El voto útil y el proyecto a futuro

83

CapturaPor Manucho Noya Quintana

Se acercan las P.A.S.O. y escucho hablar mucho del “voto útil”. No es algo nuevo tampoco. Creo que desde que tengo uso de la razón (comentarios irónicos welcomed) se habla del tema. Es más, seguramente esta pequeña reflexión ya la hizo antes alguien con mayor profundidad y claridad conceptual, pero no quería dejar pasar la oportunidad de que me acusen de plagio.

Nos cansamos de pedirles a los candidatos y gobernantes políticas de Estado, proyectos a futuro, coherencia intelectual  respeto a las promesas de campaña, compromiso con los ideales que declaman, pero cuando llega el momento de ir a las urnas, lo que más se escucha en la calle es “mirá, mucho no me gusta Fulano, pero la verdad es que es el único que le puede hacer fuerza a Mengano, así que lo voy a votar igual”. O “a mí me gusta Zutano, pero viste, no junta 20 votos ni llevando a toda la familia, así que no voy a tirar mi voto y voy a votar a Perengano, que tiene chances”.

Entonces, cuando vas a las urnas, hacés todo lo contrario de lo que le reclamás a los políticos. No votás por convicción. No votás un proyecto a futuro. No votás con coherencia intelectual ni compromiso intelectual. Votás «útil»

votoAl momento de votar, votá lo que te guste. Votá al candidato que sentís que representa mejor tus intereses, tu visión de la vida y la política, tus principios. Porque, ¿sabés qué? En algún momento todos los que hoy están en los principales lugares de la política fueron totales desconocidos. Y fueron creciendo porque su base electoral se ampliaba poco a poco.

¿Sos de izquierda? Votá a la izquierda. No importa que no gane. Ni que saqué el 0.0002% de los votos.  Votá tranquilo al Partido Izquierdoso por la Eliminación de la Propiedad Privada. Lo mismo si sos de derecha. ¿Te gusta el Partido Nacional Patriótico por la Defensa del Honor Argentino y la Búsqueda del Destino Manifiesto? ¿Y qué si los votan vos y sus candidatos nada más, porque ni su familia se anima? ¿Te gustan las propuestas del Movimiento Anárquico para la Derogación de toda Legislación que impida la Consecución de la Felicidad? Dale para adelante.

En algún momento tu partido o tu dirigente favorito llegará. O no, pero cuando el domingo a la noche te acuestes a dormir vas a tener la conciencia tranquila. Y el lunes a la mañana, al conversar con tus compañeros de trabajo sobre el resultado de las elecciones vas a poder decir sin ningún tipo de vergüenza a quién votaste. Y vas a tener altura moral para reclamar. Porque lo mismo que vos les exigís a los candidatos y gobernantes es lo que demostrás al momento de votar: compromiso.

Votá convencido. Ése es el voto útil.

Fuente: Yo, opinólogo

Compartir