La década ganada

86

Captura 4

¡Tenemos de vuelta el control de nuestro petróleo! (ojalá fuese así con los minerales que empresas mineras de capital inglés se están llevando y dejan en un total desamparo a los habitantes de los pueblos originarios)


 

Matías

Por Matías Dalmiro Rivero (*)

Este 25 de Mayo (fecha de celebración Nacional) será nuevamente opacada por el kirchnerismo para celebrar el decimo aniversario de la asunción de su excelentísimo líder, o quizás también celebren la “nueva argentina”, ya que para este entonces parece que todo lo bueno de este país lo hizo Kirchner. Y si no lo hizo Él, seguro que el prócer o el célebre ciudadano se le asemejaba.

Vale hacer recordar a todos que este 25 de Mayo se cumple los 203 aniversarios del Primer Gobierno Patrio, el inicio de esta Argentina. Pero como ya venimos acostumbrados, estos grandes acontecimientos serán tapados por el propagandismo político, hoy titulado “la década ganada”.

¡Pongamos una hoja frente a nosotros y hagamos lista de lo que ganamos!

Dos grandes victorias de este modelo revolucionario y salvador fueron:

La recuperación de aerolíneas argentinas. Un gran avance para la Nación y la recuperación de su autonomía en los cielos, que por un pequeño defecto de cálculos financieros nos está llevando una pérdida diaria de 2 millones de dólares.

Otra, sin duda, fue la recuperación total del manejo de los yacimientos petrolíferos

La expropiación de YPF. ¡Tenemos de vuelta el control de nuestro petróleo! (ojalá fuese así con los minerales que empresas mineras de capital inglés se están llevando y dejan en un total desamparo a los habitantes de los pueblos originarios). Gracias a la intervención del Estado logramos perder confianza en el sector privado para invertir, y dejar en evidencia las falencias con la que cuentan nuestras instituciones. Pero esto es un precio que debimos pagar para poder obtener hoy en día una producción de un 40 % menos de lo que se producía anteriormente.

Pero hay más victorias en esta década y no hay que ser humildes, queridos compatriotas, pues este 25 se celebra 10 años de la “Nueva Nación”.

Hoy, y cuando digo “hoy” me refiero a esta bendita década, se ha logrado el respeto y el valor por los Derechos Humanos. Sí, hoy por el coraje y valentía de Él, se juzgan a los represores y genocidas de la última Dictadura Militar. Ustedes dirán que luego de 27 años de haber pasado cualquiera pone los huevos; y no sé por qué se me viene ahora a la mente el doctor Alfonsín.

¡Pero sí, señores! En esta década los derechos de las víctimas de la dictadura son prioridad, dejando de lado los tuyos, los de los niños que mueren de desnutrición tanto en el norte del país como en el conurbano bonaerense, o en el barrio más humilde de tu ciudad o pueblo.

Hoy la Justicia actúa con rigor para juzgar al militar pero no para juzgar a los secuestradores y torturadores de Marita Verón, porque en esta década ganada los triunfos son muchos, y la corrupción esta solo de la vereda del PRO. Aquí no hay ni trata de personas, ni mafias, ni narcotráfico, ni explotación laboral esclavista.

Pero este modelo tuvo sus falencias y las reconoció, como el contar con un vicepresidente “ocupa”, como lo tildó la primera mandataria a Cobos por no votarle una ley o también esta despistada ministra de economía. Esta muchacha sonsa que trajo en una bolsa de consorcio los ahorros de su hermano para invertir, ¿cómo se llama? ¡Mileci!.

Y bueno, hay veces que en la política se nos cuelan aves de carroña, ¿no?

Argentina, por si no sabían, cuenta con un organismo oficial que realiza investigaciones y estudios de cifras sobre la economía del país; este organismo es conocido como el INDEC. Para quien no lo sepa es uno de los organismos, que provee datos estadísticos, más prestigioso del mundo, el número uno en Latinoamérica.

¡Pero qué cabeza la mía! Cierto que para ganar esta década tuvimos que sacrificar la credibilidad de éste, y es por  eso que hoy en el mundo no es una fuente confiable a consultar. Bueno, pero son pequeños sacrificios que se hacen para el bien de todos.

Con este modelo no hay víctimas del Once, ni inundados en la Plata. Acá muchachos hay Fútbol para Todos y netbooks para todos los chicos.

Esta última es una herramienta indispensable para pensar, sin ellas no podría haber un próximo Borges ni una Victoria Ocampos; ojalá se profundizara en el sistema educativo también. Bueno, es un deseo para la Segunda Década Ganada.

Pero las conquistas sociales que se han logrado, como obtener una asignación universal por hijo (proyecto de Elisa Carrio) o el matrimonio igualitario… cosas que están perfectas y no tienen lugar a discusión, la ultima más que nada porque nadie puede negarle derechos a personas de un mismo sexo que quieran estar juntas. Aunque suena paradójico su moral cuando transan con un país como Irán, el cual penaliza con muerte a la homosexualidad, pero que a la vez son una Nación hermana revolucionaria que podrá dar justicia al caso del atentado de la AMIA y la embajada de Israel.  Raro que acá ya se saben quiénes fueron pero para que se haga justicia tendrán que pasar 30 años. ¿No les parece?

En conclusión en esta década ganada hemos tenido compañeros, algunas derrotas, sí, pero predominan nuestros triunfos indiscutibles. Hoy hemos mejorado la participación del sistema democrático a tal punto que la justicia dejará su carácter de imparcialidad para sumirse a la razón cierta de la mayoría. En estos diez años de modelo y de la llegada del Salvador, hemos cambiado esa cultura neoliberal de explotar al pobre para enriquecer al rico y avaro empresario, por otra en la cual los docentes, jubilados y cualquier trabajador en blanco que cobre un poquito más de lo que el criterio del modelo crea, deberán pagar un impuesto a las ganancias, mientras hoy se les espera con los brazos abiertos a todo evasor que quiera venir a estas tierras a blanquear sus dólares mal habidos.

Pero bien, en este 25 de Mayo algunos celebraremos el primer gobierno patrio; otros estarán eufóricos gritando el nombre del señor K y aplaudiendo a ella, la reina sin corona; otros no harán más que otra cosa que mostrar desinterés por ambas cuestiones. Pero hagan lo que hagan, en esta década ganada, no dejen de hacerse esta pregunta.

¿Dónde está Julio López?

(*) Estudiante de Economía – UCEL

Compartir