Pobres gringos…

Pobres gringos…

Compartir


Escribe: VGM Guillermo de la Fuente

14 de Junio

¿Cómo describir lo que representa el 14 de Junio?

Es imposible plasmar en un papel la significancia de la fecha.

El 14 de Junio de 1982 terminaba la batalla por la defensa de la soberanía territorial de nuestras islas Malvinas.

Esa fría mañana estuvo cargada de olores, de imágenes grises embarradas por la mugre y el llanto. Repleta de sensaciones encontradas, porque volvíamos a casa, pero nos íbamos de casa. Porque algunos ya soñábamos con vivir allí.

Como escribiera Alberto Cortez en su canción para Daniel… asumimos el naufragio con los cinco sentidos.

Quizás podríamos decir también que ese día disociamos nuestro ser.

Nuestro cuerpo volvió pero flotando en el aire se quedó nuestra alma. Como una sombra, mi sombra, dando vueltas y vueltas por las calles, por los cerros, en cada piedra y en cada pozo que sirvió de refugio.

Pobres gringos…

¿Cómo van a pelear contra eso?

Y este cuerpo que volvió al continente comenzó otra lucha.

La batalla por el ser.

Y en esta batalla por el ser, hasta inventamos una palabra… Malvinizar.

Una palabra que nunca se había pronunciado.

Y así, comenzó otra batalla. La batalla de instalar en una sociedad exitista la memoria de nuestros camaradas, héroes indiscutibles de la gesta.

La batalla de repensar Malvinas.

¿Por qué? Porque ya no es más la hermanita perdida, ni la perdida perla austral. Ahora Malvinas  en palabras de José Pedroni, es la cautiva callada, esperando por su hombre, con la bandera y el cantar.

Y entonces Malvinas comenzó a discutirse, y en todas las escuelas se habla de Malvinas.

Y todos los abriles se llenan de Malvinas.

Y todos los Mayo nos sumergimos en Malvinas.

Y todos los Junio resistimos hasta el final al invasor.

Entonces, quizás el 14 de Junio no sea solo el día de la resistencia final, sino el inicio de la batalla final por la completa independencia de nuestro suelo patrio.

Quizás entonces el 14 de Junio de 1982 sea el día de zarpada en busca de la cautiva callada… y de mi sombra, que vaga escurridiza en los cerros, en cada pozo de zorro y en cada cruz de Darwin.

Pobrecitos estos gringos…  No van a poder con eso.

Compartir