Infectólogos lamentan disminución en vacunaciones infantiles y proponen ponérselas «todas juntas con la del COVID»

Ocurrió en la provincia de Santa Fe durante las Primeras Jornadas de Infectología. La presidente de la Sociedad de Infectología de Rosario, Fernanda Ferrer, aseguró que "hay evidencia científica" respecto de que "pueden colocarse varias vacunas juntas sin que eso represente un problema para la salud". ¿Por qué cada vez hay más padres que se resisten al calendario nacional?

3033

Escribe: David Rey

Ahora resulta que los infectólogos están alarmados porque hubo una caída “estrepitosa” en la vacunación infantil, más precisamente la que corresponde al llamado “calendario nacional”. En rigor, el diario La Capital informó respecto de una cumbre de profesionales de todo el país para participar de las Primeras Jornadas de Infectología de Rosario. Allí, la presidente de la Sociedad de Infectología de Rosario, Fernanda Ferrer, aseguró que la “cobertura de la población infantil”, normalmente del 90 por ciento, cayó “en pandemia a menos del 70”.

Para la médica, según recogió el diario rosarino, “las coberturas de vacuna de calendario se vieron muy afectadas por la pandemia”. Es decir, por curar una cosa, enfermaron con otra, y por meter de modo compulsivo e inconstitucional un inóculo experimental (ni siquiera probado en ratas) dejaron de poner las vacunas “oficiales”. Ahora, ¿será así como lo plantea Ferrer, quien además integra justamente la mesa de Medidas de Prevención y Vacunas, o será que a partir del fiasco del COVID y de los miles y miles de muertos y efectos adversos que causaron las pretendidas vacunas en todo el mundo… mucha gente ha terminado por poner en el tapete también a las hasta hace un tiempo incuestionables vacunas “de calendario”?

De hecho, no hemos sido pocas las personas que aprovechamos estos ya casi tres años de infamia pandémica para formarnos un poco al respecto e, inevitablemente, volvernos un tanto suspicaces en torno a lo planteado desde una “oficialidad” tan espuria como corrompida. Es que acaso los patrocinadores del resfrío convertido en pandemia como de la inoculación intempestiva e indiscriminada (al extremo de alentar la DISCRIMINACIÓN de quienes no se hayan pinchado con el experimento) … ¡nos dimos cuenta que son los mismos que fomentan todas las otras vacunas! En fin, si nos mintieron, nos engañaron y nos enfermaron (e, incluso, mataron) con la inyección que supuestamente cura una supuesta enfermedad que causa un virus que no existe, en el marco de una pandemia indemostrable, ¿por qué no habrían de haber hecho lo mismo antes también?

Por si a este razonamiento -por cierto, básico, no científico, pero inevitablemente emanado del sentido común- le faltaba un “refuerzo”, la misma doctora Ferrer aseguró, según el mismo matutino, que “si bien la vacuna contra el Covid es muy importante en las poblaciones infantiles, no podemos hacer foco solo en eso: tenemos que aprovechar esa campaña para vacunar a todos los niños y adolescentes con las vacunas de calendario que les faltan”. En fin, si alguien que ya les tenía desconfianza a las sacrosantas vacunas del calendario nacional, ahora precisamente no va a salir corriendo para inocular a sus hijos contra algo que, quizá, pueda ser peor el remedio que la enfermedad, tal cual se evidenció en estos tres años de resfrío mortífero.

“Hoy se sabe”, señaló Ferrer, “porque hay evidencia científica en ese sentido, que pueden colocarse varias vacunas juntas sin que eso represente un problema para la salud». De modo que la médica quiere meterles, a los niños, la del paródico virus chino con todas las otras juntas… sin importar que quizás haya sistemas inmunes que puedan no estar aún lo suficientemente preparados para tolerar dicha incursión clínica. Por ejemplo, ¿acaso es mentira que hay muchos pacientes con cáncer que, debido a su actual estado de salud, no podrían ser sometidos a una operación o a una quimioterapia? Restaría conocer la “evidencia científica” a la que hace alusión la médica, ¿no? Ni ella ni el diario hicieron alusión a algo tan significativo.

En fin, lo cierto es que ya la prensa “importante” no puede disimular más el estrago que las pretendidas vacunas contra el COVID han producido en la población, de ahí que ahora empecemos a ver noticias de diarios conocidos recopilando “una parte” de los efectos adversos que se han registrado en todas las latitudes. La gente común y corriente, de un día para otro, ha adoptado palabras a las que nunca antes hubiera accedido, y no lo hizo por curiosa, cultivada o expeditiva sino porque el mundo se llenó de miocarditis, pericarditis, púrpuras trombocitopenias, trombosis, desmayos y muertes repentinas, enfermedades autoinmunes, afecciones “congénitas” de personas con padres, abuelos y tatarabuelos exentos de la misma, hemorroides trombosadas a doquier, aneurismas, menopausias adelantadas, menstruaciones irregulares, epilepsias, ¡amputaciones! … Y esto (que no menciona las muertes), ojo, es solo el comienzo, es decir, los efectos a corto plazo de esa inyección experimental con que hicieron clientes eternos de las farmacéuticas a la mayor parte de la población… antes de que estos conocieran otra cosita importante que aprendimos ahora último: el consentimiento informado, es decir, la parte en que un médico le cuenta a su paciente respecto de los posibles daños que dicha medicina podría causarle, para que sea el mismo paciente el que decida afrontarlo con su firma de puño y letra.

No son pocos los médicos, infectólogos, virólogos que nos vienen advirtiendo, desde donde pueden y desde donde no son censurados, respecto de esta estafa sanitaria mundial y que, incluso, se adelantaron a la misma viruela del mono o la hepatitis de “origen desconocido”, otros efectos adversos -de moda hoy- de las inoculaciones del Covid incluso advertidos en el prospecto de los inóculos. ¿Por qué estas personas no fueron invitadas a participar y debatir en una cumbre “tan importante” como las Primeras Jornadas de Infectología de Rosario en el hotel 5 estrellas RosTower? Ni que fueran a comerse todas las medialunas…

Si bien hay muchos que todavía eligen “no ver tres arriba de un burro”, está más que claro que los científicos “oficiales”, los que salen en los diarios “importantes”, no hacen más que oscurecer antes que aclarar. Toda ciencia que esquive o evite el debate, por más prensa que tengan, no es ciencia sino crimen, y porque naturalmente su objetivo visceral no está dado en el bien de la ciencia ni de las personas sino en indecibles intereses corporativos. No les interesa tu salud, quieren vender más porquería, por eso callan, ningunean y no aceptan debatir con aquellas personas que tienen un argumento científico que va en contra de lo que les conviene.

No es científico lo que digo, claro. Es sentido común. Si algún científico de los involucrados piensa que estoy equivocado, me escribe a info@davidrey.com.ar

Lo entrevistaré con todo gusto. Por ahora, después de verlos en el diario, no me vacuno ni loco.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Completo-zoom.jpg

Te invito a que me ayudes a seguir haciendo PERIODISMO INDEPENDIENTE.

Podés hacerlo a través de Mercado Pago.

Clic aquí para aportar con $ 500 (pesos argentinos);

Clic aquí para aportar con $ 1000;

Clic aquí para aportar con $ 2000;

Clic aquí para aportar con $ 5000.

¿Te parece otro monto? Enviá un mensaje a info@davidrey.com.ar y te respondo con un link para realizar el pago que quieras o, bien, podés hacerlo enviando dinero a mi CVU de Mercado Pago: 0000003100047927961753 (alias: davidrey11.mp)

También podés transferir directamente a mi cuenta bancaria del BANCO GALICIA:

CBU: 00702333 30004016158682;

Alias: DAVIDREY11

Compartir