Entre Binner y Obeid, un trasfondo blanco

79

06-21-obeid.jpg_88717827


CarlosEVianaPor Carlos E. Viana

“Donde no hay poder común, la ley no existe; donde no hay ley, no hay justicia”. Thomas Hobbes.

“Supimos ejercer el control político sobre la policía en la lucha contra la delincuencia y el narcotráfico. No hay excusa para que un gobierno deje escapar el control sobre la institución policial”.

Con estas frases Jorge Obeid hace su publicidad como candidato a Diputado Nacional por el Frente para la Victoria y lo hace en forma reiterada por todos los medios de la Provincia.

¿No se da cuenta el ex gobernador de Santa Fe que se está involucrando en lo que dice que combatió?

Porque durante sus dos gobiernos provinciales la drogadicción era corriente en la Provincia de Santa Fe. El narcotráfico también, es decir, la Policía que él dice que supo controlar no actuó contra estos flagelos precisamente durante sus gobiernos, donde estos crecieron en toda la Provincia.

Es cierto que durante los gobiernos socialistas-radicales, de Binner y Bonfatti, siguió creciendo la venta de cocaína, marihuana y otras drogas que se consumen y venden libremente en la Provincia. Los gobiernos socialistas-radicales no pueden alegar inocencia después de seis años de gestión y tan luego con un Jefe de Policía de la Provincia y antes Jefe de Drogas Peligrosas acusado de narcotráfico. Pero tampoco se puede ignorar que ésta fue la herencia que les dejo Obeid.

Obeid y las conmutaciones de penas a delincuentes

Los motochorros y los montochorros se institucionalizaron durante los gobierno de Obeid, debido en parte a las conmutaciones de penas que favorecían a más de 500 delincuentes en cada fecha patria. Ningún delincuente por terrible que hubiera sido su crimen estuvo más de 14 años preso en el mejor de los casos. Los escapes desde las comisarías fueron moneda corriente y la aplicación del “garantismo” de Zaffaroni y Gil Laavedra hicieron de la impunidad un hecho cotidiano.

Hubo asesinatos de policías que habían descubierto casos de narcotráfico, como ocurrió cerca de Resistencia y en el mismo Rosario. Los jefes de policía fueron trasladados cuando fueron molestos. La sección de Inteligencia de la Policía de Santa Fe fue desmantelada y sus jefes perseguidos. ¿Sabían demasiado?

En la Provincia sólo quedó Drogas Peligrosas centralizada en la Jefatura de Policía, desde donde es controlada directamente por el Ministerio de Seguridad.

Si Obeid dice que controló a la Policía cuando ocurrió esto se está autoimplicando en el narcotráfico. Esperamos que haya sido solo un descuido en la campaña electoral del candidato del Frente Para la Victoria y que no tomó conciencia de lo que estaba diciendo.

La responsabilidad el partido de Obeid el FpV en el orden nacional

En otra frase publicitaria, dice Jorge Obeid, candidato a Diputado nacional por el Frente Para la Víctoria: “Vamos a trabajar juntos con el gobierno nacional para que Santa Fe vuelva a brillar”.

Pero el tema de la seguridad es uno de los temas en que el gobierno nacional del FpV precisamente no brilló. Él mismo es responsable por la política de apoyo al “garantismo” de Zaffaroni, que considera a los delincuentes como víctimas de la sociedad y a los ciudadanos honestos como culpables. Y qué decir del narcotráfico. Si el narcotráfico llegaba ya a la Provincia de Santa Fe durante los gobiernos de Obeid y ahora, es porque el gobierno nacional no controla las fronteras. Santa Fe es una Provincia mediterránea sin fronteras.

Al gobierno nacional le sobró dinero para radarizar las fronteras y no lo hizo durante diez años. Las fuerzas de seguridad que deberían ocuparse de detectar a los narcotraficantes están dedicadas a controlar el tránsito, a Puerto Madero – sede domiciliaria de la oligarquía política gobernante y los servicios de inteligencia de la misma -, a la oposición y al periodismo.

¿En qué va a “trabajar junto al gobierno nacional” Jorge Obeid? ¿Para que siga brillando el narcotráfico y la drogadicción?

¿Va a “trabajar junto al gobierno nacional” para que los delincuentes, los narcotraficantes y los terroristas sigan impunes?

Quiero pensar que el candidato a diputado nacional del Gobierno Nacional, está mal asesorado por sus agencias de propaganda política, porque si no debería ser procesado.

De los Montochorros al Narcosocialismo

Debemos reconocer que el gobierno socialista radical recibió una pesada herencia que les dejó Jorge Obeid en materia de inseguridad, narcotráfico y drogadicción. No obstante después de casi seis años de gobierno darse cuenta que el primer Jefe de la Policía Provincial fue acusado de narcotráfico, con el agravante que durante el gobierno de Binner había sido Jefe de Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia, no tiene excusa. Sabemos que muchos dirigentes socialistas y radicales son honestos, pero no seamos ingenuos, alguien debe haber sabido de esto y la responsabilidad cae sobre el gobierno socialista radical. Ante esto los candidatos por el Frente Cívico y Social de socialistas y radicales, encabezados por Binner (PS), Barletta (UCR), Ciciliani, Javkin (extrema izquierda) dicen que quieren “un gobierno normal”. ¿Son normales el narcotráfico, la delincuencia y la drogadicción generalizadas?

La Provincia Blanca o la Nueva Chicago

La Provincia de Santa Fe esta blanqueada pero no precisamente por su pureza, sino por la cocaína cuya venta es prácticamente libre. La droga ha hecho a los delincuentes más violentos: en lo que va del año 2.013 hubo más de 120 asesinatos sólo en la ciudad de Rosario. Récord histórico que duplica las cifras de tres años atrás. Los motochorros circulan libremente en motocicletas sin patente por las ciudades de Rosario y Santa Fe, sin ser detenidos. La guerra de carteles de narcotráfico es corriente y ya dejó decenas de muertos. Las barras bravas se tirotean y se diputan los “dealers” y el estacionamiento en las inmediaciones de los estadios de fútbol. Las estaciones de servicios, los comercios, los restaurantes, los colectivos son asaltados diariamente. Los delincuentes que son capturados entran por una puerta de la comisaría y salen por misma en pocas horas. La Policía no actúa y al gobierno socialista radical no parece importarle, más allá de dar declaraciones, pero hechos para dar seguridad efectiva a los ciudadanos honestos nada.

Los socialistas, los radicales santafesinos y el Frente Para la Victoria, coinciden con las doctrinas garantistas de Zaffaroni y de Gil Laavedra (Diputado Nacional, UCR), que hasta ha propuesto junto con el FpV en el Congreso Nacional la reducción de penas para delitos graves como el secuestro seguido de muerte o la violación seguida de muerte.

Rosario se ha transformado entre los gobiernos de Jorge Obeid y los del socialismo en la Chicago Argentina, con connotaciones parecidas a las de esa ciudad norteamericana en los años veinte y treinta. Que el electorado de la Provincia vote por ellos habla de una profunda crisis moral que debería conmover a los miles de damnificados por la delincuencia.

El otro candidato sobresaliente en la Provincia, Miguel Del Sel, propuso establecer la “emergencia de seguridad” en la Provincia de Santa Fe. Es una propuesta, pero no debería insistir más este postulado esencial para la tranquilidad de los santafesinos.

Hobbes, el gran filosofó político, dijo que la principal tarea del gobierno era garantizar la seguridad y afirmó: “Donde no hay poder común, no hay ley; donde no hay ley, la justicia no existe”. El poder aquí no es común, porque el pueblo está viviendo en la inseguridad. El poder es de algunos partidos políticos, del narcotráfico y de los delincuentes.

Fuente: Informador Público

Compartir