Entrevista a Arturo Cirilo Larrabure

190
A MÍ EN la escuela nunca me contaron la historia del Teniente Coronel Argentino del Valle Larrabure. Es más, cada vez que -ya estudiando Periodismo en un instituto público de Rosario- me interesaba porque la cosa fuera más allá del discurso de los profesores (siempre, en mi caso, «hinchando» con la misma historia de siempre, en que los militares eran unos monstruos sanguinarios y sus enemigos unos pobres «jóvenes idealistas»), misteriosamente se pasaba a otro tema y chau historia argentina por hoy. Y así siempre. Así siempre. Asumo que ahora último ya ni me interesaba en que el argumento fluyera de forma más exhaustiva, más sincera, más imparcial.
     Me lamento por mis entonces compañeros, aunque algo me dice que habrá habido más inteligentes que yo que ni se molestaban en retrucar la porfía del profesor porque habrán asumido mejor la intrascendencia de lo mismo. Entiendo que también tuve compañeros, por otro lado, que aprovechaban las clases -igual que los docentes- para militar religiosamente sus tristes y densos dogmas «revolucionarios». Agradezco a Dios y a la vida que se me haya puesto en un destino distinto a eso.
     El Teniente Coronel Argentino del Valle Larrabure fue un Ingeniero Químico de la Fábrica Militar de Villa María, en la Provincia de Córdoba, y precisamente la noche del sábado 10 de Agosto de 1974, en que estaba celebrando un recambio de autoridades, un centenar de terroristas del ERP irrumpió con el fin de secuestrarlo. El Capitán García, en un intento por escapar en busca de refuerzos, fue acribillado alevosamente por la espalda. Argentino del Valle Larrabure, que casualmente se hallaba acompañado por su mujer, se hinchó de coraje, se presentó como Mayor de la Fuerza, y para que no haya más derramamiento de sangre se entregó a los terroristas.
     Estuvo encerrado en una de las mentadas «Cárceles del Pueblo» (un cubículo inmundo de no más de un metro y medio cuadrados) exactamente durante 372 días, donde fue terriblemente torturado y finalmente asesinado el 19 de Agosto de 1975. Secuestrado, torturado y asesinado EN PLENO GOBIERNO DEMOCRÁTICO (las mayúsculas son para que mis profesores de Periodismo y otros tantos más, que evidentemente padecen problemas miopía, alcancen a leer esta partecita que siempre se insinuó borrosa a sus ojos).
Arturo Cirilo Larrabure es uno de los hijos del Teniente Coronel en cuestión, cuyo nombre -conjuntamente con el de su madre, su hermana y su abuela- aparece repetidamente garabateado en los papeles que servían de distracción a Argentino del Valle en su terrible y largo encierro. Con gran predisposición, Arturo me concedió la entrevista de la que podrán formar parte a continuación, fraccionada en tres partes de trece minutos cada una y minuciosamente detallada con material gráfico.
     Arturo es un estoico luchador por la causa de su padre, es decir, porque el pueblo conozca aquella parte de la historia que ignominiosamente un sector depravado de la sociedad pretende callar desde siempre. En todos sus años de ardua y reconocida lucha, nunca jamás el actual gobierno de los Kirchner tuvo (aunque sea) la decencia de dirigirle un llamado teléfonico, todo lo cual lleva a deducir una actitud culposa de los gobernantes y a recordar la figura incansable de Victoria Villaruel (Presidente del CELTYV y autora del libro «Los llaman… ‘jóvenes idealistas'») cuando dice que «los terroristas que ayer asolaron el país hoy están en el Gobierno».
     Muchas cosas más podría decir, pero incurriría tanto en el abuso de la paciencia del lector como en la repetición de las palabras que podrán apreciar en la siguiente entrevista. Simplemente deseo que la misma constituya un documento inefable para todo aquel que tenga el valor de conocer los pormenores más drásticos (y los menos contados) de la parte más delicada y discutida de nuestra historia reciente. Ojalá algún día se hable de esto en las aulas de las universidades argentinas, hoy por hoy devenidas en pueriles mítines políticos.
 
SE SOLICITA DIFUSIÓN 
Primera Parte
Segunda Parte
Tercera Parte
Compartir