Malvinas: «Se perdió una batalla, pero no la guerra»

Juan José Gómez Centurión, líder de NOS, disertó en medios españoles sobre el 40º aniversario de la recuperación argentina de las Islas. "Si en un determinado lapso de tiempo aquellos que reclamaban un territorio como propio frente al Reino Unido no presentaban un reclamo efectivo, se generaba un modelo de prescripción posesiva".

376

Escribe: David Rey

Juan José Gómez Centurión, Veterano de la Guerra de Malvinas, excandidato a presidente y actual máximo referente del partido político NOS, estuvo en España para afianzar lazos con el partido VOX, pero su presencia no pasó desapercibida a los medios ibéricos nada menos que en una época en que se conmemora el 40º Aniversario de la recuperación por parte de Argentina de las Islas Malvinas. Para hablar de esto, como de otros asuntos más, fue convocado por Distrito TV España. Allí, el invitado recalcó -de modo categórico, como podrán apreciar- algunas cosas sobre los “porqués” de la Guerra que no vendría nada mal traer a recuento.

“Desde 1833 a 1945 hubo un sistema de negociación bilateral absolutamente fracasado con Gran Bretaña. Luego, el conflicto se trasladó a Naciones Unidas, que declaró a Malvinas un conflicto colonial. Entonces, Inglaterra impuso la doctrina del ministro Robert Anthony Eden, quien fuera un primer ministro británico y quien, ante la obligación de descolonizar todos los territorios de ultramar, estableció que ‘había un proceso de prescripción posesiva’, es decir, que si en un determinado lapso de tiempo aquellos que reclamaban un territorio como propio frente al Reino Unido no presentaban un reclamo efectivo, es decir, una acción concreta de reclamación de soberanía, generaba un modelo de prescripción posesiva. Y ya se iban a cumplir ciento cincuenta años de la ocupación británica de las Islas Malvinas”.

Es decir, y resumiendo, si no plantábamos bandera en las Islas… las perdíamos para siempre. Ahora, al menos… nos quedan 110 años más para seguir reclamándolas con todas las de la ley.

Gómez Centurión sintetizó con que, entonces, “Argentina preparó un plan ‘A’, que consistía en un nuevo reclamo diplomático, para una reunión en febrero del 82 pero que se realizó en Naciones Unidas con total fracaso. Se le reclamó a Gran Bretaña que, por primera vez en ciento cincuenta años, se siente a negociar la soberanía de las Islas. El plan ‘B’ fue llevar a cabo una acción de diplomacia efectiva, la que consistía en la ocupación incruenta de las Malvinas por la fuerza militar y obligar a los ingleses a sentarse a negociar. Esto fue lo que ocurrió el 2 de Abril”.

El excandidato a presidente argentino no precisa complicarse mucho al momento de contarle a los españoles que “Malvinas pertenece a Argentina por su situación geográfica, por su situación histórica y por herencia de España, y las herencias uno tiene la obligación de cuidarlas y proyectarlas en el tiempo”. Acaso Gómez Centurión, entonces, fue el único de todos los candidatos a presidente con una visión clara respecto de lo que verdaderamente significa la cuestión “Malvinas” en torno a lo que debieran ser los intereses argentinos en el Atlántico Sur.

Juan José Gómez Centurión.

Por esto es que el otrora subteniente de la Compañía C, ya condecorado con la máxima distinción del Estado Argentino, no se siente para nada derrotado y apuesta fuerte: “Argentina no perdió la guerra sino una batalla”, dijo. “La historia demuestra que los grandes estadistas y políticos de la Tierra han convertido batallas derrotadas en grandes victorias. Los grandes países han generado grandes políticas basándose también en derrotas. Es que las derrotas demuestran la voluntad de un pueblo hacia un objetivo”.

Pero el Veterano tiene una explicación más: “En junio de 1982, lo que se perdió en Malvinas fue una batalla. Y lo que la política posterior hizo durante los últimos 40 años fue intentar desmalvinizar argentina en lugar de pararse en el esfuerzo de los 649 héroes muertos, de madres que entregaron sus hijos, soldados argentinos orgullosos que dieron su vida por la Patria”.  

Por si a los españoles les faltaba un poco más de inspiración para afianzar una actitud respecto de sus actuales y no pocos problemas de soberanía, Gómez Centurión les obsequió precisamente lo mejor que los argentinos hemos heredado de ellos mismos, justamente, la Madre Patria: “La guerra no va a finalizar mientras haya un argentino que sienta que Las Malvinas son argentinas”.

Y no es porfía. Es el valor y el coraje que lleva a que un pueblo se lance al mar, enfrente lo que haya que enfrentar y así corrija el devenir del mundo entero.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Compartir