Nicolás Márquez: «Matar a Perón hubiera sido un mal menor»

391

Captura

Según el escritor y periodista marplatanse, de esta forma la Revolución Libertadora «hubiera salvado muchas vidas». Detalles de su obra más controvertida.


Resumen de entrevista (5 minutos):


Entrevista completa:


David ReyEscribe: David Rey

Posiblemente Nicolás Márquez haya pasado la mayor parte de su vida esperando este momento: el de enfrentarse al mito más significativo y controvertido de la historia argentina, «y que venga lo que venga». El autor de best-sellers como «La Mentira Oficial» y «El canalla, la verdadera historia del <<Che>>», publicaciones que atacan la convención desde el título mismo, ahora nos presenta su último libro: «Perón, el fetiche de las masas».

El diccionario define a «fetiche» como una «figura o imagen que representa a un ser sobrenatural al que se atribuye el poder de gobernar una parte de las cosas o de las personas, y al que se adora y se rinde culto». Por lo visto, sin perder la costumbre, Márquez resulta honesto desde el arranque, en el sentido de que ya podemos advertir que la obra va «a contrapelo» del relato oficial como de la consideración en general. Pero él mismo ha dicho: <<Es el libro que más enemigos me ha deparado>>, acaso en consonancia con el hecho de que, esta vez, se ha metido con un ser «sobrenatural» al que más de la mitad de la población rinde culto, mientras que la otra mitad lo respeta como quien lo haría con alguna deidad pagana. En efecto, se puede insultar la imagen de Cristo ante cualquier cristiano… que será menos problemático que ensuciar la figura del expresidente Juan Domingo Perón ante un peronista.

Tapa libro<<Es el mejor libro que he escrito>>, dice, <<pero no es el más original. Yo he escrito cosas que no las encontraba en ningún lado>>. En rigor, personas que han descreído del mito en torno a Perón hubo siempre; lo que, empero, suele escasear son los autores que tengan el coraje de organizar esa información alternativa de modo exhaustivo, creíble y, lo más difícil, «taquillero». En este sentido, acaso Márquez deberá reconocerle al kirchnerismo un favor inesperado: es la gestión de gobierno que, salvando las distancias, más mérito ha hecho por «avivar» a muchos desprevenidos en materia de peronismo. <<El peronismo fue mucho peor que el kirchnerismo. Directamente te metían preso si no te afiliabas o si actualizabas los precios del almacén. Muchos peronistas se quejan de que este gobierno no dialoga, ¿y Perón con quién dialogaba? Muchos se quejan de que el kirchnerismo es omnipresente, y en la época de Perón el Estado estatizó de modo exacerbado>>.

En la entrevista que ha concedido a DAVIDREY.com.ar, Márquez ha vertido afirmaciones difícilmente digeribles más allá de las toneladas de fuentes informativas que lo cercioren. Acaso el eventual espectador deberá realizar un propio esfuerzo de honestidad para sumergirse en la charla. Mientras que a Perón desde siempre intentan capitalizarlo desde todos los sectores, Márquez se encarga de decirle al nacionalista que «el General» se encargó de reconocer al Estado de Israel como de «mendigarle plata» a Estados Unidos, al católico que fue el que incendió iglesias e instituyó el divorcio, al marxista que era admirador confeso de Mussolini, al liberal que tenía el monopolio del Estado…

Tras enumerar una serie de «desastres» del peronismo, hastiado e impertérrito, Márquez se ha jugado la vida: <<No tendrían que haberlo exiliado. La Revolución Libertadora tendría que haberlo matado. Desde el exterior siguió gobernando el país, era como un co-gobierno. Él decidía a quién había que votar. Todo derivó en una guerra civil entre la Triple A, que Perón creó y fomentó, y los Montoneros a los cuales él fogoneó. Lamentablemente murió mucho más gente después. Puede parecer un horror que uno diga que habría que haber matado a Perón; pero en ese momento era algo que se quería hacer, y en todo caso hubiera sido un mal menor para evitar un mal mayor>>.

Mientras que la mayoría de los argentinos conservan las publicitadas imágenes de los aviones bombardeando la Plaza de Mayo, el escritor Nicolás Márquez no se amilana al reivindicar el singular Golpe de Estado que destituyó a Perón. <<La misma Constitución legitima la sublevación cívica contra el gobierno. Fue una insurrección para defender una Constitución que estaba siendo mancillada por la dictadura. A la oposición no le quedaba otra; no tenía ninguna chance de poder pelear limpiamente; sólo quedaba una medida de fuerza>>.

<<Perón supo con cinco horas de anticipación que iban a venir los bombardeos. Pero mientras que él se escondió, ni siquiera evacuó la calle para luego endilgarle los muertos a sus enemigos. Fue un cobarde. En septiembre del 55 huyó, cuando solamente se le había sublevado el 15 por ciento del personal militar>>.

<<“Perón, el fetiche de las masas”, no sólo es un enorme desafío personal sino una trabajada obra que pongo a disposición del amigo lector, puesto que pondrá sobre la mesa un sinfín de datos y situaciones que generará no poco desconcierto y potenciará el debate sobre alguien que hoy no sólo sigue siendo idolatrado por sus numerosos fieles, sino que sus tibios detractores ni osan cuestionarlo puesto que temen “perder votos o audiencia” según sean estos políticos o periodistas, omitiendo así toda crítica para con el desvergonzado demagogo de cuya desdichada vida y obra nos ocupamos de escudriñar a lo largo de 350 páginas>>, consigna el sitio web La Prensa Popular, que administra el mismo autor.

Generalmente, suele existir cierta «fidelidad» del autor para con el público, toda vez que este mismo suele satisfacer las particulares demandas de la gente. En este sentido, la verborragia de Nicolás Márquez para brindarnos información, pareceres, conclusiones y todo cuanto sirva para no ceder espacio en esta batalla cultural contra el progresismo internacional… es innegablemente irreprochable. Lo que ahora quedaría por definirse, entonces, es la fidelidad del público para con Márquez, toda vez que con su último libro el autor posiblemente atente contra el credo de muchos de sus seguidores. No se trata, pues, de cambiar de modo pensar… pero sí de permitir que el flujo informativo y argumental nos replantee una realidad que, antes que nosotros, también el kirchnerismo da por segura e intocable.

«Perón, el fetiche de las masas» es un libro que está escrito con toda la certeza posible (como todos los trabajos de Márquez), pero que también está escrito con el corazón. El mismo corazón henchido del mismo coraje que tanta falta hizo para animarse a levantar la mano, pedir la voz… y comenzar la lucha contra el relato oficial, el mito progresista y la impasibilidad de millones de argentinos.

El libro de Nicolás Márquez se puede conseguir en las librerías Cúspide de todo el país, o pidiéndolo por Mercado Pago al siguiente vínculo: http://www.laprensapopular.com.ar/15915/nuevo-libro-peron-el-fetiche-de-las-masas

(DAVIDREY.com.ar prontamente ofrecerá desgrabación de este mismo reportaje).
Compartir