ÚLTIMAS ENTRADAS

Rosario: las preguntas sobre las «vacunas» que el secretario de salud no quiso responder

NOTA IMPORTANTE: Estimado lector, debido a la censura imperante tanto en YOUTUBE como en FACEBOOK y TWITTER, este material debió ser subido a otra plataforma. Por favor, tenga paciencia si la carga del video no se realiza tan rápido como en las otras redes.

Clic en la imagen para ver entrevista:

Escribe: David Rey

Semanas atrás, Rosario «casi» que se convierte en la primera ciudad del país en que las autoridades sanitarias se dignen a responder las preguntas en torno al Covid y las «vacunas» que se hace todo el mundo. De hecho, en ya muchas ciudades del país se han congregado numerosos grupos de personas a fin de presentar en sus respectivas municipalidades un petitorio de alrededor de veinte preguntas que van desde indagar respecto del contenido de las substancias a lograr mayor certeza en torno al hecho de si el pretendido virus chino fue «aislado» y «secuenciado» según los protocolos clínicos en boga.

El psicólogo Alejandro Litmanovich me ha compartido una captura de pantalla de su teléfono móvil en donde desde la misma Secretaría de Salud Pública de la ciudad de Rosario le responden sobre el petitorio que, junto con un grupo de personas, entregó a las autoridades algunas semanas atrás: «Lo contactamos para comunicar que la reunión que usted solicitara refiriendo al Expte 20563/2021 se realizará el día lunes 4 de Octubre a las 10:30 en el Cemar [sic]» (Nota del redactor: Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias Rosario). En la misma captura se puede apreciar donde le indican que, por «protocolo», solo podrán asistir tres personas.

Pero ocurrió que el mismo día del ansiado diálogo, bien temprano a la mañana, se comunicaron con Litmanovich desde la susodicha secretaría aunque para informarle que la reunión había sido cancelada. Decepción total que, empero, no impidió que de todos modos algunas personas se allegaran, ya con ánimos de manifestarse, en San Luis y Moreno, a fin de lograr otra fecha para la reunión.

La misma ciudad en donde, el 25 de Mayo de 2021 y a los pies del Monumento Nacional a la Bandera, las autoridades reprimieron sin compasión y apresaron a una treintena de personas que sólo se congregó a escuchar un debate médico en torno al coronavirus, se perdió la oportunidad invalorable de limpiarse (un poco) de tamaña locura pasada y de tanta incompetencia actual.

Pero claro… para poner «pañales» fríos, en Rosario están los medios, justamente. Y, tal cual ocurrió el 25 de Mayo, otra vez fueron demonizadas aquellas personas que solamente quieren saber qué diablos hay dentro de las «vacunas» y si, efectivamente, es seguro inocular de modo indiscriminado a los niños. «Negacionistas» , «dementes antivacunas», «provocadores», «fanáticos» son apenas algunos de los hermosos anatemas con que los pasquines locales, otra vez, procuraron desautorizar a los manifestantes al mismo tiempo que limpiarle el trasero a sus auspiciantes.

Llegaron a escribir, por ejemplo, que el Secretario de Salud, Leonardo Caruana, dijo, desde el interior del Cemar, que «acá, sin barbijo, no entran». Lo curioso es que la reunión ya la había cancelado horas antes… cuando en la esquina de San Luis y Moreno -con barbijo o sin barbijo- no había absolutamente nadie. En otro orgásmico cambio de pañal, Rosario3 apuntó que «para Caruana la postura del grupo ‘anticovid’ es ofensivo [sic]», que «la foto más importante no es el microclima de estas 7 personas que se niegan a vacunarse sino las mas de 700 mil que decidieron hacerlo», que «el negacionismo (a los manifestantes) los lleva a descartar todo lo que están haciendo» (???) y, aceptando ya que cancelar la reunión estaba planeado y que no lo hicieron porque la gente no tenía barbijo, que «desde el Municipio no querían líos en la ciudad donde los líos se apilan a diario. Una movilización de médicos por la verdad [sic] exigiendo respuesta en el medio de una guerra sanitaria era al menos postergable«. (Nota en Rosario3)

La misma ciudad arrasada por el narcotráfico y que, sin embargo, declara «visitante distinguido» a un caco ultratatuado que dicen que canta, asegura que es «postergable» responder a las lógicas, sanas y hasta incluso inocentes inquietudes de la gente en torno a lo que está ocurriendo, y que involucra la salud e incluso la vida misma de los argentinos. Hay silencios que hablan más que las palabras y actitudes que insultan más que los insultos: si efectivamente fuéramos «negacionistas», ¿sería a ellos a quienes les lleváramos propiamente que en bandeja nuestras propias dudas, consultas, sugerencias? La realidad es que, no obstante, son ellos los que están negando la información insistentemente requerida ya sea tanto porque no la saben o porque están decididos a mantenerla oculta.

En ambos casos, queda más claro que nunca que no son gente para confiar, en absoluto. Y son justamente los que quieren «vacunar» a todo el mundo… incluso a tus propios hijos.

Recomiendo apreciar la entrevista al doctor Litmanovich en donde se detallan las principales preguntas del petitorio y donde, a falta de las respuestas de parte de la Secretaría de Salud en Rosario, debimos sacar nuestras propias conclusiones.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Desde ya, ¡muchas gracias!

¿Querías un periodismo honesto, serio y confiable?

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Desde ya, ¡muchas gracias!

Universidad de Oxford: vacunados, 44% más de probabilidades de enfermarse de Covid


Escribe: David Rey

¿Qué van a decir ahora, aquellos que para todo anteponían “el indiscutible dictamen de la ciencia y de los sacrosantos científicos”, cada vez que pretendían respaldar sus cómodas posturas a favor de la vacuna del Covid? ¿Acaso ahora van a decir que la mismísima Universidad de Oxford se pasado al bando de los “negacionistas conspiranoicos”?

Es que, según un estudio de la renombrada casa de estudios británica (que comprende 9.1 millones de personas y casi 600 mil infecciones), las personas inoculadas con dos dosis tienen un 44% más de posibilidades de enfermarse de Covid respecto de quienes no lo han hecho. La noticia, que ya fue publicada en The Lancet (nada menos), reseñó que se analizaron “todas las infecciones reportadas en Inglaterra entre adultos registrados en un consultorio médico desde el 8 de diciembre de 2020 hasta el 17 de noviembre de 2021”.

Los resultados chocan frontalmente contra todo cuanto se ha cacareado en favor de la “vacuna”, al punto de ser esta más bien la causa de la enfermedad que su sanación misma. En rigor, se ha demostrado que dos semanas después de la primera inyección, los inoculados tenían entre tres o cuatro veces más de probabilidades de “dar positivo” para Covid. En tanto que luego de la segunda inoculación (es decir, cuando se estaba “completamente vacunado”, según lo exigido en ese entonces), la posibilidad de enfermarse ascendió nada menos que a un 44% en quienes habían sido inoculados respecto de quienes no lo hicieron o fueron inyectados con placebo.

«Sorprendentemente”, señalaron los responsables del estudio, “observamos un mayor riesgo de positividad de la prueba después de la vacunación con una o dos dosis en todos los grupos de IMC (índice de masa corporal), lo que es contrario a la evidencia informada por la Oficina de Estadísticas Nacional (ONS) del Reino Unido». Pero la situación se agravaría toda vez que, según la ONS, solo el 8% de los británicos no está inoculado, mientras que otras bases de datos sitúan el guarismo entre un 19 y hasta un 26% de la población. Es decir, no son tantas las personas vacunadas contra el Covid por lo que daríamos con un coeficiente de enfermos posinoculación sensiblemente mayor.

Ya lo sabían

Sin dudas resulta inquietante saber que el estudio respecto del cual ronda este mismo artículo, en realidad, tuvo lugar en junio de 2022, pero curiosamente “pasó desapercibido” hasta que el periodista Alex Berenson hizo mención al mismo hace apenas una semana. Julio, agosto y septiembre… 90 días en que, a pesar de la información, no vimos ni escuchamos en ningún medio “importante” nada referido al estudio de la Universidad de Oxford. Sabían que la vacuna enfermaba más de lo que curaba, y no dijeron nada… y se lo callan todavía.

Berenson, por su parte, pone en el tapete a la pretendida vacuna toda vez que la cuestiona por su “débil efectivad” respecto de evitar hospitalizaciones y muertes inclusive. Según observa el analista, la eficacia del inóculo al momento de evitar una internación sería del 61%, una cifra bien alejada del 90 o 99% aseverado tanto por el gobierno británico como el de otros países. “Los médicos a menudo niegan las vacunas a personas extremadamente frágiles o al borde de la muerte. Temen que los efectos secundarios puedan matar a estos pacientes y que las vacunas sean inútiles en cualquier caso”, señaló.

“Debería ser obvio que las inyecciones de mRNA Covid”, según se expresó Berenson, “no son realmente vacunas en absoluto. Son generadores temporales de anticuerpos proteicos anti-picos cuya protección, incluso contra las cepas originales o Delta, se desvanece en unos meses”. Y recalcó: “Sin embargo, sus efectos secundarios pueden durar mucho más”.

Más fuentes: Hart, Life Site.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

El brutal abuso deshonesto que sufrió Vero Ressia en TELEFE


Escribe: David Rey

La periodista Verónica Ressia asistió, como invitada, al noticiero del canal TELEFE, uno de los más vistos de Argentina, según se ha dicho. La invitaron para que cuente por qué no se inoculó contra el supuesto SARS-COV 2, todo lo cual generó no poca expectativa en “el mundo de los no vacunados” locales. Es que al fin íbamos a contar con alguien de “los nuestros” que pudiera exponer “nuestras” razones nada menos que en la pantalla “principal”. Pero la verdad es que el circo, en definitiva, se armó no para que Vero pudiera expresarse sino más bien para que los anfitriones se abocaran exclusivamente a la tarea de desmentirla, ridiculizarla y deformar todo cuanto ella haya pretendido decir. En fin, como era de imaginar.

Claro que al postre lo dejaron bien para el final, de modo que hubo que fumarse todo el noticiero, una verdadera fábrica de miedo y desolación insistentemente pagado por productos farmacéuticos y similares, según se desprende de las mismas publicidades. A Vero la sentaron como en un banquillo de los acusados dentro de un cuarto -un interrogatorio- como los que vemos en las películas policiales, donde el criminal tiene que confesar frente de un investigador al mismo tiempo que es observado detrás de una ventana. Ella, pues, tenía que convencer a su interlocutor y a tres zanguangos insípidos respecto de su decisión de no haberse inoculado. Sobre el rostro y el cabello de nuestra heroína se cernía una luz ambarina que parecía tener el propósito de opacar su sonrisa de siempre como de tornar cuestionables sus afirmaciones. Faltaba que tuviera puesto un chaleco de fuerza. La verdad es que -resumiendo- Vero se metió en la boca del lobo, claro está, y ella lo sabía mejor que nadie porque precisamente ella viene de ese mundo, lo conoce, se escapó de ahí. Aceptemos que Vero se prestó para el juego, ¿no? Ella tiene la culpa de que la hayan utilizado a ella para hacernos quedar como tarados a todos nosotros.

Vero Ressia en el interrogatorio de TELEFE.

Pero…

La verdad es que todos los días la prensa nos atosiga el entendimiento con casos de mujeres que fueron golpeadas o asesinadas por maridos, novios o amantes a los cuales ellas tendrían que haber abandonado y denunciado hace tiempo. ¿Cuántas veces hemos leído casos de mujeres que se casan con hombres que están en prisión y que, cuando estos recuperan la libertad, resulta que las terminan moliendo a golpes, violando o asesinando? Claro que lo que primero uno piensa es “la mina se la buscó”, ahora… ¿esto justifica o exonera al violador o al homicida? ¡Por supuesto que no! Con esta misma lógica inevitable -explotada hoy por los mass media– es que nos resulta altamente condenable el comportamiento de los abusadores de TELEFE, que se aprovecharon nada menos de una mujer sola en el mundo para disputarse el premio al empleado del mes en función de recortar 45 minutos de entrevista en apenas siete y utilizar todo lo dicho nada menos que EN CONTRA de la invitada.

A la periodista Verónica Ressia la “acomodaron” de entrada. Directamente ni la presentaron (al diablo con el currículo y toda la trayectoria). Es decir, la presentaron como “antivacuna”, como a la loca, la negacionista, la bruja, la equivocada, el no-ejemplo, el ser a despreciar. Antes de hablar, la mujer ya estaba desacreditada por ser “la antivacuna…”. Un hecho -lamentable, triste, antiperiodístico y, sobre todo, anticaballero- que configura un abuso en toda regla, un abuso deshonesto. Un flagrante caso de «violencia de género», claro está.

“Antivacuna”. Pues bien, ¿qué “autoriza” a los abusadores de TELEFE a insultar de semejante modo y a la vista de todo el mundo a una mujer? Inobjetablemente el desprecio que sienten por la condición de esta misma, el desprecio total e indisimulable que deforma la lente con la que observan la realidad. Lo que hicieron con Vero es equivalente a que si invitaran, por ejemplo, a alguna actriz o modelo… pero en lugar de “antivacuna” la presentan como a la “puta”, “la ignorante”, “el gato trepador”. Es como si a Barili (el conductor de TELEFE Noticias) lo presentaran como al “onanista eterno” o a Cristina Pérez (la conductora) como a la “estúpida fruncida”.

El rostro de uno de los interrogadores. Mamita…

Más abuso

No obstante, el abuso que sufrió Ressia -mujer- se ve agravado por una simple cuestión numérica, es decir, no solo se aprovecharon de la víctima estigmatizándola, sino que lo hicieron gracias a que ellos eran más al mismo tiempo que contaban con el respaldo tácito (supuesto) de una mayoría pavorosa en la sociedad, es decir, los que estarían “a favor” de la vacuna, ese 92% de inoculados al que hicieron mención (como si todo el país estuviera de acuerdo en aprovecharse de una mujer). Claro está que los empleados de TELEFE la abusaron en manada primero por el desprecio visceral que sienten por ella y, luego, porque Vero estaba sola, no se podía defender y ella misma los fue a “provocar” en la casa de estos.

Por si faltaba algo, los conductores del noticiero (el que, como dijimos, según lo muestran las publicidades, está bancado por las farmacéuticas, las mismas que “vacunan” a todo el mundo), tras concretar el abuso grupal, tuvieron el descaro indescriptible ya no de justificarse a ellos mismos -algo propio de violadores- sino, por colmo, de atribuirse o de autoobsequiarse nada menos que la “autoridad moral” o la “responsabilidad como comunicadores” de pretender ser los dueños de “la verdad”, de ahí la insistente desacreditación con Vero como con todo lo que ella alcanzó a decir (o que el recorte no pudo disimular). Es como si los nuevos representantes de la Santa Inquisición pensaran: “la violamos, pero fue por un bien”. Abusadores que, encima, se creen santos. Increíble (ni las feministas dieron con basuras así).

Verónica Ressia sin la edición de TELEFE.

Lo que les salió mal con la “delincuente” Ressia

Eligieron a la persona equivocada. Por lo general, esta clase de abusadores televisivos suelen llevar a personas no preparadas para el injusto “debate” en los medios, de suerte que solemos ver paneles de 20 contra uno, más o menos. Y Verónica sabía que su cometido no consistía en llevar ninguna verdad revelada (justamente al templo de la mentira) sino más bien que la cosa pasaba por hacerle un guiño a la duda, esa misma duda en torno a la vacuna que los medios no pueden disfrazar y que llevó a que -como ellos dijeron- si el 92% de la población se puso una dosis, poco más del 40 completó todo “el calendario”. ¿Qué pasó para que tanta gente no se siguiera inoculando hasta completar su propia “salvación”?

Y la verdad es que a Vero la sentaron en el banquillo de los acusados para que confiese el crimen que no cometió. Pero Vero es bicha… vieron. Los conoce, y ella fue. Nos logró unir a todos, nos tuvo expectantes… y muchos se olvidaron de las estúpidas disputas eventuales. La mina ya sabía que le iban a cambiar todo lo que dijera, sabía que iba a ser “la mala, la loca” antes de empezar… Los conoce bien y, si la llamaron, es porque en ellos había una debilidad, la duda que cada día es más por más disfraz que le pongan. Vero no cometió ningún crimen, pero Vero sí que cometió uno: el peor. No fue a llevar ninguna verdad, pero fue y se les plantó, firme: “Si me quieren, acá me tienen. No me escondo. Sí, señores, yo cometí un delito. Cometí el delito de investigar, el delito de hacerme preguntas, el delito de haber prescindido de ustedes y de animarme sola, a pulmón. Por esto me desprecian, por esto los entiendo. Confieso que cometí el delito de amar, el delito de respetar, respetarme y hacerse respetar, el delito de tener los huevos que ustedes, varones, NO TIENEN, el delito de no callarme aunque me callen, el delito de pensar y de vivir, ¡el delito de no tenerles miedo! No me vacuné por ser dueña de ninguna verdad revelada, no me vacuné para no ser parte de ninguna mentira enmascarada. ¡Confieso el delito de que no preciso convencer a nadie! ¡Sí, señores! ¡Tienen razón, yo cometí el delito! ¡El delito que más me enorgullece como mujer y el que más me eleva como persona! ¡El delito de ser libre y el delito de ser feliz!”.

Podrán los medios callar lo que se escucha y lo que se ve… Pero lo que el dice el corazón y lo que entra por el corazón, muchachos… no hay vacuna que pueda silenciar, por más abusadores que manden.

Con clic acá se puede ver el interrogatorio a Vero.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

«Sumisión o Reacción Patriótica», por el Mayor Hugo Reinaldo Abete


Sr. Director:

Desde hace muchos años, en más de 100 cartas de lectores, artículos, libros, charlas y conferencias vengo intentando explicar:

  • Que en el mundo se viene desarrollando una revolución anticristiana que pretende terminar con todo vestigio de lo que significa la cultura cristiano católica tradicional. Y que, obviamente, la Argentina no está exenta a estas pretensiones hoy representadas en las políticas del Nuevo Orden Mundial (NOM).
  • Que en la Argentina no se vive en democracia sino en un proceso revolucionario enmascarado detrás de una democracia totalmente degenerada y corrupta en la que sus principales protagonistas, los políticos de los partidos, no luchan ni procuran el bien común de los ciudadanos sino el personal, y a lo sumo el del partido, teniendo como principal objetivo el mantenerse en el poder.
  • Que, desde 1983 a la fecha, se han agravado enormemente todos los males económicos, deuda y entrega de nuestros recursos naturales y se ha degradado moralmente al país a límites antes insospechados. Y este vaciamiento y degradación ha tenido como principales responsables, a la clase política casi en su totalidad ya que han pasado por la conducción del país los partidos políticos más representativos de las diferentes ideologías.
  • Que para llegar a esta situación fue necesario a lo largo de todos estos años, desnaturalizar a las instituciones fundamentales y fundacionales de la Patria: la Iglesia Católica y las FF.AA. Si ya en 1990 los “carapintadas” denunciamos y nos manifestamos en cuatro pronunciamientos militares por el estado de indefensión nacional, hoy en 2022, no quiera el lector imaginar a qué niveles ha llegado ese estado de indefensión. Y ni hablar de la Iglesia Católica en la que algunos obispos y curas muy confundidos, confunden a los feligreses pregonando interpretaciones materialistas y socialistas de la pobreza que exaltan el resentimiento y la lucha de clases. Curas de la Iglesia del NOM que les llaman. 
  • Que el sistema político en la Argentina ya está agotado. La legítima representatividad no existe, la genuina participación tampoco, la justicia es instrumento del gobierno de turno, y la división de poderes es una falacia. 
  • Que los políticos defensores de ese sistema al que ven como un gran negocio, deben ser apartados de la conducción del país y su lugar ocupado por verdaderos patriotas que procuren el bien común y asuman los cargos por vocación de servicio y amor al prójimo y no por cuánto dinero van a poner en sus bolsillos.
  • Que tradicionalmente, por origen, la Argentina ha sido un país Católico con todo lo que ello conlleva no sólo religiosamente sino culturalmente y que el enemigo de este estilo de vida encabezado por el Nuevo Orden mundial y sus brazos ejecutores, la masonería, el marxismo, el liberalismo, el satanismo, el anarquismo, el nihilismo, el sionismo y demás organizaciones que pretenden la destrucción del orden social cristiano, en los últimos años, han lanzado su batalla final tratando de imponer en el mundo entero el aborto y la ideología de género. 
  • Que tanto el aborto como la ideología de género constituyen los principales y fundamentales objetivos a alcanzar por el NOM para destruir por completo el orden social cristiano, arrasando con la familia tradicional y quitando a Dios del corazón de los hombres. De ahí la gran virulencia que a diario vemos en los ataques hacia quienes se oponen a estas políticas destructivas y antinaturales.

Y ante todo esto que he dicho y escrito hace tiempo, hoy humildemente digo:

Que la Argentina, a grandes rasgos y más allá de las distintas banderías políticas, se encuentra dividida en dos grandes bloques totalmente antagónicos. Por un lado, están quienes ejercen el poder y todos sus acólitos (desde la extrema izquierda a la derecha, ya que hay seguidores en todo el espectro ideológico), que sirven a la revolución anticristiana adhiriendo a todas las políticas del NOM y de la agenda 2030. Y por el otro, una gran masa de argentinos que pretenden “vivir como Dios manda” (más allá de cualquier ideología o religión, católicos o no), y no quieren para la Argentina un país comunista y anticristiano.

Que, ante estas dos grandes divisiones, en la que el poder actual busca en forma autoritaria, arbitraria y persecutoria la sujeción de la otra parte de la sociedad, sólo quedan dos caminos:

  • El de la sumisión, es decir, el camino de no hacer nada y aguantar todo lo que venga del poder autoritario. “Ellos tienen el poder y no podemos hacer nada”. Es el camino que eligieron los venezolanos que no se fueron de su país y se sometieron a vivir sin libertad y oprimidos por el régimen.
  • El de la reacción popular, el de los Patriotas Argentinos que no estén dispuestos a cambiar su estilo de vida y tengan su corazón pronto para dar un importante testimonio en defensa de los valores tradicionales de nuestra Patria Católica y Sanmartiniana. Y cuando digo Patriotas Argentinos, estoy hablando de civiles, militares, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, Veteranos de Malvinas… absolutamente Todos los Patriotas. 

Como hombres de Fe, creyentes absolutos de la Providencia Divina, aguardemos con Esperanza lo que Ella disponga y preparemos nuestras mentes y corazones para cumplir su Santa Voluntad.

¡Viva Cristo Rey!  ¡Viva María Reina!

¡Por Dios y por la Patria!

Hugo Reinaldo Abete – Ex Mayor E.A. 
Buenos Aires, 24 de septiembre de 2022 


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

Se caen las «mascarillas»: después de las «vacunas», los niños se enferman más que antes


Escribe: David Rey

Es hora de irse sacando las caretas. Es que, la verdad, es un asco estornudar con una puesta, ¿no? En rigor, ya no es un misterio que todo el mundo se enferma más que antes o, bien, que todos han pasado recientemente por alguna afección por el estilo… Tampoco es raro encontrarse con alguien que se queja por haberse engripado dos veces en menos de un mes, y claro que son moneda corriente los mensajes de audio de WhatsApp de alguien que habla con la voz “tomada”. Pues… ¿qué ha cambiado?

Gente que nunca se enfermaba… ahora siempre tiene algo. Pero allá ellos (que se jodan), el problema son los niños, es decir, aquellas personas que de ningún modo pudieron obstar las decisiones de los adultos. En rigor, un estudio del Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires -que comprende pacientes tanto de Capital Federal como parte de la provincia homónima- determinó -según publicó El Tiempo Argentino– que “del 1 de enero al 30 de junio, el 94,3% de las 456 muestras analizadas para técnicas de cuadros respiratorios de 406 pacientes menores a 18 años fueron positivas para algún virus”.

El estudio en cuestión se bautizó como «Vigilancia de virus respiratorios y evaluación de la utilidad de un método de diagnóstico sindrómico rápido (Panel Respiratorio FilmArray) en pacientes internados pediátricos de 2 hospitales de 3 Nivel». Telam, la agencia informativa gubernamental argentina, recogió la opinión de la doctora Analía Cristófano, titular del área de Infectología Pediátrica del Hospital Italiano: «Es un porcentaje de positividad en cuadros virales respiratorios que no hemos tenido nunca antes, porque habitualmente ronda mucho menos, en un 60 o 70%». Según la médica, las estadísticas de este estudio en particular se condicen, justamente, con los informados por los hospitales pediátricos del Garrahan, Gutiérrez y Pedro de Elizalde. En todos lados está lleno de mocosos, significativamente más que antes.

Cristófano explicó que el incremento de afecciones se debe a que los niños «no han generado anticuerpos específicos a estos agentes porque no se expusieron por un gran tiempo a la gran variedad de virus, que circulan todos los años, al no tener escuela de forma presencial; hablamos de cuadros virales que producen tos, catarro, dolor de panza, diarrea. Hay muchos más virus circulando a la vez, que no es lo usual». De manera que, entonces, para la médica, los niños, durante la pandemia, estuvieron guardados dentro de una sala estéril o de una burbuja súper profiláctica, donde las sobras en la basura no se pudrían, donde el perro o el gato no hacían sus necesidades y donde mágicamente uno podía vivir sin traspirar o generar cualquier clase de desechos bacteriológicos. Ahora que “se terminó” la pandemia, y que repentinamente los llevamos de excursión a la punta del Himalaya… resulta que están todos con afecciones respiratorias.

En fin… claro que le van a buscar la quinta pata al gato antes que aceptar el “macanón” que se mandaron. Pero el “macanón”, a decir verdad, no es la obscena entelequia de pretender hacernos creer que durante dos años los niños estuvieron dentro de una sala de aislamiento (al estilo de las que vimos en “Dr. House”) sino la caradurez (hijaputez) con la que aún quieren esquivar la responsabilidad que bien les corresponde por haberles transmitido, nada menos que a los niños -los adultos, que se arreglen por torpes- todo ese miedo y toda esa confusión con la que estuvieron sometidos todo este último tiempo. Todavía no está fehacientemente demostrado que los virus “se contagien”; pero el terror que ustedes les contagiaron a los niños es algo que no precisa demostrarse. Sabrá Dios cómo articular la forma para perdonarlos.

“Una mente sana es un cuerpo sano” dijo alguien por ahí. Y lo cierto es que una mente cuya evolución se ve truncada por el miedo y el absurdo no ha precisamente de sostenerse en un cuerpo saludable. Millones de niños que no pudieron ser malcriados por el cariño de sus abuelos, millones de niños que comenzaron a mirar todo con desconfianza, millones de niños que absorbieron la impúdica realidad de estar rodeados de imbéciles adultos con barbijo y frotándose las manos con alcohol cada dos segundos…

Pero no todo pasa por la psicología, claro. Por si algo le faltaba a este cóctel de imbecilidad compartida entre médicos, políticos, periodistas y adultos en general, llegó la sacrosanta “vaccine” para asegurarse que no quedaran cabos sueltos, y millones y millones de niños fueron inoculados contra un resfriado trivial en función de un virus indemostrable (no descubierto, no aislado, no fotografiado, no existente) en el marco de una pandemia falsaria, política.

Ahora los niños se enferman más que antes (los adultos también, claro… pero que se jodan por boludos. Claro que era más fácil aferrarse al credo televisivo que sentarse a pensar por uno mismo. Los entiendo. Las farmacéuticas que exprimirán sus magros sueldos para curarse de lo que no tendrían que haberse enfermado, los entienden mejor que yo, desde ya). ¿Qué no había antes de 2021 -la pandemia- que lo hubo sobrada y compulsivamente después de los primeros meses de ese año? ¿Qué les empezaron a dar a los niños, además de más terror y confusión televisivos, antes de finalizar el año pasado? ¿Se puede ser tan imbécil de creer que porque el niño fue a un parque a respirar como un ser humano se enfermó y no porque lo inocularon con algo experimental?

En fin, la doctora Cristófano nos da a entender que es peor la cura que la enfermedad. Claro. No se puede retirar a los niños de su hábitat natural, puesto que sencillamente se los priva de la mejor infección del mundo, la que los hará reírse y los hará llorar, la que les dolerá y les redundará en variados placeres, la que les golpeará en la frente y exactamente la misma que los llevará a ser mejores personas, la que los indignará y la que los hará sentirse orgullosos, justamente esa misma que les hará revolver las tripas de asco hasta vomitar pero también aquella que, cuando grandes, les hará soñar con la alegría de volver a aplastar los labios contra la frente fiera y arrugada de un abuelo, todo sea por repetir en el corazón la alegría de poder besar con todo el amor del mundo. No se puede privar a los niños de la VIDA, y ellos lo hicieron.

Esto les sacaron a los niños y, encima, los grafenaron. Ahora nos dicen… que se enferman porque la ventana quedó abierta… Ya no sirven de mucho las caretas o mascarillas, por más circo que quieran dar. Que Dios los perdone.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

«La educación está diseñada para formar empleados obedientes, no librepensadores»


Escribe: Valeria Vizioli (artículo sustraído de vvcomunicación.com.ar – Título original: «Antisistemismo gráfico: Conversando con Enrique ‘Quique’ Romero»).

Enrique Romero, más conocido como Quique Romero o “QQ”, es un analista político, mentor de “El Canal de QQ” en YouTube, donde actualmente transmite su programa “Antisistemismo Explícito”. Ha trabajado como columnista en diversos canales de TV y en radio. Originalmente publicista, hoy se ha transformado en una de las voces más buscadas a la hora de contar con información alternativa sobre noticias nacionales e internacionales. Los invito a leerlo en primera persona.

Venís del mundo de la publicidad, una de las tantas herramientas de comunicación que emplea el ser humano a la hora de influir en decisiones tales como comprar un producto o adquirir un servicio.

Yo te iba a decir que venía del mundo de la comunicación, pero con esto que vos me señalas queda muy claro que vengo del mundo de los influencers. Antes de que existieran estas personas sueltas como influencers, éramos las agencias de publicidad y la influencia que intentamos ejercer siempre tenía un campo de batalla, que era conquistar la mente. Aclaro que estoy peleado con la publicidad. Una de las premisas básicas que se utilizan en la publicidad es el posicionamiento, hay que lograr un buen posicionamiento del producto, es lo que un publicitario siempre le dice a su cliente. ¿Y qué es el posicionamiento? Es el lugar que ocupa el producto en la mente de un consumidor, o sea que está muy claro que acá el campo de batalla es la mente. Con respecto a mi carrera como publicitario, en los años ‘80 y ‘90 he trabajado en agencias de publicidad, en anunciantes como Molinos, en medios como la Nación y el canal América y he tenido también mi propia productora de cine publicitario, pero todo eso se terminó con el siglo XX, ahí murió el Quique Romero publicista.

¿En qué momento hiciste un click y decidiste dejar de lado esos conocimientos para comenzar a analizar la sociedad desde otro costado?

Para abandonar ese mundo y empezar a analizar la sociedad desde otro costado, desde otro lugar, hice un click alrededor del año 1997, 1998. Mi maestro chileno, Darío Salas, le dedicó varios años de la enseñanza que nos impartía a explicarnos cómo funciona el mundo realmente y en ese contexto fue como lo conocí a Adrián Salbuchi en el año 1999. A partir de ahí mi mente cambió totalmente. Te puedo decir que tuve dos maestros: Darío Salas de filosofía y Adrián Salbuchi de geopolítica. A partir de ahí no hubo más lugar en mi vida para un Quique Romero publicitario. Para lo único que había lugar era para alguien que busque la verdad y esa búsqueda de la verdad que emprendí junto a Salbuchi, me sirvió para poner en práctica mis dotes de comunicador.

¿Cuál fue la primer noticia o información que recordas que te haya hecho ruido para empezar a investigarla en profundidad? ¿A qué conclusión te permitió llegar?

El punto de inflexión fue la crisis del año 2001, ya que si bien veníamos difundiendo acerca de cómo funciona el mundo desde hacía más de un año, esa crisis particularmente nos puso en el lugar de la verificación de que todo lo que decíamos era correcto, porque fue provocada por las estructuras del poder mundial. En el caso de Argentina, puntualmente, nos eligieron de blanco y todos los postulados básicos de una crisis ingenierizada los hemos vivido aquí en nuestro país. No por nada este Nostradamus argentino, Benjamín Solari Parravicini, en algunas de sus psicografías vaticina que la Argentina vivirá en pequeño lo que luego el mundo terminará viviendo finalmente. Nuestra crisis del 2001 es lo que casualmente en marketing se llama un mercado de prueba. En la Argentina practicaron ese ensayo y es inminente que ahora lo vamos a ver a nivel global. ¿En qué consistió ese ensayo? En ver qué sucede cuando se retira el dinero de circulación. Es el objetivo que ya conocemos de la agenda 2030 que propone el Foro de Davos y las Naciones Unidas: que no exista el efectivo. Su slogan es “no tendrás nada y serás feliz”. Eso lo ensayaron acá retirando el efectivo de circulación, lo hizo Domingo Felipe Cavallo, Ministro de Economía, y Fernando de la “Ruina”, Presidente de la Nación.

¿De qué manera influyen las pantallas y los medios de comunicación audiovisuales a la hora de formar la opinión de las masas?

Hoy las pantallas ejercen una influencia hipnótica sobre el ser humano. Tiene que ver probablemente con el ciclaje, una imagen es una luz que tiene un ciclaje de 25 fotogramas por segundo. Si bien lo que nosotros vemos es una imagen continua, en realidad son destellos de luz. O sea, es como si con una linterna te apunto al ojo y la prendo y la apago 25 veces en un segundo. Nadie es consciente de esto, pero estamos permanentemente sometidos a esas pantallas que ejercen esta fuerza hipnótica. No está muy bien estudiado el efecto que tiene en el cerebro, hay investigaciones prehistóricas de la influencia de las pantallas, pero lo que sí está claro es que ejercen influencia hipnótica. Entonces, sea por el lado que sea, siempre nos mantienen hipnotizados.
Te invito a que agarres la edición impresa de un diario, por ejemplo La Nación, y vayas a la edición online. En primer lugar, vas a ver que no son las mismas noticias. En segundo lugar, los títulos de la edición impresa no tienen absolutamente nada que ver con los del portal online. Los títulos del portal online están redactados para nenes de 5 años, en forma de pregunta, y no brindan información. La estructura de una nota periodística siempre tuvo un título, un copete y un desarrollo. Leyendo los títulos y el copete ya nos podíamos considerar informados, pero hoy prácticamente ni existen en la versión online, son fotos (y por lo general extraídas de bancos de imágenes).

¿Por qué los títulos están hechos en forma de pregunta? Porque el mundo digital y la persecución de los anunciantes en el mundo digital se basan en el cliqueo. Lo único que persigue quien tiene un portal digital online es el cliqueo. Cliqueo igual a cantidad de views o cantidad de anunciantes, porque al lado de cada nota periodística aparecen avisos y en base a los cliqueos, igual facturación del medio. Es así de simple. Lo único que se percibe es el tinte. Y si uno pretende informarse en base a un medio cuya propuesta es querer contar con un proveedor de cliqueos para su portal, el nivel de información que podemos absorber de lo que es la realidad o de lo que está sucediendo, el nivel de lo que uno puede llegar a armarse dentro de su cabeza, es muy básico y mínimo, está armado para un nene de jardín de infantes. Y tomando la propuesta que nos hace el Foro de Davos, el World Economic Forum de la mano de Naciones Unidas para el año 2030 (“No tendrás nada y serás feliz”) obviamente que las noticias no tienen que turbarnos, porque si empiezan a bombardearnos con noticias que nos pongan nerviosos, no vamos a ser felices. Así está armado el mundo hoy.

Antisistemismo Explícito

¿Es posible salir de esta espiral mediática?

No. Para salir se necesita un grado de consciencia. Por ley de entropía, el ser humano se dirige a una espiral descendiente cual remolino de agua que se genera cuando apretamos el botón en el inodoro. El destino de la humanidad es irse por la cloaca, es pesimista mi visión. Si salís por las calles de Buenos Aires hoy, todavía ves gente caminando con barbijo. Ayer un tipo casi me atropella mientras yo cruzaba por la senda peatonal, un imbécil que iba solo en su auto con las ventanas cerradas y el barbijo puesto y tapándose la nariz. El tipo tenía anteojos y abajo de los anteojos se ponía el barbijo para no exhibir la nariz, y esa gente tiene hijos y los adoctrina, ¿qué podemos esperar?

Pongo otro ejemplo que me pasó esta semana con cinco amigos a quienes les han secuestrado la cuenta de Whatsapp. ¿Cómo funciona la estafa? Mandan un Whatsapp desde un Organismo Oficial, en este caso del supuesto Ministerio de Salud, diciendo que ya estaba disponible la quinta dosis de vacuna para la cual se podía sacar turno haciendo click en el link enviado. Este es el anzuelo para el covidiota, la vacuna. Obviamente, cuando se activa el link pirata, inmediatamente todos los contactos son copiados y lo conducen a un portal (que simula ser el del Ministerio) para terminar de completar aquellos datos que necesita el delincuente y así, culminar su estafa. Cuando el estafado consigue fecha y lugar para un centro de vacunación inexistente, el hacker envía un mensaje a sus contactos, haciéndose pasar por el dueño de ese número y pidiendo transferencias bancarias “urgentes”, argumentando estar teniendo inconvenientes con el home banking. Me di cuenta porque el Whatsapp de mis amigos venía de números raros que no estaban en mi lista de contactos, pero seguían manteniendo sus fotos. En resumen, les seguí el juego a los delincuentes y les terminé diciendo que me iba a ir a la comisaría a hacer la denuncia correspondiente.

Esta anécdota la conté en base a la pregunta que me hacías sobre si esto tiene solución, bueno, con esta gente no, no la tiene, es más, se merecen terminar siendo esclavos. El destino irrefutable que tienen los sub 30 es el de la esclavitud, lo primero que necesitan es que alguien les regale un almanaque para que sepan que existe un mañana, porque esta cultura de vivir solo el hoy, de vivir al día y bailar hasta que la música se acabe, no los lleva a ningún lado. Han perdido la cultura del esfuerzo, todo tiene que ser satisfacción inmediata y eso no existe en la naturaleza. Si vos plantas una semilla hasta que el árbol te dé frutos tienen que pasar unas cuantas primaveras…

Ellos quieren plantar la semilla, poner el agua, revolver y que ya salga el fruto de café instantáneo. ¿Por qué quieren eso? Porque sus padres no les han enseñado. La culpa no es del chancho sino del que le da de comer y el que le dio de comer al sub 30 es este padre que tiene entre 60 y 70 años. No han sido educados en la cultura del esfuerzo, en la cultura del trabajo, en la cultura del ahorro. El ahorro ya no existe, lo único que quieren es la satisfacción inmediata de sus deseos y una vida de hedonismo. La máxima aspiración de un sub 30 es viajar, irse del país. Ya está. Eso es lo máximo. Nadie te va a proponer como máxima aspiración generar un emprendimiento o formar una familia. Otra perorata permanente es cuando te dicen que este país es una mierda. Uno diría que es un problema de los argentinos, pero no. Si te pones a charlar con un español, te va a repetir lo mismo, un italiano, lo mismo. Hasta un suizo te va a repetir lo mismo, por otros motivos, pero todos al unísono te dicen “este país es una mierda”.

Eso genera un egregor.

Exactamente, es un egregor que ha poseído la mente. Han logrado este control mental a través de una posesión demoníaca en los mismos términos de la película “El exorcista” y ese demonio es casualmente ese egregor gigantesco que hoy ocupa por lo menos todo lo que conocemos como el mundo occidental, sobre todo la juventud que tiene el cerebro achicharrado por culpa de esta cultura del no esfuerzo, sumado a los males de las drogas y la pornografía. Esta es la cultura que tenemos hoy.

Complicado salir de ahí. Hablando un poco sobre el contexto geopolítico actual, ¿de qué manera se puede ejercer un periodismo un poco más ético y responsable? Si es que se puede…

Primero, para ejercer un periodismo ético y responsable, tiene que haber periodistas que piensen con el cerebro propio y no con el ajeno, y sí los periodistas que hoy están en la cumbre del prime time pertenecen a esta generación de padres de estos pavotes sub 30, de ellos no podemos esperar nada. No quiero dar nombres para no pelearme con ninguno, porque a muchos de ellos los conozco y los tengo muy bien catalogados.

Cuesta decir que son “periodistas” cuando ejercen la misma actividad que nosotros…

Es que no son periodistas, son mercenarios. Van detrás del mejor postor y hoy por hoy ninguno de ellos se está animando a romper con la bajada de línea que le hace el propio medio. La única que se animó fue Viviana Canosa y, desde ya, mi gran amiga Verónica Ressia que empezó a transitar el camino de hacer periodismo en redes sociales. Los medios son empresas privadas, esto es lo primero que nadie asume. La gente cree que los medios son servicios públicos, cuando en realidad son empresas privadas y como tales lo que persiguen son las utilidades. Maximizan lo útil y lo inútil lo descartan. Y peor aún el caso de los dueños de los medios que tienen una agenda propia, una agenda política y aspiraciones políticas. Hoy en la Argentina no hay ningún medio que no esté en manos de alguno de los bandos políticos en pugna, entonces todo lo que digan y la bajada de línea que le van a dar a sus periodistas va a ser en la dirección que ellos necesitan para generar el mejor relato. El mejor ejemplo de ello es C5N y, en contrapartida, La Nación + o TN. Podemos marcar una línea y de este lado ponemos a TN, a La Nación + y del otro lado, ponemos a Crónica, a C5N y últimamente nos dimos cuenta que América también opera en ese bando. Entonces un periodista que trabaja en esos medios, ¿qué opciones tiene? O sigue con el guion que le bajan desde la dirección o se queda sin trabajo. Son poquísimos los que tienen el coraje para asumir quedarse sin trabajo y empezar a explorar por motus propio y por cuenta y orden personal el camino de hacer periodismo en las redes sociales con total libertad. La única que se animó a eso fue Verónica Ressia.

Nadie se anima, primarán otros intereses…

Priman los intereses de los dueños de los medios para los cuales trabajan, o dicen lo que les mandan a decir o se quedan sin trabajo.

Bueno, algo similar ha pasado en el mundo de la medicina también, sin ir más lejos, donde muy pocos han sido cuestionadores de la pantomima que hemos vivido desde hace dos años y medio. Me sobran los dedos de una mano para contar los médicos con los que puedo hablar y que me pueden llegar a decir otra cuestión de lo que vemos, que no condice con lo que nos dicen los grandes medios. Entonces, ¿qué pasa? ¿Hay una disrupción absoluta? La gente se come el discurso y uno a veces desde su lugar no encuentra la forma en la que hacerles contrastar la información, pasa por ejemplo con el Evento 201…

Así y todo, si alguien se atreve en algún medio a hablar de eso, puntualmente del Evento 201, hay consecuencias. Pongo el ejemplo del periodista Tomás Méndez en C5N que mencionó el tema y al día siguiente lo echaron del canal. El medio se llenó de placas diciendo “no nos hacemos responsables de lo que diga este loco, que viene con teorías de la conspiración”. Bueno, ahí está, a todo el que se atreve hoy por hoy a develar un poco de la verdad de cómo funciona el mundo enseguida los anticuerpos del sistema salen a hablar de teoría de la conspiración. ¿Y qué es la teoría de la conspiración? ¿Dónde surgió? El término surgió con el asesinato de Kennedy cuando voces muy calificadas empezaron a poner en duda la versión oficial de que a Kennedy lo mató un loquito suelto con un rifle desde una ventana de un edificio de la otra cuadra. Esa teoría se vio reforzada cuando hubo gente que no se creyó que 19 saudíes lograron secuestrar cuatro aviones, después de haber tomado 8 horas de clases en Fort Lauderdale y con la maestría de los mejores pilotos de caza, luego de haber reducido a todos los pasajeros con cuchillos de plástico, lograron estrellar dos de esos aviones con total maestría como si fueran los más entrenados pilotos de caza. Y lograron tirar abajo tres torres y sabemos que fueron ellos porque entre los escombros se encontró el pasaporte de su líder que lo tenía en el bolsillo. Si vos no te creíste eso sos un loquito de la teoría de la conspiración.

Pero cuando uno contrasta los hechos y expone datos de la realidad que pueden ser contrastados, no solamente desde el discurso y la bella poesía, ¿por qué la gente también descree de eso? ¿Qué mecanismo pensas que se activa a nivel mental por el cual la gente ante la evidencia sigue negándolo, como está pasando en el caso de las inoculaciones?

Es la hipnosis provocada por las pantallas y la máxima de Mark Twain “es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada”. Hoy casualmente estaba viendo un Eurodiputado en el Parlamento de Bruselas diciendo “preparémonos porque el 24 de septiembre va a haber un evento de tal magnitud que en el futuro todos vamos a recordar dónde estábamos en el momento que sucedió ese evento.” De la misma manera que todos hoy recordamos dónde estábamos mirando la caída de las Torres Gemelas.

Cada evento merece un capítulo aparte porque podríamos estar hablando años del tema.

Sí, lo que generó eso fue similar a esa puesta en escena que hizo Stanley Kubrick en 1969 con el hombre llegando a la luna.

Pero mucha gente lo cree todavía…

Sí, y si insistís te terminan diciendo terraplanista. Aclaro, no soy terraplanista, tengo grandes amigos que lo son, lo cual no quita que podamos convivir y plantear cada uno sus puntos de vista.

¿Por qué crees que cuando uno habla de estas cuestiones que te voy a mencionar, y las sustenta y las argumenta con datos, el común denominador, aun habiendo evidencias, piensa que se tratan de teorías de la conspiración? Por ejemplo, tenemos alimentos que son transgénicos; la salud se basa en medicamentos que, como ya sabemos, los produce la industria farmacéutica en base a químicos, en base al petróleo; la geoingeniería es utilizada también para intervenir en el curso natural de algunos hechos. Decir eso implica ser tildado de conspiranoico, de negador, de negador de la ciencia y del avance.

En la película The Matrix el Agente Smith era él y sus dos ayudantes, pero en la tercera de la saga, el Agente Smith podía llegar a ser cualquiera, podía llegar a ser vos si de golpe yo atentaba contra la Matrix, porque eras poseída por el Agente que se metía en tu cuerpo y seguías siendo vos pero estabas hablando por cuenta y orden de él. Bueno, eso es la gente hoy. Los anticuerpos del sistema son terriblemente poderosos. El Agente Smith en esa saga son los anticuerpos de la Matrix y el nivel de hipnotismo que ejercen sobre la mayoría de la gente es tan fuerte y, comparativamente, seguimos siendo muy pocos los que estamos despiertos acerca de la realidad de cómo funciona el mundo, que les resulta muy fácil a los anticuerpos del sistema actuar a través de la gente común de la calle por cuenta y orden del sistema, en defensa del sistema. Por eso yo hago Antisistemismo Explícito, porque mi intención es develar cuáles son esos anticuerpos y por qué la gente no se despierta. Y repito de vuelta esa máxima de Mark Twain de que es más fácil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada.

Me hace acordar a los comienzos del año 2020 donde estábamos todos en casita y la gente aplaudía al personal de la salud, pero cuando ese mismo médico iba a entrar al departamento nadie lo dejaba pasar, porque era un arma potencial que podía matar al vecino. Tenemos un doble discurso y nos movemos en dicotomías que no se pueden sostener. Realmente cuando uno intenta buscarle la lógica no la puede encontrar.

No tiene lógica. La gente de a pie está al borde de la esquizofrenia, lo ves en los niveles de violencia que se manifiestan en las calles y eso habla de una sociedad muy enferma. Y esta enfermedad viene, básicamente, por una desconexión con la naturaleza. Hemos sido secuestrados por estas pantallas y estamos bajo su hipnosis en todos los formatos posibles, y el teléfono celular es el más perverso de todos porque lo tenemos siempre encima y permanentemente estamos chequeándolo. En los ‘60, cuando yo nací, la única pantalla que había en una casa estaba en el living y toda la familia se empleaba alrededor. En los ‘80 la TV ya era a color y había una en cada habitación. En los ‘90 dejaron de ser televisores y pasaron a ser computadoras. Y sobre el final de los ‘90 ya eran computadoras portátiles que eran muy accesibles para la gran mayoría, porque al principio eran armatostes que estaban en un escritorio. Y en el siglo XXI los teléfonos comenzaron a ser de bolsillo y hoy son esta porquería que tenemos el tupé de llamar “teléfonos inteligentes”. El smartphone es la garantía de que su propietario será un “dumb owner”.

En cualquier momento vamos a tener el dispositivo en la heladera y en el lavarropas.

Es lo que nos promete la Agenda 2030, la internet de las cosas. Que esté en el lavarropas o en la heladera no es lo que me preocupa. El problema es que pretenden que esté adentro de nuestros cuerpos metiéndonos chips y si uno lo escucha a Yuval Harari, el vocero del World Economic Forum, a quien promocionan como si fuera la encarnación de Sócrates, Aristóteles y Platón juntos, de lo único que habla es de eso.

Ya sabemos que quienes tejen los grandes hilos de este mundo nos han llevado poco a poco a pensar y a movernos en dicotomías: el bueno, el malo, el responsable, el irresponsable, el negacionista, el que cree en la ciencia y demás cuestiones que ya sabemos. ¿Qué peligros crees que conlleva hoy y a la larga esta forma de pensamiento tan lineal?

Es que nos llevan casualmente al pensamiento binario, es la forma más fácil de hipnotizarnos. El péndulo que se utiliza para la hipnosis es un disco, una contrapesa que va de un extremo al otro y es esto lo que hacen con nuestro pensamiento: que vaya de un extremo al otro y nos hagan creer que fuera de esos dos extremos no existe nada. En la política siempre nos han mantenido dentro del paradigma de la puja entre la izquierda y la derecha y hoy en este siglo XXI ya no existe más ni la izquierda ni la derecha. Lo único que existe arriba es un ínfimo grupo de gente que pretende dominar el mundo y abajo todos nosotros, los mortales. En la medida que no logremos romper con ese paradigma de las dualidades y de la grieta (casualmente hoy la Argentina es el gran ejemplo de esta grieta basada en la dicotomía de la permanente pugna entre los dos extremos antagónicos) no vamos a poder pensar con el cerebro propio porque nuestros dos hemisferios cerebrales también están secuestrados en esa pugna. Y para pensar necesitamos el cerebro entero, el cerebro propio tiene que ser el que nos permita pensar, no el ajeno, pero mientras siga secuestrado bajo esta hipnosis, surgirá un pensamiento ajeno implantado. Hoy la mayoría de la gente funciona así, con un pensamiento que no le es propio, que le fue implantado como quien en una computadora descarga un programa auto ejecutable. Por eso vemos que la gente de la calle responde frente a las amenazas al sistema como verdaderos Agentes Smith, como anticuerpos en defensa de este sistema.

Si desde que ponemos el pie en el sistema de escolarización actual, desde el jardín de infantes, ya nos van sembrando estas semillas donde también nos tergiversan tanto la realidad y donde quizá un niño no tiene las herramientas para cuestionar todo lo que se le dice. ¿De qué manera se lo puede acompañar para contrastar esa información?

El sistema educacional viene del siglo XVIII y lo único que surge con la Revolución Industrial, el paradigma actual de la educación, son empleados obedientes. La educación está diseñada para formar empleados obedientes, no librepensadores. Por eso no te enseñan a vivir, a ser feliz en la vida, no te proveen de las herramientas para desarrollarte como individuo, las únicas herramientas que se preocupan por proveerte son aquellas que te van a permitir ser un buen engranaje del sistema, un empleado. A eso apunta toda la formación hoy en los tres niveles: básico, secundario y terciario.

¿Qué opinión tenes sobre el homeschooling?

En España, mi gran amiga Pilar Baselga está promoviendo un sistema así, pero si dejamos el homeschooling en manos de los que están afiliados al sindicato de Baradel, no esperes mucho. Si lo dejamos en manos de gente despierta le garantizo un futuro muy promisorio, pero si son los mismos docentes de la escuela que van al paro atrás de Baradel los que van a armar las estructuras de homeschooling…. En México tengo unas amigas que han armado entre ellas para sus hijos un sistema de homeschooling, pero es gente más despierta, que sabe cómo funciona el mundo, pero si lo vamos a dejar en manos de esta gente que está haciendo la cola para darse su quinta vacuna, estamos complicados.

Quizá desde el hogar, si tenemos algún padre un poco despierto que haya salido del letargo, también sería interesante que pueda acompañar.

Sí, pero es lo menos probable, ni siquiera somos el 10% de la población.

A seguir despertando consciencias en la medida de nuestras posibilidades.

Mi misión en esta vida es esa, ya lo tengo asumido, ayudar a la gente a pensar con el cerebro propio y no con el ajeno y seguir combatiendo contra el sistema.

Gracias Quique, para mí fuiste una gran compañía en el año 2020. Mientras estábamos con el famoso “Quedate en casa”, yo te escuchaba y a pesar de toda la incoherencia que estábamos viviendo de la puerta para afuera, en ese caos reinante, donde lo único que nos permitían era ir al supermercado y a la farmacia (y hasta por ahí nomás, porque si el vecino te veía saliendo dos veces corrías el riesgo de ser denunciado) pensaba lo bueno de tener una persona como vos, que alguien del otro lado reafirmara eso que tan pocos pensábamos para no sentirnos como los disidentes entre tanta gente.

Te agradezco a vos también, estamos en contacto.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

La gran responsabilidad de los caballos despiertos


Escribe: David Rey

No, estar de este lado no te salva. Pero algo es verdad. Si estás acá es porque tenés algo más que sangre en las venas, te corre el fuego por todo el cuerpo. Sos vivo, ardiente, perspicaz… Estás despierto, y nadie te lo niega. Mientras el resto dormía la siesta de siempre, vos pegabas el grito y, como muy pocos, tenías el valor de enfrentarte al mundo entero. ¿Quién como vos? En ninguna parte…

Pero no estás salvado, ni mucho menos. Si aceptaste el desafío, ahora te toca afrontar las consecuencias. Y no, todavía no van a venir por vos las mareas de zombies que anticipaste con el corazón en la mano. Antes que eso, primero tenés que enfrentarte a vos mismo y, claro, entender que también vos estás hecho de carne y hueso… y hay cosas que deberías comenzar a descartar. No te tirás a competir en natación con la ropa con la que vas al trabajo, ¿no?

Hace poco tuve una reunión de «despiertos» donde cada uno tomó la palabra. Qué decepción. El peronista aprovechó para traer a recuento a Perón; el izquierdista, para vomitar su odio a los «fachos» (es decir, el mundo entero); el de derecha o conservador, para insistir con que todo lo que nos han hecho es comunismo puro y neto. Y así cada uno que tomó la palabra.

Todos tienen razón, claro. Y claro que todas esas razones hoy significan absolutamente NADA. Nada de nada. En la guerra no se trata, pues, de hablar de uno y sus cosas. Se trata, elementalmente, del prójimo.

Particularmente yo tengo más cosas en común con un «hippie» no inyectado que con otra persona como yo pero inyectada. Y lo aprendí en medio de esta guerra… ¿Me corresponde, ahora, utilizar algún tono despectivo con el camarada que, como yo, resistió la misma tormenta que yo con todo valor?

Me cansé de repetirles a mis propios amigos militares que los mismos que, en los años 70, ponían bombas… son, ahora, los que corren a todo el mundo con la vacuna… Y, con algunos, es como hablar en chino mandarín.

Claro que los de izquierda van a pensar igual que yo, pero al revés.

Pero en ese «al revés» es donde al fin nos podemos encontrar.

No se trata de cambiar la historia o de resignar ideologías, se trata de darnos cuenta que tanto una cosa como la otra están muy en segundo lugar porque lo más importante es la lucha que podemos y debemos dar JUNTOS. No somos muchos, somos muy pocos los que nos animamos, los que aguantamos, los que resistimos y los que nos defendimos. Somos muy pero muy pocos los que les pusimos el pecho a las balas… Es mentira que los obligaron a vacunarse; es verdad que no se animaron a resistir.

Y la verdad es que logramos un montón. No saben qué hacer con nosotros. Nos odian… desearían enviarnos a todos a Marte. Les hicimos un quilombo terrible porque siempre le pusimos LA RAZÓN por sobre la locura estúpida que pensaban llevar a cabo. Nunca nos pudieron dar vuelta ni siquiera un solo argumento… Les caíamos encima con las leyes, los tratados, las constituciones, los científicos, la foto del microscopio, los efectos colaterales, la baba del mono…

No se esperaban el quilombo que les hicimos. Y no nos ganaron.

No nos ganaron porque supimos conectarnos, estar juntos. Porque un David Rey cualquiera de Villa General Belgrano sabía que contaba otro David Rey de Castellón de la Plana, en España, ¡resistía igual que uno! Y qué me importa si el fulano como yo pero de España es verde, azul, amarillo o rojo… ¡Lo que importó es que pude contar con él en esta trinchera, mientras todos se rendían y mientras querían pasarnos por arriba! Mi aliento, entonces, venía del mar, venía del cielo; pues había otro como yo, que resistía.

Este algo hermoso que hemos logrado (que no tiene precedentes en la historia), no lo podemos echar por la borda. Amigos, solamente en países subdesarrollados (como España y Uruguay)… piden el estúpido pasaporte sanguinario. En el resto del mundo -la parte más ‘civilizada’- nos dieron la razón asquerosamente. Podés viajar por toda Inglaterra sin que te pidan más que el boleto del tren… ¿Quién estaba equivocado?

Pero no ganamos la guerra. Ellos nunca pierden, solo que se amoldan a las circunstancias. Tenemos que seguir peleando… y, entonces, lo más importante del mundo es, ahora, intentar ser un poco más «dúctiles», más finos al momento de tratarnos entre nosotros. Porque nos hemos necesitado y hemos hecho uso de cada uno de nosotros, y gracias a eso supimos que no estábamos solo en esta lucha. Y gracias a esto es que tuvimos el valor de seguir peleando. Había un sentido.. ¡otro como uno!

Sepamos resignar cuando haya que resignarse. Sepamos respirar profundo cuando las circunstancias exijan una cuota más de nuestra calidad. Sepamos escuchar y comprender, que justamente eso nos hizo diferentes. NUNCA EVITEMOS APRENDER DEL SEMEJANTE, que eso mismo nos permitió llegar hasta aquí. Y, por favor, evitemos siempre el descalificativo entre nosotros, los que estamos de este lado, porque estamos llamados a entendernos antes que a ejecutar las maneras con que el enemigo sueña para dividirnos y convertirnos en polvo.

No, no estás ahí porque sos fuerte y valiente. No te equivoques. Estás ahí porque sabías que contabas con otro, otro como vos. Ese otro podía estar a media cuadra de tu casa o a diez mil kilómetros. No te importó que ese otro fuera distinto a vos y tuviera sus cosas; aprovechaste que fuera tu aliado cuando más falta te hacía.

Todo lo demás, son solo matices. Lo importante, es que peleamos juntos.

Y, más importante aún, es que nos toca seguir peleando juntos, como los caballos que somos, los que les hicimos frente mientras los otros recularon, los que NOS LEVANTAMOS mientras el resto agachaba la cabeza, los que GRITAMOS mientras todo el mundo callaba, los que ELEGIMOS PELEAR mientras todos se rindieron.

Un caballo como vos, un caballo como yo… tiene la GRAN RESPONSABILIDAD de seguir peleando. Pero contra ellos, justo ahora que las cosas parecen acomodarse.

No estás salvado, hermano. Tenés que seguir peleando. Es lo que elegiste ser, es para lo que está llamada a DAR tu alma guerrera, tu alma llena de amor, la que te hizo único, la que te elevó, la que te distingue aún y el mejor testimonio de lo bello que es haber dicho PRESENTE en esta vida.

Fuerte abrazo.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

Psiquiatras ‘agradecidos’ con la marihuana: «Si no fuera por su consumo, tendría diez pacientes menos por mes»


Escribe: Juan Rodríguez de Rivera (artículo sustraído de «El Español». Título original: «España, el tercer país más ‘porreta’ de Europa: «Todo psiquiatra ha visto brotes psicóticos por cannabis»).

Los brotes psicóticos o los cuadros de ansiedad y depresión son algunos de los síntomas de salud mental que se han asociado al consumo de cannabis y, sin embargo, se trata de una sustancia muy banalizada en España. Con frecuencia se escucha hablar de ella como naturalblanda o, incluso, beneficiosa. «Produce un deterioro sobre la salud mental, los pacientes vienen a consulta por ella», advierte Rosa Molina, psiquiatra del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid. «Si, además, se consume en la época de desarrollo cerebral, los efectos pueden ser duraderos».

El mensaje de que el cannabis es una droga suave ha calado en nuestra sociedad y buena prueba de ello es la edad a la que los adolescentes de nuestro país se inician en su consumo: los 15 años, según la Monografía del Cannabis 2022 realizada por el Ministerio de Sanidad. «En los pacientes que consumen de forma habitual desde pequeños se observa con frecuencia un síndrome amotivacional, que se caracteriza por la apatía o la falta de interés«, explica la psiquiatra. España, además, destaca en el entorno europeo por las cifras de consumo de esta droga.

El Informe Europeo de Drogas que se ha elaborado este mismo 2022 sitúa a nuestro país (España) como el tercero en incidencia de consumo de cannabis. El 37,5% de personas entre los 15 y los 64 años lo han probado alguna vez en la vida. Por delante de nosotros se encuentran los franceses —un 44,8% de su población entre esas edades lo ha probado— y los daneses —con un 37,9%, una cifra muy cercana a la nuestra—. El consumo del cannabis, además, se encuentra en ascenso en los últimos años: según las estadísticas de 2021 sobre alcohol, tabaco y drogas ilegales en España del Ministerio de Sanidad, el consumo de esta droga ha pasado de una incidencia del 14,5% en 1995 al actual dato del 37,5%.

De vez en cuando se oyen voces que piden la legalización de esta sustancia para consumo recreativo, pero Molina se muestra tajante: «Como psiquiatra estoy en contra».

Psicosis y cannabis

Manuel (nombre ficticio) es un estudiante de Psicología de 24 años que está intentando abandonar el consumo de cannabis por segunda vez. Fumó su primer porro a los 15 años, pero no empezó a hacerlo de manera diaria hasta los 17: «Empecé porque te ofrecen un día y te da curiosidad por cómo será». El joven admite que consume entre tres y siete porros al día —fuma más cuando está solo—, eso sí, de fiesta y con amigos admite haber llegado a fumar hasta 30 con ellos. Al final, gasta cada semana entre 20 y 30 euros en esta sustancia. Explica que no se arrepiente de haber consumido, pero enumera algunos episodios desagradables.

El peor de todos ocurrió una noche mientras dormía en casa de su novia: «Casi me ahogo, sentí una sensación horrible de que no podía hacer nada al respecto. Duró sólo un minuto, pero fue horrible». Además, recuerda varios momentos en los que sentía que no se enteraba de lo que le decían, que su mente iba lenta y que pensaba que la gente se burlaba de él. «Creo que lo he conseguido parar a tiempo. Este último verano estaba bastante deprimido y no me sentía a gusto con nadie. Estoy intentando dejarlo ahora por segunda vez, espero que esta vez sí sea la buena«.

Las personas que consumen cannabis tienen un mayor riesgo de padecer un brote psicótico que quienes no lo hacen. En concreto, entre dos y tres veces más de probabilidades. «La psicosis es un término amplio para referirse a momentos en los que se produce una ruptura con la realidad», explica Rosa Molina. «Se alteran las capacidades perceptivas de estos pacientes: padecen delirios, alucinaciones, oyen voces…». Síntomas que pueden llegar a originarse por, incluso, un solo porro. Según la psiquiatra, este episodio puede terminar cuando la persona deja de consumir, pero en otros casos el cannabis ha podido disparar un trastorno que permanecía oculto.

Desenmascara la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno que provoca brotes psicóticos y se ha vinculado en muchas ocasiones con el consumo de cannabis. Ahora bien, Molina explica que la sustancia no ha demostrado a día de hoy una relación causal con la esquizofrenia pero parece actuar como disparador de casos que de otra manera igual no hubiesen dado la cara. En este caso, el cannabis habrá desatado una patología que puede hacer recurrentes estos episodios y precisar un tratamiento. En cualquier caso, la psiquiatra explica que las personas que ya han experimentado un brote psicótico tras consumir cannabis tienen muchas probabilidades de volver a experimentarlo.

«No hay ningún psiquiatra en el mundo que no haya visto un brote psicótico por cannabis a lo largo de su vida. Si no se consumiera cannabis tendría diez pacientes menos al mes», advierte Molina. «De hecho, he tenido pacientes que han sufrido un brote psicótico y me han preguntado que cuándo puede volver a consumir cannabis. Si has tenido un brote psicótico, ya tienes una vulnerabilidad cerebral a esta sustancia». La experta explica que el cannabis también se ha asociado con cuadros de depresión y de ansiedad, lo que resulta llamativo teniendo en cuenta que algunos consumidores utilizan el cannabis para relajarse o evadirse.

Sin embargo, estos efectos ansiolíticos son a corto plazo y pueden empeorar los problemas de depresión y ansiedad. En el cannabis se pueden encontrar, principalmente, dos sustancias: el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC). El primero de ellos se está estudiando en Medicina para ser utilizado en oncología e, incluso, en el tratamiento de la esquizofrenia. El segundo es más conflictivo. «Es la sustancia psicoactiva, la que altera tu capacidad psíquica cuando consumes y actúa en el mismo campo donde se producen las enfermedades mentales», razona Molina.

Las moléculas

«Lo que hay que dejar claro es que no es lo mismo que se utilicen esos componentes en Medicina con dosis controladas y seguras y fumarse un porro que no sabes lo que lleva«. Es decir, el hecho de que algunas moléculas relativas a esta droga se estén estudiando no la convierte en segura ni en recomendable como recreativo. Al ser un producto ilegal su composición es difícil de conocer y podemos encontrar algún cannabis con una concentración mayor de THC, que se utiliza para potenciar ese colocón característico, pero que —¡ojo!— aumenta el riesgo de brote psicótico cuanta más cantidad de él se consuma.

Por desgracia, el consumo habitual de cannabis no suele tratarse con frecuencia porque, según Molina, estos pacientes sólo acuden al psiquiatra cuando ya han experimentado un brote psicótico. Además, explica que, en términos de tolerancia y dependencia, el cannabis no es tan adictivo respecto a otras drogas. Ahora bien, se tiende a observar una dependencia psicológica como en aquellos pacientes que la usan para dormir por las noches y si un día no la consumen, piensan que no van a poder dormir.

En estos casos, resulta más recomendable hacer terapia para recuperar los hábitos de buena higiene del sueño. «Se ha visto que aquellos que consumen con frecuencia presentan mayores alteraciones del sueño y parece alterar la calidad del mismo», cuenta Molina. Es decir, que el consumo recreativo de esta sustancia no puede ser considerado seguro para la salud en ninguna medida. A pesar de que se trata de una droga muy banalizada, su consumo no es ninguna broma.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar

«El ‘cambio de sexo’ es un eufemismo ‘derechohumanista’ para no decir que los están castrando»


Escribe: Valeria Vizioli (artículo sustraído de vvcomunicación.com.arTítulo original: «Pensamiento crítico en la era del panóptico digital: entrevista con Nicolás Ponsiglione»).

Decir que Nicolás Ponsiglione es ensayista, escritor e investigador no aporta nada nuevo, más bien, es data que encontramos haciendo un simple click en la red de redes. Sin embargo, me gustaría presentar a Nicolás como un ser pensante y un cuestionador nato que está constantemente en busca de la verdad, de aquella verdad que se oculta tras los velos oscuros del relato oficial y que está disponible para quienes están dispuestos a dejar de lado la miopía social. Si estás preparado, esta entrevista es para vos…

Sos investigador y autor de varios libros cuya característica principal es que tratan sobre temáticas bastantes delicadas y que suelen generar cierta incomodidad en la sociedad, sobre todo cuando son abordadas desde un punto de vista más bien disruptivo, como es tu caso. ¿Qué es lo que te impulsa a escribir sobre cuestiones tales como la libertad, la religión o la Educación Sexual Integral (ESI)?

Siempre me interesaron mucho las influencias que esclavizan al ser humano, y mis investigaciones son una forma de compartir las cosas que pude sacar a la luz. No tengo la verdad última, claro está, pero sin lugar a dudas que cualquier persona con ganas de ir más allá del velo externo en estos temas podrá sacar un gran provecho de mis libros. Al mismo tiempo, es una forma de honrar la dignidad y la libertad humana, porque siempre todo termina tratándose de eso, sobre todo en estos temas. El engaño conduce a la esclavitud, al sometimiento. Develar el engaño da una chance de libertad. Yo estoy convencido de que sin libertad genuina, el ser humano no puede desenvolver su potencial inherente, queda como un proyecto a medio hacer. Por este motivo, todos esos engaños y artimañas, de ayer o de hoy —religión como monopolio del control social, régimen sanitarista pandémico, ESI con ideología de género, etc.— tienen una implicancia muchísimo más profunda de lo que a simple vista parece.

En 2018 publicaste tu primer ensayo “PsicoHerejía, inquisición en el siglo XXI”. ¿Cómo surgió la idea de realizar tan intensa y compleja investigación?

Bueno, yo creo que ese trabajo es el más «molesto» de todos. Y eso que el de la ESI ya es de por sí bastante desagradable para el promedio de la gente. Entre el año 2000 y el 2014 tuve un maestro y formé parte de su escuela, y en ese libro —junto a dos amigos, condiscípulos— narramos la persecución que se sufrió en los últimos tres años de la vida de nuestro maestro. Ahí vi por primera vez en mi vida, en todo su esplendor y sufrido en carne propia, a qué nivel de engaño pueden llegar los medios de comunicación masivos, la política y la religión «oficial». La gente no tiene ni idea de lo que son capaces de hacer… ¡y que lo hacen todo el tiempo! Lo que vivimos con el ataque a la escuela es digno de una película de ciencia ficción, y hoy día sé perfectamente lo corruptos y podridos que están los medios, porque lo vi con mis propios ojos. Básicamente, mi maestro sufrió inquisición por parte de facciones ortodoxas de la religión católica, en pleno siglo XXI. En ese libro está explicado y documentado con lujo de detalles. Jamás lo hubiera imaginado, pero luego de haber vivido lo que viví esos tres años en que duró la persecución (hasta que falleció mi maestro en 2014), hoy sé que existe una vasta campaña de engaño en torno a las supuestas «sectas». Con rotular de «secta» a cualquier grupo, sea filosófico, ideológico, religioso o místico, hoy día aniquilan mediáticamente a cualquier grupo que se propongan. Y si es bueno o malo, si es delictivo o no lo es, no le interesa a casi nadie. Si la TV dice que es una «secta», la gente la odia visceralmente y el grupo sufre la aniquilación social. Esto a la religión oficial y mayoritaria le es sumamente conveniente, por ello tienen todo un cuerpo de ONG´s, abogados y mediáticos alquilados para ejecutar sus hogueras modernas.

Dos años después, en 2020 se editó “El fraude en la Educación Sexual Integral: infancia adulterada”. ¿Qué papel juega la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en este fenómeno tan en boga y cuáles son los verdaderos intereses que se esconden detrás de la perspectiva de género?

En realidad es la ONU la que está propulsando esto, desde la década del ’90 aproximadamente. Nadie más. O sea, todo empieza en la ONU y luego a lo sumo se pliegan sus asociados, diversas ONG´s y empresas. En ese libro hacemos todo el rastreo histórico y político del tema. Está relacionado con la búsqueda obsesiva de Naciones Unidas por el control natal y demográfico. En la década del ’90 adoptan esta ideología en torno al concepto del «género» como la estrategia por excelencia en antinatalismo radical. El género vino a reemplazar, eventualmente, al sexo. Orientar a las masas a lo LGBTIQ es orientarlas fuera de lo fértil sexualmente hablando. Orientarlas al «cambio de sexo» es un eufemismo derechohumanista para no tener que decir que las están castrando. Y así sucesivamente: no importa en qué aspecto de la «perspectiva de género» promovida por la ONU te enfoques, siempre vas a encontrar antinatalismo, reducción de la población y control demográfico. Pero esto está muy bien pensado, la masa compra esta cosa de la «perspectiva de género» porque ingenuamente se piensan que trata de los derechos de la mujer. Esa es solo la puntita del iceberg. Es política antinatalista pura y dura.

De la mano de la mal llamada “pandemia” vino “El Relato Pandémico”, uno de los pocos libros independientes que cuestiona el relato oficial de manera contundente, con explicaciones claras y argumentos más que sólidos. En tu caso, ¿cómo te diste cuenta de que estábamos inmersos en una gran farsa sanitaria?

Tan simple como que escuché a personas de ciencia hablando del tema, científicos con amplia trayectoria, médicos, epidemiólogos, etc. Cuando un poquito más tarde vi que empezaban a censurarlos a todos de manera muy alevosa, ahí empecé a sospechar que tras la mentada «pandemia» había en realidad un gran engaño colectivo. Y como al mismo tiempo, gracias a la investigación en torno al tema de la educación sexual con ideología de género, sabía sobradamente que la ONU no es lo que aparenta ser, cuando vi el mamarracho de la OMS en su abordaje de la supuesta emergencia sanitaria se me hizo muy obvio que era todo un circo. Circo que perseguía (y persigue) fines completamente opuestos a la salud y bienestar de las grandes masas.

Nicolás Ponsiglione fue entrevistado también por el periodista Marcos Kappes (clic en la imagen para ver entrevista).

Desde 2020 se intensificó aún más la censura y la prohibición de publicar y difundir todo aquello que se alejara del discurso de los grandes magnates que dominan este mundo. En ese contexto, ¿cómo lograste que “El Relato Pandémico” saliera a la luz?

A pulmón, desde mis limitados recursos. Las primeras ediciones las regalé casi todas, porque quería que se divulgara la versión no oficial de lo que estaba sucediendo. No fue fácil, porque en redes te censuran todo el tiempo, en YouTube no se puede hablar de estos temas, y luego en 2020 y parte de 2021 no podían hacerse reuniones ni nada por el estilo. Es impresionante como con este tema volví a ver la inquisición en acción, sólo que ahora en un círculo mucho más grande.

Actualmente estás presentando “Disgenesia: La guerra mundial contra el potencial humano”, donde nuevamente abordas temas candentes. ¿Qué es la disgenesia y cómo la vinculas con la realidad imperante?

En ese libro uso el término «disgenesia» como antónimo de eugenesia. La disgenesia vendría a ser la técnica para empeorar la especie humana, así como la eugenesia intentaría mejorarla u optimizarla. Ya es sabido que en los tiempos previos a la segunda guerra mundial la práctica totalidad de las élites políticas, científicas, ideológicas y médicas eran declaradamente eugenesistas. En la post guerra y tras la creación de la ONU, eso pasó a moverse bajo la mesa, mutando sus estrategias hacia otras más indirectas o sofisticadas. En el siglo XXI la disgenesia involucra una serie de metodologías tendientes a adulterar a la masa humana a fin de tornarla -básicamente- estéril y tonta, a la vez que con una esperanza de vida que ronde los 35 o 37 años de edad, enferma y adicta, esto es, absolutamente dependiente de diversas industrias. Esto que suena un poco a ciencia ficción, no sólo es un hecho que viene funcionando de lujo desde hace algunas décadas, sino que ya cosechó contundentes resultados en la sociedad. El que hayan podido encerrarnos a todos y mantenernos controlados con el argumento sanitarista fue una demostración brutal del nivel de deterioro ya logrado.

Portada del último libro de Nicolás Ponsiglione.

¿Cuáles son tus planes a futuro? ¿Sobre qué otros temas tenes pensado escribir?

Actualmente comencé a trabajar en un libro que publicaré seguramente en 2023 y que se desprende forzosamente del libro «Disgenesia». Trata sobre lo que llamo la Singularidad del Saber, o la «primera revolución espiritual» de la especie humana. Considero que la llamada «cuarta revolución industrial» se entrecruzará con la «primera revolución mental o espiritual» de la especie humana, y este cruce determina el fin de un viejo régimen y el inicio de uno nuevo. En pocas palabras: hemos vivido como civilización en un régimen industrialista los últimos 300 años aproximadamente, régimen enraizado en la anti espiritualidad y en el materialismo radical, pero su fracaso absoluto se ha hecho patente ya hacia fines de la década de 1980. Esta cosmovisión materialista, consumista e irreligiosa, cosechó un fracaso rotundo tanto a nivel económico, ambiental, social o humanitario, como médico. En la actualidad, los estratos privilegiados de dicho régimen piensan hacer hasta lo impensable con tal de rearmar el modelo y perpetuarlo indefinidamente. Por eso están echando mano a la «cuarta revolución» de manera tan acelerada y desprolija. Al mismo tiempo, un nuevo paradigma ya empezó a germinar por numerosos intersticios de nuestra sociedad, y tales paradigmas harán caer, sin siquiera proponérselo, las posiciones de privilegio del viejo orden de la existencia industrialista. Yo creo que estamos atestiguando una colisión de mundos, un pasado cristalizado en un statu quo que se resiste a ser transformado, y el nacimiento de todo un Saber y de un nivel de conciencia que torna imposible de base la perpetuación del anterior estado de cosas en nuestra civilización.

Conozca más al autor en esta interesante charla junto con el periodista Marcos Kappes: https://odysee.com/$/embed/@marcoskappesok:3/DISGENECIA-EDIT:d?r=4bsfsya3rMyynJmAhXFFFrHKbrrU73jT


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

A través de Paypal, enviá a info@davidrey.com.ar

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Y podés enviar, desde el exterior, a través de Paypal. Enviá a info@davidrey.com.ar