rMyynJmAhXFFFrHKbrrU73jT


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

Compartir