«¡Devuélvanme mi libertad!», la carta de un militar detenido a los políticos

Juan Armando Giovarruscio lleva preso 10 años en el marco de los juicios de lesa humanidad. "Hoy no se logra ni verdad ni justicia y sí se esconde y se justifica la agresión asesina del terrorismo marxista".

257

Escribe: Juan Armando Giovarruscio (***)

Presidente de la Cámara de Senadores:
Dra. Cristina Elizabeth Fernández

Presidente de la Cámara de Diputados:
Señora Cecilia Moreau

Bloque Oficialista de la Cámara de Senadores:
Señor Jose Mayans

Bloque Opositor de la Cámara de Senadores:
Dr. Luis Petcoff Naidenoff

Bloque Oficialista de la Cámara de Diputados:
Señor Germán Pedro Martínez

Bloque Opositor de la Cámara de Diputados:
Mario Raúl Negri – Cristian Ritondo

S______________________/_____________________D:

De mi consideración:

Señores representantes del Pueblo de la Nación;

¡DEVUELVAN MI LIBERTAD!

Sí, señores Senadores y Diputados del Honorables Congreso de la Nación Argentina. Devuelvan mi libertad y la de todos los que se encuentran “ilegítimamente” presos por haber luchado y derrotado la subversión marxista que, en la década del 70, atacó al estado argentino durante un gobierno constitucional.

¡Urgente! Deben “devolvernos la libertad” dado que nos la robaron con trampas y artimañas políticas con el fin de construir un poder que no tenían. La ciudadanía que los eligió en el 2003 mediante un voto disperso posibilitó que llegara al gobierno un siniestro personaje sin escrúpulos, cuya única virtud era “adorar cajas fuertes”.

Esta historia es muy conocida, no es necesario reiterarla. Sí es de suma importancia destacar por qué “exijo mi libertad y las de todos mis camaradas, ancianos ya, que se encuentran privados de la libertad junto a sus seres queridos. Seres que se ven sometidos al escarnio y prejuicio públicos por ser hijos de, nietos de, esposas de, madres de, sin merecerlo.

¿Por qué digo nos “robaron” la libertad? Porque para ello se valieron de triquiñuelas políticas anulando leyes constitucionales legítimamente sancionadas por el Congreso de la Nación. Logrado ese objetivo “inconstitucional” (el Congreso no anula leyes. Sí puede derogarlas, pero nunca con efecto retroactivo), mediante acciones cuasi mafiosas, “apretando a jueces y hasta la misma Corte Suprema de Justicia de la Nación, con amenazas de llevarlos a juicios políticos”. De esta forma, “derrumbaron de un plumazo, lo que a la humanidad le llevó años de análisis y estudios sobre la “irretroactividad”. Fenómeno que no permite que las nuevas normas tengan efecto hacia atrás en el tiempo. Soporte esencial de nuestra Carta Magna.

Así, la dirigencia política, urgida del reconocimiento de la ciudadanía (no olvidar que esta les había dicho “que se vayan todos”), atacó y no titubeó en llevarse por delante la Constitución Nacional y Tratados internacionales, haciendo de estos últimos caprichosas interpretaciones.

Logrados estos atropellos inventaron las siguientes mentiras que, luego, se transformaron en la columna vertebral de las acusaciones y condenas en todas las causas por los mal llamados “juicios de lesa humanidad”.

Mentira número uno: “Plan sistemático”. Señores, en Argentina no hubo “Plan Sistemático”. Sí un decreto presidencial que dio origen a un Plan de Operaciones. De dicho plan se desprendieron “Ordenes de Combate”.

Mentira número dos: “Aparato Represivo”. En Argentina no existió tal aparato. Sí existió y existen fuerzas armadas (Ejército, Marina y Fuerza Aérea), subordinadas a estas las fuerzas de seguridad (policías, gendarmería, prefectura, etc.).

Mentira tres: Secuestros. Las FF. AA. en operaciones no cometieron secuestros. Sí “capturaron” y “pusieron fuera de combate” a combatientes y colaboradores de “fuerzas enemigas adiestradas y entrenadas en las artes de la guerra de guerrillas. Enviadas por potencias extranjeras para atacar el sistema de vida republicano y federal de la patria con el objetivo, declarado, de reemplazarlo por uno de modalidad totalitaria.

Vale aclarar que el término «secuestro”, en las causas de “lesa”, se utiliza para dar vuelta el significado de “captura/detención”. Procedimientos legales al momento de los hechos que hayan sido estos abiertos o encubiertos por razones de guerra.

Es decir, los cuadros medios e inferiores de las FF. AA. y FF. SS. COMBATIERON dentro de las normas y procedimientos establecidos en los reglamentos de combate y de guerra de guerrilla redactados y aprobados por leyes constitucionales. Se debe destacar que dicha modalidad de combate fue propuesta por el asesino agresor. Se trató de un enemigo “traicionero” al que no le interesaban sus semejantes, fueran niños, ancianos, padres o madres.

Cuarta mentira/distorsión: “Crímenes de Lesa Humanidad y Genocidio”. En Argentina no se han cometido crímenes de tal categoría. Para ilustrase solo necesitan leer el Estatuto de Roma y su implementación en Argentina.

Lo contrario corre por cuenta de los traficantes de la mentira que buscan desinformar al ciudadano común y al desprevenido trabajador.

Estas mentiras, meticulosamente estudiadas y “compradas” luego por la ciudadanía, les permitió “esconder” el verdadero objetivo del ataque terrorista al sistema constitucional de la República Argentina.

Vemos entonces cómo se le quebró el “alma” al derecho” y, a partir de ello, la aplicación “retroactiva de la ley” para los mal llamado juicios de “lesa” se naturalizó. Hoy una mayoría de dirigentes montan sus campañas sobre “la falta de justicia en argentina”, sin percibir que el punta pie inicial a tal quebrantamiento se lo dieron cuando se decidió violar el artículo 18 de la CN y así someternos a circenses juicios.

Todas las acciones de aquella guerra pudieron y, pueden, ser investigadas y sancionadas con las leyes vigente al momento de los hechos. Especialmente con el Código de justicia Militar (aquel, contemplaba la pena de muerte), por lo que no se puede pensar que era benévolo.

Pretender hoy, cuarenta años después, solucionar un conflicto interno armado con el Código Penal para tiempos de paz, es de una imperdonable miopía intelectual de la dirigencia. Con el agravante de permitir al enemigo derrotado en el terreno de las armas volver a atacar la paz ciudadana mediante nuevas máscaras contempladas en el marco de las guerras “asimétricas de nueva generación”.

Como vemos, queda claro, aquella política de “ocasión” se convirtió en un rotundo fracaso. Su único y perverso resultado es encarcelar ilegítimamente a cuadros subalternos que no tuvieron el “poder y tampoco la decisión política del momento”.

Por ello hoy no se logra ni verdad ni justicia y sí se esconde y se justifica la agresión asesina del terrorismo marxista.

Por eso pido: “DEVUELVAN MI LIBERTAD”. ¿Qué esperan para interrumpir la cadena de homicidios cometidos bajo el disfraz de “lesa humanidad”? A la fecha son 766 los muertos en cautiverio. Su mayoría, sin condena (inocentes).

El inventario en materia de fracasos de políticas implementadas durante los últimos veinte años es voluminoso. Cabe la pregunta: ¿Por qué enjuiciar a los cuadros subalternos combatientes del terrorismo es la única exitosa?

Señores, no se trata de piedad, benevolencia o lástima. La solución está plasmada en nuestra Ley fundamental.

Se llama “AMNISTÍA”. Por algo está contemplada en nuestra CN. Justamente para resolver enfrentamientos dolorosos con la finalidad de que no se vuelvan a reiterar.

Es necesario corregir las aberraciones jurídicas cometidas en el 2003 al sancionar leyes ex post facto y aplicarlas retroactivamente.

Ha llegado el momento de debatir públicamente este tema sin miedo. Es tiempo de corregir un fatal error político que abrió la puerta a la violación de la Constitución Nacional.

Hace poco tiempo, el periodista y abogado Jose Claudio Escribano, (#) refiriéndose a la actuación del periodismo en la década del 70, se expresó sobre el mismo al decir:  “… si dentro de 25 años no se expresara algo equivalente que la prensa argentina no se ha ocupado todavía o, en su momento, no se ocupó, de los temas que a los cuales estaba llamando la discriminación establecida en el siglo XXI, entre la suerte de los que mataron en el nombre y los sueños de la patria socialista y aquellos que incursionaron en el terrorismo de estado, (*), para acabar con la subversión que también actuaba con metodología terrorista”.

No hay dudas señores. Este proceso de “revancha”, so pretexto de hacer justicia, debe pararse. No se puede corregir un error con otro mayor. Persistir en esta equivocación, es reconocer que no aprendimos nada de la trágica década del 70.

¿El lugar?  Congreso de la Nación. ¿Los actores?, ustedes. ¿Tema?: ¡¡¡AMNISTIA, NO ES IMPUNIDAD!!!

Cordialmente.

(***) Preso Político Argentino
10 AÑOS PRIVADO DE LA LIBERTAD

(#) Periodista, abogado y ex subdirector del Diario La Nacion y miembro de su directorio.

(*) Expresión “terrorismo de estado”. No existió terrorismo de estado. Si se ejecutaron acciones de “combate” que “aniquilaron” al enemigo señalado por el poder político constitucional.

Programa Odisea en Argentina, conducido por Carlos Pagni. Día 28 de noviembre de 2022.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

Compartir