Insólito: Carlos Pampillón deberá declarar ante el juez en base a acusaciones vertidas por perfiles «truchos» de redes sociales

El líder del partido Renacer tendrá que presentarse este 5 de octubre ante la justicia de Mar del Plata. Ya había sido sobreseído en 2019, pero el fiscal Eyherabide lo volvió a citar "por estar al frente de una agrupación activista de ultraderecha". Uno de los fundamentos de la citación recoge el comentario de alguien que utilizó el nombre de la hermana del imputado.

1453

Escribe: David Rey

El cinco de octubre -justo el día de las Víctimas del Terrorismo en Argentina-, el máximo referente del partido político Renacer, Carlos Gustavo Pampillón, deberá presentarse, otra vez, ante la justicia marplatense para declarar, a instancias del fiscal federal Santiago Eyherabide, por “liderar una agrupación activista de ultraderecha”. Le endilgan, según el diario La Capital de Mar del Plata, haber llevado a cabo “actos discriminatorios” y realizar propaganda “basada en ideas o teorías de superioridad de una raza, religión o grupo étnico y de haber cometido intimidación pública”.

Pero lo curioso es que las razones por las que “el Pampi” deberá comparecer ante el juez ya fueron comprendidas en el pasado, de todo lo cual el “imputado” salió absolutamente sobreseído en 2019, más allá de las agresiones físicas que sufrió, por parte de algunos soldaditos de los Derechos Humanos, una vez terminado el juicio. Vale recordar, además, el día que Renacer se lanzó a la arena política en la ciudad de La Plata, a comienzos de 2021, cuando el local donde se congregó la agrupación resultó brutalmente atacado, otra vez, por los mismos soldaditos “antifa”. Les tiraron con piedras y cadenas y DAVIDREY.com.ar fue uno de los pocos medios de Argentina, sino el único, que cubrieron el ataque (motivo por el cual, incluso, quien subscribe llegó a ser literalmente amenazado).

El líder de Renacer fue sobreseído por las mismas cuestiones por las que la Justicia lo volvió a citar.

Pampillón es el líder de un partido nuevo que, sin ambages, se define de “derecha patriótica”. Renacer no solo que ha logrado expandirse a lo largo y a lo ancho de todo el país, sino que, además, compitió en las pasadas elecciones en algunos lugares de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe. Claro que tan significativo crecimiento -a pesar de la constante persecución, que lejos estuvo de acobardar a nadie- iba a molestar a algunos, de manera que no les quedó mejor remedio que reabrirle a Pampillón algunas causas en base a “nuevos” testimonios obtenidos, aunque parezca mentira, de perfiles truchos de redes sociales. Así es: la misma justicia a la que se “le borró” el contenido del smartphone del supuesto magnicida de Cristina Kirchner, se fundamenta en perfiles de Facebook para acorralar al líder de Renacer.

Tal es el explicativo caso de un perfil cuyo nick se corresponde, nada menos, que con los tres nombres de la propia hermana de Pampillón, es decir, “Jorgelina Beatriz Mara” Pampillón. Como podremos apreciar en la imagen suscrita, la justicia se basa en el comentario vertido en una noticia de un sitio web (elmartillojudicial.com.ar), de julio de 2011, proveniente de una persona tan imposible de identificar como de creer que se llame exactamente igual a la hermana del aludido. Esto no es todo: el comentario en cuestión se subscribió en 2014, es decir, tres años después de publicada la nota (¡vaya vigencia!), pero bastante antes del sobreseimiento de “el Pampi” y de que Renacer mismo existiera.

Carlos Pampillón con la «verdadera» Jorgelina, es decir, su hermana.

Por otro, si algo faltaba para convertir en una simple expresión de deseos la acusación de “nazi” por parte del fiscal Inchausti, el periodista Alejandro Chaya, productor y conductor de “Contracara”, posteó un video en redes sociales donde dijo que “conozco a Carlos Pampillón, con quien somos algunos de los fundadores de Renacer, partido del cual me retiré por motivos personales, nunca por motivos religiosos o ideas homofóbicas. Yo vengo de ascendencia judía y jamás tuvimos una discusión ni jamás tuve un destrato, ¡en absoluto! Ahora bien… por el solo hecho de haber estado con él, ¿para la Justicia yo podría ser nazi? Sería una aberración, señores de la Justicia; sería una ofensa a mi persona. Una persona que, entonces, delegaba su proyecto en manos de Oscar Denoya, el licenciado Romano o en mí, ¿podría ser nazi? Estaba delegando su proyecto en manos de alguien de ascendencia judía. Veo cómo un montón de mujeres con consignas violentas orinan y defecan en Iglesias, pero… ¿contra ellas nada? Piensen. O justicia para todos… o si no, no es justicia”

Uno de los «argumentos» que utilizó la Justicia para citar a Carlos Pampillón.

Mi opinión: una casta de cobardes inmorales

Que la “nueva” causa contra Pampillón es un insulto a la inteligencia y que resume el calamitoso estado de nuestra Justicia en Argentina, es innecesario decirlo. Lo verdaderamente preocupante es el pernicioso silencio de todo el resto del arco político ante este avasallamiento de carácter inenarrable. Cierto es que al momento de las palabras, todo el mundo se hace lenguas con los derechos, la Constitución y, justamente, la importancia de vivir en un país con justicia, pero al momento de los hechos, los políticos argentinos (de todos los colores y de todos los niveles) no constituyen otra cosa que una verdadera casta de cobardes inmorales capaces de la peor perfidia del mundo, es decir, la de permanecer impasibles ante el atropello y la injusticia que los corruptos pueden hacer pesar sobre el semejante. En lo particular, este comportamiento me decepciona y ofende de una manera indecible.

Alejandro Chaya, de origen judío y cofundador de Renacer, cuestionó la «persecusión» contra Pampillón.

Que Carlos Pampillón pertenezca a otro partido político, que sus ideas no sean del agrado del resto o estén directamente en sus antípodas, o que su partido aún no tenga representación parlamentaria, lejos de desobligar a los demás políticos -en funciones o no-, los obliga el doble a reaccionar, ya que la verdadera calidad humana no se demuestra siendo justos con aquellos que piensan como uno sino, precisamente, con aquellos que piensan distinto a uno. Si, como se dice, “Dios ciega a quienes quieren perder”, esta desesperante falta de calidad humana no hace más que acelerar la pudrición que garantiza la muerte política de todos aquellos que han preferido estar al abrigo de “lo correcto” sin imaginar que, de este modo, se encadenan a ellos mismos.

Hoy la (in)justicia argentina va por Pampillón porque es lo “fácil”, lo que tienen más a mano y lo que menos reacción puede originar. Los políticos deberían ser más inteligentes y darse cuenta que, el día de mañana, cuando a ellos inexorablemente les toque… ya nada podrán hacer, por más ladridos que den, para desmontar el patíbulo que ellos mismos ayudaron a levantar.

El que subscribe, David Rey, está afiliado al partido NOS y nada tiene que ver con Renacer, pero reacciono igual ante esta nueva injusticia que ensombrece el cielo de mi Patria. Quedo a la espera de ver cuántos más se hacen eco de este ejemplo que torna irrelevante la cuestión de partidos que pretende “partirnos” y lleva a lo más alto el amor por el prójimo y el amor por este suelo que está llamado a unirnos.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

Compartir