De no creer: le perforaron la base del cráneo tras hisoparlo

Ocurrió en Tierra del Fuego. La víctima fue obligada a realizarse el PCR. Asegura que fue mal atendido por los médicos. Deberá hacer reposo debido a que cualquier cirugía podría ocasionarle daños irreparables. No puede trabajar para "pagar las cuentas" y necesita ayuda.

3119

Escribe: David Rey

No solo que el PCR o hisopado es inespecífico (no sirve para detectar ninguna enfermedad) sino que además también puede ser muy perjudicial, sobre todo cuando un bruto lo lleva a cabo. Quien así no piense, que vaya a hablar con Doroteo «Teo» Torales, residente de la pequeña localidad de Tolhuin, Tierra del Fuego, y que ahora está “moqueando” líquido encefalorraquídeo tras haber sido “obligado” a practicarse uno. Le rompieron nada menos que la base del cráneo… y puede quedar con daños para toda la vida.

El Jueves Santo del 18 de abril no fue tan santo para Teo. Volvió a levantarse con dolor de cabeza y garganta… y mientras todo el mundo pensaba qué hacer el fin de semana largo, Teo más bien pensaba cómo aprovecharlo para recuperar su salud de modo tal que la semana siguiente pudiera estar “arriba” otra vez para trabajar, llevarle el alimento a su familia y -claro- pagar las cuentas.

Eran pasadas las 5 de la tarde cuando Teo llegó al Centro Asistencial de Tolhuin para que le vieran lo que tenía. Tras esperar más de una hora y media (y notar que otros pacientes se “le colaban”), se exacerbó e hizo saber su asombro al mismo hospital. Es que la popular expresión “el que no llora no mama” también tiene su llegada, incluso, al fin del mundo. Pero a Teo, esta vez, quizá le hubiera convenido esperar un poco más…

Finalmente lo recibió la médica, quizá molesta por el arrebato de este norteño con acento a formoseño. Y, antes de mandarlo a hacer una radiografía de tórax, lo mandó a que se hiciera el bendito PCR, algo que -primeramente- Teo resistió con toda lógica. Es que ya estaba harto de que le metieran cosas en la nariz… Pero la doctora le aseguró, entonces, que era la única forma de saber qué enfermedad tenía, convirtiendo de este modo en papel higiénico cientos de años de avance medicinal.

Teo terminó por acceder. Pero la médica no. Y fue tan brusca, tan hosca, tan inhumana y tan bestia… que con la práctica del hisopado terminó perforándole nada menos que la base del cráneo. Inmediatamente la víctima sintió un ruido y un agudo dolor en el centro de su cabeza. El hombre, aquel Jueves Santo, fue al médico… para poder estar más o menos curado el día lunes, y poder ir a trabajar para pagar las cuentas.

El caso es que el día lunes, cuatro días después del PCR, Teo terminó siendo derivado a Ushuaia porque estaba despidiendo líquido encefalorraquídeo por la nariz, tal cual lo firmó el neurocirujano que lo atendió, doctor Carlos Cabrera. La “fístula LCR poshiposado” es algo bastante grave y que amerita una corrección basada en absoluto reposo, ya que cualquier cirugía que pretenda arreglar esa brutal quebradura de hueso, en la base misma del cerebro, podría aparejar secuelas inenarrables.

Teo tiene miles de motivos para presentar una denuncia por la mala praxis de la que fue víctima, pero -en verdad- el único importante de todos es que ahora no puede trabajar y su familia necesita comer y él tiene que seguir pagando las cuentas. “Yo tengo familia, yo tengo mis cosas. Tengo que pagar la luz, el agua, el gas… Tengo muchas cosas que pagar, y a mí estos quince días que tengo que estar sin hacer nada, nadie me va a dar ningún peso”, dijo, en una entrevista radial que le hicieron.

Jueves Santo, Teo solamente pensaba en curarse para estar bien para el lunes, para seguir haciendo aquello que, todavía, sigue haciendo girar al mundo: TRABAJAR. Pero, con resignación, no encontró mejor remedio que la misma realidad que le tocó enfrentar, tras ir al médico: “Al final, me quedé más mal de lo que estaba”.

Escuchar entrevista a Teo Torales:


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Compartir