LA CAPITAL, el mejor diario para «aprender» a titular

94

¿Cuál es la función de un título? ¿Informar? ¿Resumir la noticia? ¿Resaltar lo más importante de la misma?

En fin, uno puede responder como considere las cuatro preguntas adyacentes, pero a juzgar por la rudimentaria forma de titular del diario La Capital de Rosario, podríamos añadir las siguientes consignas:

Un título debe, primeramente, estar bien escrito – ortográfica y gramaticalmente. Escribir «más allá de que si lo llega a asumir o no» es una displicencia hacia el lector.

Un título debe procurar brevedad en la medida de lo posible. La economía léxica es un buen recurso para entusiasmar al lector a interesarse por la noticia, ya que evita saturarlo con variada información.

Un título debe evitar repetir palabras, por supuesto, pero también expresiones que signifiquen lo mismo o casi lo mismo. Si decimos que Central «cayó ante Douglas…» no hace falta repetir que «sumó otra derrota». Aquí se produce lo que yo daría en llamar una <<discordia del argumento>> toda vez que no se especifica qué es lo que se quiere destacar: si el hecho de que Central perdió o si el hecho de que Central perdió «otra vez».

El título debe procurar una comunión cognoscitiva con el lector. Es una inoportuna redundancia decir “candidato a ganar el torneo” porque el lector ya sabe que si es candidato lo es ganar, ¿y a ganar qué otra cosa más que el mismo torneo? Con respecto a la otra noticia, sucede lo mismo: el lector ya sabe que si Central “cayó” es porque “otra vez perdió” y que, de hecho, “profundiza su caída”. En ambas ocasiones se está recalcando tres veces lo mismo. La dimensión cognoscitiva de un titular es elemental para fomentar un clima de “complicidad” o “consabimiento” con el lector, es decir, que sea el mismo lector quien deduzca por sí mismo todo aquello que pretende significar el título.

La verdadera creatividad de un redactor consiste en auspiciar la creatividad del lector.

En fin, si bien ninguno de los dos títulos subscritos en la imagen son de mi agrado y/o provecho informativo, luego de una significativa reducción, podríamos mejorarlos – con las mismas palabras – de la siguiente manera:

“Ñuls es candidato, lo asuma o no» (más serio sería “Newell’s”);

«Central profundiza su caída ante Douglas Haig».

Espero que les haya servido.

Compartir