Fabricio Zulatto, Lucía Pérez… y vos

164


David ReyEscribe: David Rey

A Fabricio Zulatto, de 21 años, la misma persona que le vendía drogas no sólo que lo mandó a matar sino que hizo enterrar su cuerpo en el pozo ciego de una villa miseria de Rosario. Este criminal ya había matado a su novia y gozaba de libertad «condicional».

A Lucía Pérez, de 16 años, los narcotraficantes que le vendían droga a la salida del colegio la asesinaron luego de violarla y torturarla de manera indescriptible.

¿Fuerte, no?

Yo sé que digo cosas duras. Yo sé que digo cosas que quizás no te gusten y por las que incluso puedas odiarme.

Pero tengo algo más duro para decirte: si vos sos de aquellas personas que compra drogas a algún narco, si vos sos de aquellas personas que «de vez en cuando se fuma un porrito» o se toma una pastilla «para pasarla bien…», «total no pasa na’…».

Si vos sos de esta clase de gente (la que piensa que «un caño no le hace mal a nadie»), es oportuno que replantees algunas cosas en tu conducta.

Porque gracias a lo que vos hacés (comprarle droga a un narcotraficante) se mantiene en pie todo este negocio criminal y asesino que cada día está haciendo más desastres en nuestro país. No te va a gustar: pero vos, de este modo, también sos responsable por todos los crímenes que, por causa directa o indirecta del narcotráfico, están ocurriendo en Argentina. Se matan entre ellos, matan a quien sea, se revientan por ocupar el territorio donde te venden la droga… a vos. La droga que vos les comprás a estos criminales.

De la justicia, está claro que por ahora no podemos esperar nada. De los políticos, mucho menos (¡ellos son los narcos!).

Querido amigo, si vos estás «en ésa», yo te pido que revises tu situación. Porque para empezar a resolver de verdad el problema del narcotráfico en nuestro país… es necesario que vos dejes de comprar droga.

Sin comprador, no hay vendedor. Sin consumidor, se termina el narcotráfico.

Yo sé que absolutamente todos los argentinos (incluso los que jamás tocaron un porro), todos tenemos que hacer algo – por más minúsculo que parezca – para empezar a darle un final a esta historia que cada día se torna peor.

Te lo repito: todos tenemos que hacer algo. Aportar con lo que sea.

Y vos, amigo… vos también tenés que hacer algo. Así como el narcotráfico se sostiene gracias a esa «comprita» que vos hacés, el narcotráfico podría empezar a terminarse si dejás de hacerla. Como vos, hay millones de jóvenes… que si dejan de hacer esa «comprita», los narcos se tendrían que ir de este país.

Si vos ni siquiera hacés esto que te pido, ¿con qué derecho podés exigir luego vivir en un país mejor? ¿O te parece bien vivir en un país donde ocurren las atrocidades que ocurren? ¡Por supuesto que no!

Algunos hablan de «despenalizar» o «legalizar» las drogas. Dudo que esto pueda servir… pero esto no quita el compromiso que vos tenés que asumir y que es mucho más valioso que lo anterior. Lo que le va a servir a este país es lo que vos puedas hacer, no lo que hagan por vos.

Por esto, vos también tenés que hacer algo para parar todo este desastre.

Tu aporte puede parecer pequeño, pero tu misión es grande. Muy grande…

El narcotráfico, termina en vos. Porque el futuro empieza en vos.

Pensalo.

Compartir